Parlamentario - http://www.parlamentario.com/
Permalink: http://www.parlamentario.com/noticia-107280.html

Arma de seducción
La última versión del pionero entre los crossover, se destaca en primera instancia por su exterior, pero agrega muy buena calidad de materiales y mano de obra, además de muy buenas performances para su segmento.
5 de febrero de 2018
Por Roberto Nemec


La tercera generación del Nissan Murano presenta una renovación completa en su diseño, uno de sus aspectos sobresalientes.

El Nissan Murano ha llegado a su tercera generación y arribó a nuestro mercado, proviniendo de la planta americana de Mississipi. El que fue en 2003 como el primero en definir el concepto de crossover, fue continuado por la segunda oleada que no presentaba cambios significativos. La actual, por lo contrario presenta una renovación completa en su diseño, uno de sus aspectos sobresalientes. Manteniendo sus virtudes de “todo terreno” ya que cuenta con tracción integral, ha evolucionado notablemente en su desempeño rutero.

Acá nos llega con una única configuración: motor V6 de 252 CV, caja automática de variador continuo, y equipamiento full, que está disponible ya en los concesionarios de la marca nipona. El nuevo Murano llama la atención por doquiera que vaya por sus líneas, de tinte deportivo, angulosas y con aires de agresividad, que contrastan con el pasado conservador de la casa japonesa en cuanto a diseños. Posee un frente muy trabajado en el que campean la gran parrilla y los originales faros muy lanzados que le dan un dinamismo especial. Un detalle sutil, pero muy agradable, es la antena del audio, con su forma de aleta dorsal de tiburón.


Con el V6 alcanza los 213 kmh.


En la sección posterior, de líneas más aquietadas, la luneta queda encuadrada por el generoso alerón que abarca también los laterales del vidriado, quedando las ópticas repartidas entre la tapa del baúl de bajo nivel para facilitar la carga del baúl, que dispone de una capacidad de 428 litros y guarda la rueda auxiliar de medidas normales. Sobre el techo, un detalle de buen gusto: la aleta de escualo de la antena.


Frontal moderno con elementos de calidad.

El interior, cuyo acceso se facilita por el tamaño de las puertas de este auto de 490 metros de largo total, nos encontramos con un tratamiento estético clásico en los autos del Extremo Oriente. Todo hace percibir la calidad que es lógica veinte pulgadas de los neumáticos de 235/55para un auto de este precio y la comodidad para sus cinco ocupantes amerita una alta calificación, incluyendo las enormes y confortables butacas delanteras y el espacio del que disponen los pasajeros de la sección posterior. Frente al volante, el conductor se encuentra con un tablero muy claro y agradable que se integra con dos grandes círculos para el cuentavueltas y el velocímetro (con agujas) que enmarcan a la pantalla de ayudas para la conducción con algunos datos básicos como hora, temperatura exterior, odómetros, tipo de marcha y disponibilidad de combustible, etc. También hay indicadores de aguja para el tanque y la temperatura del líquido refrigerante.


Tablero clásico con información central digital.

Los ocupantes disponen de buenos y variados guarda objetos y los de delante, además, de un voluminoso apoyabrazos central. Todas las regulaciones se hacen eléctricamente, como las de las butacas, el plegado eléctrico de los asientos trasero, la altura y profundidad de la barra de dirección e incluso la apertura del baúl. La gran pantalla en la consola central sirve a las operaciones de audio, y a las informaciones de nada menos que cuatro cámaras, que muestran lo que sucede adelante, atrás y a los dos lados. Pero para el GPS se reservó un pequeño lugar en el retrovisor interno, lo que no resulta práctico, por su tamaño y su ubicación, y porque resta visión a través del espejo. No dispone de advertencia de cambio de carril, pero sí una alarma lumínica que indica en el retrovisor externo que hay un vehículo en el área ciega. El baúl de 428 litros de capacidad, aloja a la rueda auxiliar de medida original, esto es de 235/55 en llanta de 20 pulgadas.


GPS en el espejo retrovisor.

El Murano se impulsa con el ya conocido V6 que equipa también al deportivo cupé 370Z, es decir que cubica 3.5 litros y para una potencia de 252 CV; tiene doble árbol y su 24 válvulas comandadas por cadena. Su desempeño es progresivo, acompañando al suave funcionamiento de la caja automática CVT. Contrariamente a lo esperado se evidencia una muy buena performance, ya que acelera de 0 a 100 Km/hora en muy razonables 7,8 segundos, con muy buenas recuperaciones, notable en los sobrepasos, que minimizan los riesgos de esa maniobra. La caja de cambios, de infinitas relaciones se puede manejar secuencialmente, pero no hay levas tras el volante. En velocidad final llegamos a los 213 Km/hora. El consumo es relativamente bueno para un vehículo de su porte (casi cinco metros de largo): en ciudad consume a razón de 9,2 Km/litro, mientras que a 100 Km/h se establece en 14 kilómetros y si se va a 130 Km/h “hace” 10 kilómetros por litro.

Butacas confortables y con buena sujeción.

En cuanto al comportamiento dinámico, anotamos como negativo la lenta respuesta de la dirección eléctrica, pero que no afectará mayormente a los usuarios de este tipo de vehículo, que no busca precisamente performances deportivas. Las suspensiones muestran equilibrio y la capacidad de frenado de los cuatro discos, detiene totalmente al Murano en razonables 42,5 metros cuando se viene a 100 Km/hora.

Además de lo ya descripto, el equipamiento de confort incluye entre otros elementos obvios, a los cuidados tapizados de cuero, climatizador automático bizonal, asientos calefaccionables, memoria para la butaca del conductor, audio con radio AM/FM, CD Player, USB, MP3 y Auxiliar, con mando satelital, sistema Bluetooth, computadora, control de velocidad crucero con limitador de velocidad, espejos exteriores que se rebaten eléctricamente, respaldos traseros reclinables y techo solar panorámico.

En lo que hace a la a seguridad, hay airbags frontales, laterales y de cortina (para adelante y atrás), cinco cinturones inerciales y otros tantos apoyacabezas, controles de estabilidad y tracción, anclajes para Isofix, asistencia de arranque en pendiente, luces para niebla anteriores y posteriores y regulación automática de la altura de los faros proyectores.

El precio es algo elevado por su procedencia de extra zona y la inclusión del impuesto al lujo): es de 1.523.000 pesos y tiene una garantía de tres años o cien mil kilómetros.


Las ópticas traseras tienen un diseño particilar.