Parlamentario - http://www.parlamentario.com/
Permalink: http://www.parlamentario.com/noticia-89988.html

Amadeo comparó la situación económica con “una olla a presión que se ha destapado”
Se mostró optimista respecto de la aprobación legislativa del proyecto que posibilitará el acuerdo con los holdouts, y dijo que la demora en arreglar le costó al país “la friolera de 6.500 millones de dólares”. Señaló que Paul Singer debe tener en el living de su casa “una foto de los Kirchner y Kicillof”.
12 de marzo de 2016
El presidente de la Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados, Eduardo Amadeo, se mostró optimista ante el tratamiento en el recinto del proyecto del Ejecutivo que permitirá el arreglo con los holdouts, señalando que “Argentina está en el Veraz hace 14 años, ha vivido casi sin crédito, con tasas de interés altísimas, y esto ha puesto un límite claro a nuestras posibilidades de crecimiento”.

Consultado por radio Mitre por los costos de la demora en arreglar con los fondos buitre, Amadeo señaló que “la presidenta Cristina Kirchner y (Axel) Kicillof, socios en esta triste historia, nos costaron la friolera de 6.500 millones de dólares, entre intereses y punitorios. Es un taxi enorme que se va a hacer una enorme bola de dinero que no podemos pagar”.

“Sabemos que estos primeros 6 meses van a ser duros”, admitió el legislador de Cambiemos, que comparó la situación con “una olla a presión que se ha destapado”, pero auguró que el arreglo con los holdouts “nos va a dar mucho aire, porque el Banco Central va a recuperar reservas, va a cambiar el ambiente económico. Los bancos privados y públicos van a empezar a tener acceso a las exportaciones, entidades como el BID van a empezar a destrabar créditos para proyectos de obras; todos esos proyectos que estaban guardados en un cajón van a empezar a desempolvarse”.

Ante los reparos que se abren respecto a la posibilidad de juicios que puedan hacer los bonistas que se habían sumado a los canjes, reconoció que esa fue una demanda no solo del Frente para la Victoria, sino de otros sectores de la oposición, pero aclaró que “el equipo económico ha pedido un dictamen jurídico a los dos equipos de abogados que hace veinte años defienden a la República y ha pedido informes, que han determinado que la posibilida de que los juicios tengan éxito es bajísima”.

Lo adjudicó al hecho de que “la cláusula RUFO se terminó en el año 2014 y Argentina ha negociado de buena fe, la gran mayoría ha aceptado; esa posibilidad es muy baja, vamos a salir esta vez definitivamente de esta triste historia”.

El diputado Amadeo consideró que el rechazo del kirchnerismo representa fundamentalmente “un posicionamiento político, que además tiene un triste sustento, según la historia reciente”. Calificó de “escandaloso” lo que ha hecho el exministro Axel Kicillof y recordó que cuando concurrió al plenario de comisiones el expresidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, “contó que estuvimos a punto de poder terminar esta historia hace dos años, y volvieron atrás por razones exclusivamente políticas”.

A juicio de Amadeo, terminaron haciéndole un favor grande a los fondos buitre, y comentó que Alfonso Prat-Gay dijo que “seguramente Paul Singer tiene en el living de su casa una foto de los Kirchner y Kicillof, porque con ellos ha ganado una montaña de plata”.

“La Argentina no puede seguir viviendo del pasado”, remarcó luego.

Se mostró luego optimista respecto de una baja en la inflación, señalando que el aumento importante de tarifas eléctricas tuvo incidencia en los índices, pero “si se le saca ese componente, el otro componente que es el de los alimentos, muestra que comienza a reducirse”, por lo que acompañó el pensamiento de Prat-Gay cuando dijo que en seis meses se reducirá a un dígito. Respaldó ese pensamiento señalando que “vamos a estar mejor de reservas y porque el horizonte económico va a estar más ordenado”.

Amadeo insistió en que “tuvimos esta olla a presión que hubo que destapar”, pero “en el mediano plazo lo que hay que hacer es una economía más competitiva”.

Sostuvo que en seis meses se llegará a una inflación de un dígito. “Esa es la meta, por eso los aumentos de tarifas no se están aplicando todos juntos, porque a medida que vaya pasando el tiempo, cuando el dólar se estabilice, ese componente se va a estabilizar también”.

Agregó que “el Gobierno ha elegido ese camino paso a paso para que esta herencia terrible que ha recibido no le cause más daño a la gente”.

“Estamos a punto de dar una vuelta a una hoja triste de nuestra historia y los beneficiarios van a ser sobre todo nuestras provincias, por eso confío en el acompañamiento de los gobernadores”, insistió, y anticipó que “el Gobierno va a avanzar con mucha más dureza contra el empresariado que remarca”.