Parlamentario
Durante una sesión en minoría, la oposición dura criticó al Gobierno por el acuerdo con el FMI
Por más de dos horas, el kirchnerismo y la izquierda reclamaron que el Ejecutivo permita al Congreso discutir las condiciones del préstamo que otorgará el organismo internacional al país.
19 de junio de 2018
Con la presencia de apenas 68 diputados, fracasó la sesión pedida por la oposición más dura para analizar el acuerdo alcanzado entre el Gobierno nacional y el Fondo Monetario Internacional. A las 11.33, el vicepresidente primero de la Cámara, el sanjuanino José Luis Gioja, dio por caída la sesión especial pedida este lunes por el Frente para la Victoria, el Movimiento Evita y la izquierda, justamente los únicos que se hicieron presentes en el recinto.

Es que ya se sabía de antemano que iba a fracasar la sesión, pues habían adelantado que no contribuirían con su presencia ni el bloque Justicialista, ni el Frente Renovador, ni obviamente el oficialismo. Ni siquiera asistió el salteño Alfredo Olmedo, que siempre da quórum.

Sí estuvieron el diputado santafesino Alejandro Ramos -exsecretario de Transporte de Cristina Kirchner- y su comprovinciana Alejandra Ródenas, quien en oportunidad del debate sobre tarifas ya había adelantado su postura a favor de que el acuerdo con el FMI se debatiera en el recinto.



Al momento de las expresiones en minoría, que duraron más de dos horas, el jefe del bloque FpV-PJ, Agustín Rossi, dijo que “la Constitución Nacional es clara cuando le da atribuciones al Congreso para pronunciarse en cuanto a los empréstitos que pudo tomar nuestro país”. Señaló entonces que el Gobierno “lo que no quiere discutir son las condicionalidades”, ya que son esas mismas “las que hacen que deje de ser un crédito ordinario y necesite de la aprobación parlamentaria”.

“El Gobierno sabe que esto no es beneficioso, menos para los sectores populares”, sostuvo el santafesino, quien agregó que el pedido al FMI fue a causa de “la crisis económica, producto del endeudamiento”. En ese sentido, recordó el acuerdo con los fondos buitre, “mal hecho, a las apuradas, oneroso para los argentinos”, lo que provocó “una toma de deuda desmesurada”, a cargo de Luis Caputo, el exministro de Finanzas, que Rossi abogó por que el Senado “no dé acuerdo” a su pliego como presidente del Banco Central.

Para el titular de la bancada K, el acuerdo con el organismo internacional “es volver 20 años para atrás la historia económica de este país” y subrayó que “solamente 30 países del mundo tienen deuda con el FMI y solamente tres países tienen crédito stand-by”. “La Argentina no va a crecer con el FMI, la Argentina va a la recesión más profunda”, aseguró y añadió que del dinero que será prestado “nada va a ser utilizado para el desarrollo productivo” sino para “seguir pagando los intereses de la deuda y la fuga de capitales”.



Por su parte, la diputada Fernanda Vallejos afirmó que “este empréstito no resuelve los problemas reales de nuestra economía” y traerá “un ajuste brutal”. La kirchnerista dijo que, según sondeos de opinión, “el 80 por ciento” de los ciudadanos lo rechazan, y opinó: “nuestro pueblo sabe los daños a los que va a ser sometido si dejamos que esto prospere”. “No lo podemos permitir los legisladores; no lo pueden permitir los gobernadores”, continuó y consideró que el acuerdo es “ilegítimo e ilegal” porque “no tiene el aval de la oposición política en la Argentina”.

Luego tomó la palabra el mendocino Guillermo Carmona, que fustigó a los aliados de Cambiemos por su “corresponsabilidad” y denunció “el silencio del presidente de la Unión Cívica Radical, el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo” y del radicalismo, además de recordar el apoyo de Elisa Carrió al presidente. “Vamos a pagar esta complicidad de la UCR con esta iniciativa de endeudamiento con el FMI”, completó.

También desde el FpV-PJ, el entrerriano Julio Solanas resaltó que “el presidente permanentemente le ha mentido al pueblo y esta es una mentira más”. “Y este camino lo recorrió, hace pocos años para tener memoria, un presidente que se fue en helicóptero de la Casa de Gobierno”, recordó, en referencia a Fernando De la Rúa, aunque aclaró: “No queremos llegar a esa situación, el pueblo argentino no se merece”.



En tanto, María Emilia Soria sostuvo que el acuerdo “es una gran presión” para la próxima gestión, por eso advirtió “a los administradores del Fondo que esta carta de intención no sólo es ilegal, es inconstitucional, y no va a ser cumplida por las próximas administraciones”. La rionegrina señaló que el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras está “plagado de inconsistencias y falacias” y aunque fue firmado por el ministro Nicolás Dujovne y el extitular del BCRA, Federico Sturzenegger, “en realidad” lo suscribió Luis Caputo, “el mayor corrupto de la administración de Mauricio Macri”.

Por su parte, el diputado Fernando Espinoza señaló que “venimos a decirle a este gobierno de entrega que después de dos años y medio no pueden seguir prometiendo espejitos de colores”. Al respecto, indicó que “no pueden decir más que la mejora viene en el segundo semestre o el año siguiente”, para luego evaluar que “claramente estamos peor y todo ese gran marketing publicitario que han hecho se termina, porque como decía el general Perón la única verdad es la realidad”.


Por el Movimiento Evita, Silvia Horne alertó que el acuerdo “es perjudicial para el pueblo argentino; es para facilitarle las condiciones de apropiación de los recursos a los grupos económicos concentrados; es para hundirnos aún más”. Además, consideró que va en contra de “derechos laborales, derechos previsionales” y viene a “recortar los derechos derechos educativos, en salud, y los de las provincias”.

A su turno, el trotskista Nicolás Del Caño lo calificó como un “pacto de coloniaje” que es “completamente perjudicial para las mayorías populares” y provocará “despidos, caída de salarios, y meterle las manos en los bolsillos de nuevo a los jubilados”. “Nadie cree lo que dice Mauricio Macri de que este Fondo Monetario es bueno”, agregó.

“Es claro que la ausencia del peronismo federal, del Frente Renovador y otros bloques que se dicen opositores, da cuenta de un compromiso para que el acuerdo con el FMI no pase por el congreso porque hay un acuerdo de fondo en la política entreguista que está llevando a cabo el gobierno de Macri”, expresó a su turno Romina del Pla, quien destacó que “nosotros cuestionamos el pacto con el FMI desde el cuestionamiento de toda la deuda pública, porque cuestionamos las bases mismas de todo el endeudamiento que durante todos los gobiernos ha profundizado el saqueo del país”.



Otro de los que habló fue el kirchnerista Daniel Filmus, quien aseguró que “el proyecto del presidente Macri es colocar a las jubilaciones especiales como jubilaciones de privilegio, y derogar aquellas jubilaciones por las cuales nuestros docentes y nuestros investigadores científicos vienen pagando”.

También hablaron en el recinto, con durísimos discursos, Luana Volnovich, Máximo Kirchner y Axel Kicillof.

La sesión había sido pedida para las 11, con el objeto de tratar un total de 17 proyectos, entre los cuales figura un pedido al Poder Ejecutivo para que remita al Congreso el acuerdo, algo que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ya rechazó cuando fue consultado en su última sesión informativa.

Además, el temario contenía proyectos para repudiar y rechazar las negociaciones; para citar al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; para fijar un límite al endeudamiento público a través de modificaciones a la Ley de Administración Financiera y de Responsabilidad Fiscal; y para llamar a una consulta popular vinculante sobre el acuerdo con el organismo multilateral.