Parlamentario - http://www.parlamentario.com/
Permalink: http://www.parlamentario.com/noticia-115346.html

Durango no ve “buenas intenciones” en la baja de edad de imputabilidad
“Este proyecto retrotrae al modo que ya probó la dictadura”, sostuvo la titular de la Bicameral del Defensor de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.
11 de enero de 2019
Consultada sobre el proyecto que impulsa bajar la edad de imputabilidad y como titular de la Comisión Bicameral del Defensor de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, la senadora nacional Norma Durango puso en duda que el mismo “tenga buenas intenciones”. Por el contrario, consideró que el objetivo primordial que persigue el proyecto es “profundizar políticas de castigo sobre las y los jóvenes”.

“Creo que esta es una idea de campaña, no es casual en el 2017 y antes en 2015 el tema tomó protagonismo, y fue cercano a un hecho que involucraba a menores. Se confunde a la ciudadanía haciéndole creer que una reforma en la legislación será aplicada a jóvenes que cometieron delitos que tuvieron difusión mediática nacional el último tiempo, lo cual es falso, porque las leyes penales no son retroactivas”, señaló la legisladora pampeana.

Durango agregó: “Lo dije desde siempre, me opongo a la baja de la edad de imputabilidad. Conozco y acuerdo con la opinión del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, conozco y acuerdo con lo que opina UNICEF y la mayoría de las ONG que respetan los derechos de niñas, niños y adolescentes”.

Para la senadora “está comprobado por la experiencia de muchos países que bajar la edad no trae mayores niveles de seguridad, y si bien hay que discutir un Régimen Penal Juvenil, hay que hacerlo en el marco del respeto a los derechos de este colectivo”.

La senadora había opinado hace un par de días que “las y los adolescentes tienen que estar en la escuela, no en la cárcel, y deben tener la certeza de que cuando terminen el ciclo escolar tendrán la opción de estudiar una carrera superior o trabajar dignamente”.

“Me parece hasta inconstitucional en parte este proyecto, dado que bajar la edad de imputabilidad sería regresivo y gravísimo -puntualizó-. En el Derecho Internacional existe el principio de no regresividad y de progresividad, esto quiere decir que está prohibido regresar a instancias anteriores con un derecho determinado”.

Tras aclarar que no es abogada, Durango dijo tener claro que en materia de derechos humanos y derechos conquistados “sólo se debe avanzar, nunca retroceder. En este sentido voy a recordar un dato muy interesante que es gráfico: el Código Penal sancionado en 1921 establecía la edad de punibilidad en 14 años. Y en el año 1954, durante el gobierno peronista, se estableció en 16 la edad, en el marco de una clara política diseñada para proteger la infancia y la adolescencia. Y cuando llegó la dictadura, derogó parcialmente esa legislación y llevó la edad de punibilidad a 14 años”.

“Ideológicamente es clara la posición que tengo y me parece que como peronista y como militante de los derechos humanos y en este caso como titular de la Comisión Bicameral del Defensor de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, no puedo menos que señalar que este proyecto retrotrae al modo que ya probó la dictadura en Argentina” expresó.

Durango hizo hincapié en que “esta no es una medida dirigida a la protección de nuestras niñas, niños y adolescentes, y tampoco resolverá los problemas de inseguridad. Lo que hay que bajar es la inflación, los índices de pobreza, hay que bajar la deserción escolar y el desempleo”.

Para la senadora pampeana, “se equivocan en el diagnóstico quienes creen que estigmatizando a la juventud van a lograr algo. Lo que hay que hacer es trabajar por la inclusión social, cultural deportiva y sobre todo educativa de las niñas niños y adolescentes en la Argentina; en definitiva, lo que hay que hacer es trabajar en la prevención, con políticas públicas integrales para evitar que nuestros jóvenes delincan. Nos quieren hacer creer que hay pibes que nacen chorros y eso no es así, y el Estado debe garantizar el desarrollo integral de este colectivo”, expresó.

Para finalizar, señaló: “No nos olvidemos de lo que todos sabemos es una realidad, que el hilo no se corte por lo más delgado, siempre detrás de un adolescente que delinque hay una situación de miseria, abandono y/o violencia, y muchas veces grupos criminales organizados, adultos que los usan”.