Parlamentario - http://www.parlamentario.com/
Permalink: http://www.parlamentario.com/noticia-97971.html

“Si Vidal juega testimonialmente, se polariza la elección”
Diana Conti apuesta a un peronismo unido para competirle a “la figurita de peso” de Cambiemos. Considera “inusitada” la buena imagen de la gobernadora bonaerense y observa que “muchos que gritaban por un cambio se van arrepintiendo”. Denuncia que parte del bloque de senadores del FpV “traicionó los principios de la doctrina” kirchnerista y realza el slogan “el candidato es el proyecto”.
7 de enero de 2017
Por Carolina Ramos

Diana Conti volvió de sus vacaciones en Buzios, Brasil, con un bronceado espléndido y sin contracturas. Pero siguió de cerca la actualidad política a través de los portales. “Nunca dejo de estar conectada”, reconoce, casi con resignación. Ni mucho menos aleja su atención del complejo escenario electoral que se viene.

En un extenso diálogo con parlamentario.com, la diputada nacional se refiere a María Eugenia Vidal como “la figurita de peso” de Cambiemos, y sugiere que podría ir por una candidatura testimonial en una fórmula con el intendente de Vicente López, Jorge Macri, lo que “polariza la elección con el peronismo-Frente para la Victoria”.

Conti considera “inusitada” la buena imagen de Vidal en las encuestas. “Yo nunca vi que un dirigente político se divorcie y reciba aplausos”, graficó, al señalar que la gobernadora bonaerense “goza de una cobertura donde no le entra una crítica”. Pero advierte que “muchos que gritaban por un cambio se van arrepintiendo”.

La legisladora destaca que en el congreso del PJ bonaerense “hubo una profunda reflexión respecto de que el peronismo desunido pierde fuerza” y realza el slogan “el candidato es el proyecto”, aunque elude responder si fue un error de su espacio haber ignorado a Daniel Scioli en la última campaña. “Lo importante es ser creíble. ¿De qué sirven todas las promesas que hizo (Mauricio) Macri si no cumplió ninguna?”, contraataca.

Para Conti, quien termina su mandato en diciembre -y ya piensa en un futuro fuera del Congreso-, el desfile de la expresidenta Cristina Kirchner por Tribunales durante 2016 no incidirá en el voto. “La gente ya pone en tela de juicio si las causas son reales o inventadas”, afirma.

La diputada dispara con munición gruesa contra gran parte del bloque de senadores del FpV, presidido por Miguel Pichetto. “Hubo gente nuestra en el Senado que traicionó principios de nuestra doctrina”, denuncia. Por último, le sugiere a su par del bloque Justicialista Diego Bossio que devuelva su banca, y lo acusa de negociar leyes “a cambio de míseros contratos”.

- En marzo se lanza la Corriente Federal Kirchnerista (CFK), ¿cómo van a comulgar con el peronismo que a lo largo de todo el año pasado intentó desprenderse de la figura de Cristina?

- Hubo una profunda reflexión respecto de que el peronismo desunido pierde fuerza, y que era inminente una recomposición por fuera de los egocentrismos. El ejemplo de que esto se va logrando fue el Congreso del PJ de la provincia de Buenos Aires, que es significativo en el peronismo nacional. Conozco las discusiones que se dieron en varias reuniones previas, que terminaron en una reivindicación de la figura y el liderazgo de Cristina, e inclusive se condenó la prisión ilegítima de Milagro Sala. Allí estuvieron todos los grupos que conforman el peronismo de la provincia.

- ¿Qué rol juegan los intendentes en esta unidad pretendida?

- Los intendentes reclaman -y tienen legitimidad para hacerlo- un protagonismo importante, porque no sólo han sido elegidos por el pueblo de sus distritos, sino que son el primer mostrador de los reclamos sociales que se incrementan día a día frente a un gobierno neoliberal que tiende a destruir a la clase media. Se acordó un número grande de apoderados -nueve-: son las medidas que se toman dentro de un partido político para dar efectiva contención a todos los sectores, y el Grupo Esmeralda allí está. “Wado” De Pedro formó parte de la mesa chica decisoria del congreso, Fernanda Raverta es una de las integrantes de la Comisión de Acción Política que se creó… es decir, estamos todos. Más allá de lo que se dice, son los hechos los que marcan la realidad.

- ¿Por qué Cristina conserva un buen grado de aceptación, sobre todo en el Conurbano, cuando el año pasado sólo se la vio desfilando por Tribunales?

- Porque la ciudadanía privilegia su ascenso social, la posibilidad de llegar a fin de mes, de tener seguridad de que va a tener un trabajo porque eso dignifica a su familia, de que le van a poder dar estudios a sus hijos… confían en una mejor calidad de vida a través de la justicia social. En el caso de Cristina y de Néstor esas no fueron sólo expresiones, sino que se pusieron a prueba durante 12 años de gobierno. Y muchos que gritaban por un cambio se van arrepintiendo, porque el cambio les ha transformado sus vidas para mal, con lo cual yo creo que el liderazgo de Cristina no sólo se sostiene, sino que se acrecienta, en profunda relación con la injusticia social que está produciendo este gobierno.

- ¿O sea que cree que las causas de corrupción que involucran al kirchnerismo no van a influir a la hora del voto?

- No, porque creo que las causas de corrupción -sin perjuicio de que la Justicia debe actuar- también fueron apreciadas como una persecución política, con duplicidad de causas, duplicidad de citaciones y tal agrandamiento de cada uno de los temas que hace que la gente ya ponga en tela de juicio si las causas son reales o inventadas.

- Si es así, tienen el desafío de enamorar al votante desencantado de Macri…

- El proyecto político que condujeron Néstor y Cristina incluye, sobre todo en el pensamiento de ella, la renovación generacional. Por supuesto que ese proyecto tiene que enamorar a más personas, ser más colectivo, más plural, para poder ganar, pero no va a depender de un nombre y apellido. Yo no lo ataría directamente al nombre Cristina Kirchner.

- ¿Vuelven con la idea de que el candidato es el proyecto?

- Por supuesto. Al día de hoy, el candidato es el proyecto. No es tiempo de definir nombre y apellido. Es absolutamente prematura hablar de Cristina candidata. Ninguno de nosotros va a hablar de eso cuando ella no expresó su voluntad de serlo.

- ¿No fue un error haber denostado a Scioli como lo hicieron en la última campaña?

- (Piensa) Errado o no errado, lo importante es ser creíble. ¿De qué sirven todas las promesas que hizo Macri si no cumplió ninguna? Y hay que ver qué pasa con Vidal…

- Antes de las elecciones nadie apostaba por Vidal. No sólo ganó, sino que hoy es la dirigente que mejor mide en la provincia, ¿cómo se explica eso?

- Para mí es inusitado. Porque además de eso, yo nunca vi que un dirigente político -en este caso mujer- se divorcie, se separe, y reciba aplausos. Con lo cual es verdad que goza de una cobertura donde no le entra una crítica. Pero por algo el Gobierno nacional le está entregando 25 mil millones de pesos, lo que generó críticas de otros gobernadores, que saben que en la provincia de Buenos Aires se juega el corazón de las elecciones. Yo creo que ella logra andar por ahí con una imagen de alegría sin realizar políticas públicas concretas que reviertan situaciones caóticas. No sólo yo: nadie reconoce ningún cambio. Hay maestros en la provincia que hace cinco meses que no cobran… y no pasa nada.

- Cuando Vidal asumió dijo que recibió una provincia quebrada…

- Sí, la provincia de Buenos Aires tiene un déficit estructural desde hace años, así que la mayoría de los gobernadores la vienen recibiendo, de alguna manera, quebrada. Pero eso no significa que dentro de esa falencia institucional presupuestaria no haya habido gestiones más valoradas, que se notaban en la realidad. Yo no veo cambios a nivel salud, seguridad y educación. Es inusitado, pero así es.

- En la provincia ya hay dirigentes anotados como Carrió, Jorge Macri y la incipiente alianza Massa-Stolbizer, ¿cómo ve posicionados a estos dirigentes?

- Yo veo al intendente de mi distrito (Vicente López), Jorge Macri, desafiando con absoluta seguridad su candidatura a senador nacional por la provincia de Buenos Aires. Sin denostarlo ni alabarlo como dirigente, ni siquiera Jorge tiene un buen nivel de conocimiento, salvo por su apellido, como para tener esa seguridad. ¿Entonces qué pienso yo? Que él sólo podría ser candidato si tiene una senaduría testimonial de Vidal. Y si Vidal tiene la imagen y el nivel de adhesión del que estamos hablando y juega testimonialmente, esto te polariza una elección. Sobre todo en una de medio término, donde en la provincia elegimos senadores nacionales y ahí es mayoría y minoría: la mayoría se lleva dos, y la minoría, uno. Entonces yo creo que va a haber una polarización entre el peronismo-Frente para la Victoria y el macrismo. A Carrió la quieren mandar a Capital, no se cómo resolverán ellos su interna. Pero la figurita de peso que tienen es Vidal.

- En 2016 vimos a Cambiemos negociando leyes con la denominada “oposición responsable”. El FpV quedó excluido y votando en contra de la mayoría de los proyectos, ¿qué pasó?

- Nuestra oposición es responsable, pero no entrega principios ni valores. No es demagógica. Incluso hubo gente nuestra en el Senado que se la hizo fácil al Gobierno desde el pago a los buitres en adelante. En aras de ser responsables, traicionaron principios de nuestra doctrina.

- Siguiendo ese razonamiento, ¿ve posible que haya una fractura en el bloque de senadores?

- Vos te podés mantener unido, y la fractura está, porque si votás distinto… Desde ese punto de vista, aun cuando en el bloque de diputados se abrió el grupo de Bossio y (Oscar) Romero y se abrió el Movimiento Evita, nuestro camino fue al revés. Primero llegó el punto de la división de aguas, sin marcha atrás, y luego vino la discusión interna para mantener a los 72 que somos en un nivel de unidad democrática importante. En el Senado se hizo al revés: parecían todos muy unidos, y el año terminó con una división, por lo menos en cómo votaron.

- ¿Bossio es un traidor?

- Su ida fue absolutamente incorrecta. Vos podés irte, pero cuando te vas al otro día de haber sido funcionario por años de un gobierno y de la persona que te puso en una lista, tenés que devolver la banca, como lo hizo perfectamente Felipe Solá en su momento. Bossio sabía, era consciente del daño político que la causaba a un bloque como el nuestro, que tenía una mayoría importante. Sabía que, yéndose un pedazo, estaba dando pedacitos para estas negociaciones a cambio de míseros contratos o algún privilegio -que sabemos que así son las negociaciones dentro de una Cámara-. Creo que uno tiene que ser leal con sus representados.

- Macri puntuó su primer año de gestión con un 8, ¿usted qué puntaje le pondría?

- La puntuación de Macri es dónde está ahora: de vacaciones. Se tomó demasiadas, más de 40 días en todo el año, tras un primer año de gobierno con situaciones críticas de desempleo, de protesta social… en enero ya vemos a trabajadores del Ministerio de Educación despedidos y reprimidos… hay un ajuste brutal. Quien está de vacaciones es merecedor de un aplazo.