Parlamentario - http://www.parlamentario.com/
Permalink: http://www.parlamentario.com/noticia-100356.html

Airados reclamos al Gobierno nacional por las inundaciones
Diputados tucumanos criticaron la visita del presidente a esa provincia, y desde Chubut advirtieron que los 1.500 millones prometidos para Comodoro Rivadavia no alcanzan. “Son un vuelto”, deslizó un diputado de La Cámpora.
19 de abril de 2017
El tiempo de las cuestiones de privilegio de la sesión de este miércoles en Diputados fue monopolizado durante un largo lapso por el tema de las inundaciones. Particularmente en Chubut y Tucumán, gravemente afectadas por catástrofes naturales.

Por esta última provincia, la diputada Miriam Gallardo presentó una cuestión de privilegio contra tres ministros: el de Interior, Rogelio Frigerio; el de Agricultura, Ricardo Buryaile; y el de Ambiente, Sergio Bergman, e incluyó al propio presidente de la Nación, por las inundaciones en Tucumán. “El Gobierno nacional estuvo ausente, y es muy doloroso para los tucumanos escuchar que estos ministros se reunieron y han dicho que tienen muchos temas preocupantes, entre ellos la emergencia hídrica, y que es importante que el Gobierno nacional entregue mil millones de pesos, pero solo a cuatro provincias, de las once que sufren inundaciones”. A su juicio, los ministros tuvieron “una mirada productiva”, porque “les preocupan las áreas de cultivo de soja”.

La diputada del FpV-PJ ensalzó la tarea del gobierno provincial, “que estuvo presente desde el primer día evacuando”, dijo, y disparó contra el presidente Mauricio Macri que “apareció en Tucumán después de 15 días, cuando estaban todos volviendo a sus hogares, y Gendarmería estuvo dos días antes, vallando todo alrededor, para que el pueblo no pueda decirle lo que siente”. Muy dura, Gallardo sostuvo que el presidente estuvo “a 200 metros, como siempre haciendo la puesta en escena que saben hacer muy bien, reuniéndose con dos maestros y dos vecinos”.

Y cuestionó también que el presidente pidiera “que votemos a (José) Cano, eso fue a hacer a Tucumán; es una vergüenza, una ofensa a todos los tucumanos”.

Según la diputada, a los damnificados “no les llegó nada” y denunció que “llegó un camioncito a una sede partidaria” perteneciente a un legislador tucumano, y se preguntó si esa mercadería será guardada para la campaña.

Sobre el ministro Bregman, dijo que “debería preocuparse por el avance de los cultivos de soja en detrimento de nuestros bosques nativos”, y le reclamó que haga cumplir la ley de protección de los mismos.

En el mismo sentido se pronunció su compañero de bancada y comprovinciano Walter Santillán, quien también sostuvo que el presidente “lamentablemente fue a Tucumán como el inicio de una carrera electoral. Fue, sin soluciones pero fue”. Y agregó que Macri “rescató a un candidato a gobernador, lamentable el gesto del presidente, que en ese marco vaya a hacer campaña”.

“Esperábamos el mismo trato que tuvieron en las zonas más ricas, créditos millonarios para sus productores. Solo recibimos la noticia de créditos con intereses”, se quejó el diputado de La Cámpora.

La primera en referirse a la catástrofe en Comodoro Rivadavia fue la diputada Nelly Lagoria, quien contó que “en cuatro días llovieron más de 450 milímetros… Nunca había llovido tanto, y hoy tenemos zona de desastre… Nos destruyó la ciudad”. Agregó que en siete departamentos de Chubut el gobernador Mario Das Neves tuvo que decretar la misma situación de emergencia, y detalló que “hasta hoy hay gente que tiene en su casa más de dos metros de lodo”.

Lagoria manifestó su “desilusión, tristeza y rechazo al ver que el presidente de la Nación manifestó que se van a invertir mil millones para invertir en las inundaciones de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa”, y se preguntó si en el gobierno “tienen algo contra los que vivimos cruzando el Paralelo 42”. “¿Será por el poco caudal electoral de Chubut, o es un castigo a un gobernador que dice las cosas que tiene que decir; no se merece el pueblo esto”.

Sin embargo, a renglón seguido Nelly Lagoria volvió sobre sus pasos. Nobleza obliga, arrancó, admitió que “antes de llegar a este recinto me entero que ayer en la Casa Rosada se estuvo tratando la situación de Comodoro, con tres ministros reunidos con Das Neves y dirigentes gremiales. Determinaron que se iban a destinar 1.500 millones a reconstruir la ciudad”.

“Tengo que ser justa, es el comienzo”, reconoció, pero aclaró que “el costo es incalculable, es un puchito…”, y pidió a las autoridades nacionales que, parafraseando la publicidad oficial, “hagan lo que tienen que hacer en Chubut, y acompañen a la reconstrucción de la ciudad”.

Su comprovinciano Santiago Igón calificó de “devastadora” la situación en Comodoro Rivadavia y afirmó que “ante tal catástrofe surge lo peor y lo mejor de la gente”. En este último caso, expresó su agradecimiento a los vecinos de la provincia de Chubut y de todo el país, que “trataron de juntar lo que se podía juntar y mandaron a Comodoro y la meseta lo que se estaba necesitando”. Pero en cuanto a lo peor, reiteró la crítica del kirchnerismo respecto a un supuesto aumento del 100% en el precio del agua mineral, dispuesto por el supermercado La Anónima, cuya propiedad atribuyó al secretario de Comercio de la Nación y al jefe de Gabinete Marcos Peña.

“Gran parte de Comodoro está destruida, se habló de reconstruirla y hasta de refundarla, todo el aspecto material”, puntualizó el legislador de La Cámpora, y tras agradecer los 1.500 millones de pesos anunciados por el Gobierno nacional, si bien dijo esperar “que se hagan realidad”, aclaró que “eso es un vuelto, con eso no alcanza. Necesitamos que el presidente de la Nación se ponga al frente de esto y no solo nos mande abrazos”. De paso, contrastó la actitud presidencial con la de Cristina Kirchner en situaciones similares ante las cuales, resolvía por ejemplo duplicar el valor de AUH.

Oriunda de Comodoro Rivadavia, también se refirió al tema la diputada Ana Llanos, quien se solidarizó con los damnificados de su ciudad, agradeció la asistencia proveniente de todo el país, y le pidió al presidente Macri “que se tome un avión y venga a caminar nuestra ciudad y vea lo que la gente está sufriendo”.

“1.500 millones no alcanzan”, aseguró, para reclamar luego a “las petroleras que se llevaron todo, que se pongan la mano en el corazón. No queremos colchones, sino reconstruir la ciudad”.