Parlamentario - http://www.parlamentario.com/
Permalink: http://www.parlamentario.com/noticia-90197.html

Quieren que policías y penitenciarios se hagan exámenes toxicológicos
La iniciativa busca ejercer un fuerte control sobre el estado psicofísico de los agentes de las fuerzas de seguridad cuando se encuentran ejerciendo las funciones de protección al ciudadano.
18 de marzo de 2016
Un proyecto de ley presentado por el senador peronista Alejandro Urdampilleta plantea que los efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires y del Servicio Penitenciario deberán someterse a un examen toxicológico antes de ingresar a cumplir su tarea diaria.

La iniciativa busca ejercer un fuerte control sobre el estado psicofísico de los agentes de las fuerzas de seguridad cuando se encuentran ejerciendo las funciones de protección al ciudadano.

El legislador justicialista propone que se incorpore como obligatorio la realización anual de los exámenes toxicológicos, como así también que se efectúen en forma aleatoria esos test y obligatoriamente el drogo test y test de alcoholemia, para el ingreso y egreso diario.

Urdampilleta explicó que “es necesario que todos los habitantes de la Provincia de Buenos Aires tengan la certeza que las personas encargadas de nuestra seguridad están en uso pleno de sus capacidades psicofísicas”

“La prevención del delito y la protección de la vida de nuestros ciudadanos requiere que las condiciones físicas y psíquicas en nuestra fuerza sean óptimas”, graficó.

Por ello, el legislador puntualizó que además de los exámenes anuales y aleatorios “es indispensable realizar el drogo test y el test de alcoholemia cuando un policía ingresa y egresa de prestar su servicio de seguridad”.

El drogo test consiste en tomar una muestra de saliva de la persona y depositarla en un aparato que detecta en pocos minutos el consumo de las drogas más comunes o de mayor consumo, entre ellas, las anfetaminas, el cannabis y la cocaína.

Udampilleta precisó que el uso de estupefacientes “trae aparejado, entre otras consecuencias, el retardo de reflejos, disminución de la visión y dificultades en la capacidad de reacción”.

“Hay una amplia vinculación entre la cantidad de casos trágicos, como siniestros o incidentes, acontecidos en los últimos tiempos y los estudios toxicológicos positivos en estas fuerzas por lo que es necesario y urgente incorporar como obligatorio este tipo de exámenes”, concluyó.