Parlamentario - http://www.parlamentario.com/
Permalink: http://www.parlamentario.com/noticia-89926.html

La Legislatura repudió el ataque a militantes de Nuevo Encuentro
Los diputados porteños aprobaron por unanimidad una declaración que rechaza el violento hecho ocurrido en Villa Crespo. Hubo acusaciones al “discurso emanado” desde el Gobierno nacional. Sin embargo, desde el oficialismo se destacó el repudio emitido por el presidente Mauricio Macri y la disposición de diferentes autoridades.
10 de marzo de 2016
La Legislatura porteña repudió el ataque que sufrieron militantes de la agrupación kirchnerista Nuevo Encuentro, cuando durante la inauguración de un local partidario en el barrio de Villa Crespo dos jóvenes resultaron heridas con balas de plomo. La declaración fue aprobada por unanimidad.

Con una serie de discursos, diputados de los distintos bloques rechazaron el violento hecho. En este sentido, José Cruz Campagnoli (FpV), dirigente de la fuerza sabbatellista, expresó su “profunda preocupación” ante la “situación gravísima” que vivieron los militantes de Nuevo Encuentro.

En primer lugar, el diputado consideró que “hay un contexto que se ha generado en los últimos meses en la Argentina con un planteo de estigmatización de la militancia y de odio al kirchnerismo”.

El legislador mencionó como ejemplos los dichos del ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat Gay, sobre “la grasa de la militancia” y la opinión de Darío Lopérfido, ministro de Cultura de la Ciudad, sobre la cantidad de desaparecidos en la última dictadura militar.

“Ese discurso que sale de algunos sectores del Gobierno, no de todos, genera que un fundamentalista se sienta con derecho a tirar balazos”, sostuvo. Y agregó: “algunos intolerantes que no quieren vivir en democracia aprovechan la situación”.

Sin embargo, reconoció como “sumamente saludable” la postura de gran parte de la dirigencia política, desde el presidente Mauricio Macri, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que repudiaron el hecho.

Por otro lado, Campagnoli pidió que la Justicia avance en la investigación de la causa y denunció que “el fiscal ha hecho poco y no hubo allanamientos, detenidos ni medidas fuertes”.

Desde su banca, Gustavo Vera (Bien Común) argumentó que “lamentablemente hay algunos comunicadores y funcionarios que hacen un clima nada bueno para la convivencia democrática de los argentinos” y que “la catarata de dichos tienen consecuencias prácticas”.

En tanto, el presidente del bloque radical SUMA+, Hernán Rossi , señaló: “estamos ante un hecho terrible”. “Entendemos que hay que diferenciar un hecho delictivo con lo que significa el ataque a un local partidario y a ciudadanos que ejercen la tarea política y militante”, expresó.

Para el diputado “se deben encender todas las alarmas” y “es muy importante que se investigue y tengamos resultados”.

En su alocución, Juan Pablo Arenaza (Pro) remarcó que el hecho violento “no es novedad en la Argentina”, y recordó que meses atrás un militante radical (Ariel Velázquez) fue asesinado en la provincia de Jujuy.

El legislador macrista destacó que “lo que sí es una novedad” es que “en menos de 24 horas desde el presidente hasta el jefe de Gobierno se pusieron a disposición de la gente que sufrió el ataque”. “Hay un Gobierno que está al servicio de este tipo de situaciones”, agregó.

Por su parte, Roy Cortina (PS) dijo que “nuestra democracia estos últimos 30 años ha tenido hechos de violencia que lo han pagado luchadores”, y pidió: “la solidaridad y el rechazo unánime corresponde a la política. Se necesita de la unanimidad en defensa de la paz”.

A su turno, el diputado Marcelo Ramal (FIT) señaló que “toda violencia política es en última instancia una violencia de Estado”.

La diputada del Frente para la Victoria Paula Penacca apuntó que la promesa de campaña del Gobierno nacional para “unir a los argentinos” no se condice si “después se llevan adelante políticas públicas que construyen un escenario completamente distinto”.

La dirigente camporista enumeró, en este sentido, la encarcelación de Milagro Sala y los despidos masivos “por persecución ideológica”. “La mayor responsabilidad es sin dudas de este gobierno”, consideró.

A continuación, el legislador Daniel Presti (Pro) manifestó la “plena solidaridad con las víctimas del ataque y referentes políticos de Nuevo Encuentro” pero apuntó: “me sorprende tristemente que se diga que hay como una predisposición para que esto ocurra y que se estigmatiza. Nada más alejado de la realidad”.

Luego sostuvo que “uno tiene que ser coherente en su conducta” y aseguró que tenía en sus manos “muchas declaraciones de referentes políticos en las que se nos ha dicho de todo”. “No voy a entrar en debate pero fueron barbaridades aberrantes”, afirmó.

Maximiliano Ferraro (CC-ARI) opinó que “la violencia institucional y política no puede ser avalada en ningún tipo de instancias”. “Uno puede no compartir lo que piensa el otro pero en la diversidad de pensamientos debiéramos dar la vida para que en esta ciudad y en la Argentina cada uno pueda realmente expresarse, militar y llevar adelante cada una de sus ideas”, dijo.

La declaración aprobada expresa que “la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires expresa su más enérgico repudio y una honda preocupación ante el ataque con armas de fuego sufrido por los militantes políticos que se encontraban en la inauguración de un local de Nuevo Encuentro el pasado 5 de marzo en el barrio de Villa Crespo, en el cual resultaron heridas de bala dos jóvenes. Asimismo, se solicita el rápido esclarecimiento del lamentable episodio y que se condene a los responsables”.

Asimismo, se aprobó otra declaración en “repudio ante los reiterados hechos de violencia política contra locales de la Cámpora en esta ciudad y en Mar del Plata”.