Parlamentario
Se entregaron los Premios Parlamentario 2016
El senador Federico Pinedo y la diputada Graciela Camaño, fueron los principales premiados de una fiesta democrática que incluyó a legisladores, periodistas y medios de comunicación. Todos hicieron votos porque el año electoral no frene la actividad legislativa.
31 de marzo de 2017
Como suele suceder cada año, la entrega de Premios Parlamentario que se desarrolló en el Congreso de la Nación fue una verdadera fiesta de la democracia. Diputados, senadores y medios que cubren la actividad legislativa, fueron los protagonistas de un evento celebrado en el Salón de Pasos Perdidos, en el que se hizo especial hincapié en el deseo de que el año electoral no afecte la actividad legislativa, y se resaltó sobre todo el nivel de consenso alcanzado a lo largo del año anterior, para lograr la alta productividad que permitió que emergieran leyes muy trabajadas y, sobre todo, analizadas en detalle por el oficialismo y la oposición.

El acto fue presidido por el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo - precisamente uno de los ganadores principales, junto a la diputada nacional Graciela Camaño- y los directores de Parlamentario, Oscar Benini y José Di Mauro.

En su discurso, este último consideró que el balance de 2016 debe ser “óptimo” para un oficialismo que “se encontró con la necesidad de hacer pie en un ámbito en el que en principio se presumía muy complicado”, pero advirtió que en el presente año “la realidad muestra hoy un oficialismo mucho más cauteloso, una oposició más beligerante y legisladores que más temprano que tarde estarán abocados a pensar más en las urnas que en las bancas; más en las elecciones por venir, que en las leyes por tratar”. Así las cosas, Di Mauro hizo votos porque “se dejen de lado los debates que la gente espera que sus legisladores den, que no puedan avanzar los proyectos que no deben ser postergados”.

Por su lado, Oscar Benini alertó sobre una “democracia imperfecta”, cuyo desafío es “fortalecerla”. Habló de un “disenso ideologizado” y una “confrontación permanente entre modelos de país” que “nos impide dialogar, reconocer aciertos y errores”. Calificó a 2016 como “uno de los mejores años legislativos desde la vuelta de la democracia” y detalló la cantidad de sesiones y reuniones de comisión. Así las cosas, abogó como el otro director porque a pesar del año legislativo que genera siempre una menor actividad “todos los legisladores cumplan la tarea para la que fueron elegidos”.

La ganadora principal de la Cámara baja, Graciela Camaño, resaltó el papel de Parlamentario, y destacó que detrás de ese medio “hay un grupo humano que está decidido a seguir empujando hacia adelante a pesar de las vicisitudes que hemos pasado todos estos años. Así que es un reconocimiento que a mí, personalmente, me gratifica siempre”. Agradeció también a sus colaboradores, “que me aguantan en todas mis locuras”, y por supuesto al líder de su espacio, Sergio Massa, “quien con enorme capacidad sabe construir y sabe repartir el juego para que los liderazgos y las figuras políticas que estamos a su alrededor también tengamos nuestro brillo”.

“Como una militante de la política con sueños y aspiraciones, siento enormes vacíos por las cosas que no hicimos y por las cosas que hicimos mal. Por lo que no hicimos, porque nos deja un saldo que no podemos obviar. En estos días tenemos mucha gente en la calle, y no podemos decir que eso tenga que ver solamente con la decisión de un dirigente político: tiene que ver con un saldo en materia de pobreza, de desocupación”, admitió, y llamó a “ser tolerantes entre nosotros, debemos bajar los decibeles de la confrontación en la discusión política, y debemos hacer una elección donde no nos saquemos los trapitos al sol, sino que hagamos propuestas y miremos hacia adelante”.

El ganador en el Senado, Federico Pinedo, felicitó a Parlamentario, que “se ha caracterizado por cuatro palabras: respeto, información -equivalente a la verdad-, pluralismo y sostenimiento del sistema democrático”. Dijo que “tenemos la oportunidad” y “depende de nosotros” la posibilidad de “mejorar la situación social de la Argentina”, al tiempo que enfatizó en la problemática de la pobreza.

El presidente provisional del Senado agradeció a la gente de su despacho y a los colaboradores de los opositores por “la pasión a la Argentina” en su trabajo. “El oficialismo tiene la sana bendición de ser minoría”, dijo sonriendo, y agregó mirando a Graciela Camaño: “Aunque el peronismo no me lo va a reconocer”, y eso hace que estén “obligados” a trabajar en busca de consenso. Pidió además que con la oposición puedan encontrar “políticas comunes que den la respuesta del presente y futuro para los más necesitados”.

El presidente del interbloque Cambiemos de la Cámara baja, Mario Negri, no pudo estar presente por una actividad que lo obligó a viajar a Bahía Blanca, pero se leyó un mensaje enviado por él en el que destacó su agradecimiento a Parlamentario “por su labor en la difusión de toda la actividad de ambas cámaras del Congreso Nacional. Eso solo tiene un inmenso valor por lo que significa de servicio a la comunidad, verdadera depositaria de nuestra tarea. Si le sumamos la permanencia de la revista en el tiempo, más la calidad de la información, su valor aumenta todavía más”.

“En segundo lugar, mi agradecimiento a los colegas del bloque de la Unión Cívica Radical, del interbloque Cambiemos y de todos los bloques legislativos en general, porque más allá de las diferencias políticas lógicas y normales en la vida democrática de cualquier país, podemos afirmar que este parlamento está viviendo una verdadera primavera. Prueba de ello es la actividad, casi febril, del año 2016, en el cual se presentaron, modificaron y finalmente se convirtieron en leyes de la República cerca de 100 proyectos. Se realizaron, además, 473 reuniones de comisión en las que se recabaron informes personales de funcionarios del PEN y representantes de la sociedad civil. En ese sentido, podemos decir, sin exagerar, que las instituciones de la democracia argentina gozan de buena salud. Repito acá lo que decíamos el año pasado: no nos creemos dueños de la verdad y le damos un valor inmenso a la ‘aventura’ de formar acuerdos”.

El senador Juan Manuel Abal Medina agradeció a Parlamentario “por las tareas realizadas” en favor de la difusión de la actividad legislativa. “En un Congreso donde funcionan tantas comisiones, los legisladores muchas veces nos enteramos de lo que está ocurriendo en nuestro ámbito de trabajo a través de Parlamentario”, resaltó.

El ex jefe de Gabinete dijo que en las últimas elecciones el peronismo pasó a ser oposición, algo que “mucho no nos gusta”, pero consideró que el bloque mayoritario en el Senado que él integra “estuvo a la altura de las circunstancias, garantizando la gobernabilidad”.

A su turno, el diputado nacional Luciano Laspina (Pro), que preside la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda, dijo sentirse “muy orgulloso” de la premiación y la compartió con sus compañeros de trabajo, al tiempo que mencionó casos puntuales de diputados que a su criterio también son merecedores del premio, como Diego Bossio y Marco Lavagna, con quienes trabajó a la par el año pasado. También destacó a los senadores Federico Pinedo y Juan Manuel Abal Medina, presentes en el salón. “Dedicamos mucho tiempo al trabajo parlamentario, algunos más horas que yo”, manifestó.

Su compañero del bloque Cambiemos Luis Petri elogió la “encomiable labor” de Parlamentario y consideró que esta publicación “funciona como una agencia de noticias que nutre a diarios y portales del interior” sobre la labor diaria de los legisladores. “Hacemos muchos kilómetros para llegar a Buenos Aires, y el sacrificio lo pagan nuestros afectos”, expresó el mendocino. Por otra parte, el titular de la Comisión de Seguridad Interior de Diputados indicó que “con el recambio legislativo se respiraron otros aires en el Congreso”, bajo “la premisa de hablar con la verdad”.

“Apelamos al diálogo por necesidad, porque en Cambiemos somos 87 diputados, pero también por convicción”, finalizó.

La puntana Liliana Negre de Alonso asumió de entrada el desafío propuesto por los directores de Parlamentario al inicio del acto, expresando “nuestro compromiso para seguir trabajando en este año electoral, como si no lo fuera, y poder batir récord de sesiones y trabajo de las comisiones”. Asimismo dedicó un pasaje de su discurso a recordar al director de Automotores del Senado, fallecido recientemente: “El Senado se enlutó el domingo”, dijo, calificando a Guillermo Iglesia como “un gran trabajador de esta casa y un gran servidor público”.

Por su parte, el senador santacruceño Alfredo Martínez aceptó el premio como “una caricia al alma”, y extendió el agradecimiento, además de a su equipo, a “todos los empleados de la Casa. Son los que hacen posible que podamos recibir este premio”.

Con la oposición, agregó, “a veces nos sacamos chispas”, pero “podemos avanzar y sacar cosas cuando se trata de políticas de Estado”.

Otro senador premiado, Julio Cobos, calificó a Parlamentario como “un prestigioso medio de publicación legislativa sobre lo que se produce en la casa de las leyes”. Dijo que las leyes tienen que ver con las políticas públicas y remarcó que “con los pocos legisladores que tiene el oficialismo (en el Senado), si impera el consenso y la voluntad, vamos a lograr leyes”. Y pidió por último “brindarle apoyo a los proyectos de la oposición”.

Por su parte, la radical jujeña Gabriela Burgos destacó que la información publicada en Parlamentario “cada vez se difunde más”, y que el medio “funciona como transmisor de lo que hacemos en el Congreso. Sostuvo que 2016 fue “un año con mucho trabajo, donde partimos del disenso para llegar al consenso”. Además, la presidenta de la Comisión de Legislación Penal consideró que “este es un año difícil porque la sociedad está pidiendo compromiso a los legisladores”.

Visiblemente emocionada, la radical dedicó el premio a su padre y resaltó la figura del gobernador Gerardo Morales “por el cambio que está emprendiendo en Jujuy”.

Por su parte, la diputada del Pro Cornelia Schmidt-Liermann agradeció a su familia y equipo de trabajo, así como a los trabajadores del Congreso. Además, elogió a Parlamentario y lo catalogó como “parte del patrimonio cultural”.

A su vez, el senador nacional radical Luis Naidenoff destacó que está finalizando su segundo mandato y “siento satisfacción porque detrás de este premio está el esfuerzo y tenacidad de mis asesores, que trabajan con tanto apego y amor propio. Este es un premio al esfuerzo de mi equipo, tanto los asesores como el equipo administrativo”.

“Quiero reivindicar a la política como actividad central y creo que hoy los que recibimos este premio tenemos que trabajar día a día por nuestro pueblo. Tenemos que concretar muchos acuerdos para cumplir con los sueños de los argentinos”, concluyó.

Un salón colmado

Por encontrarse en refacciones el Salón Azul -habitual sede de estos actos-, la fiesta de Parlamentario se realizó en el Salón de Pasos Perdidos, que estuvo colmado de público. También hubo numerosas presencias, como el presidente de la Auditoría General de la Nación, Oscar Lamberto, y los senadores (MC) Oraldo Britos y Antonio Romero Feris.

Estuvieron también Ricardo Perreta, presidente de la Asociación de Personal Superior del Congreso de la Nación, y Juan Gianello, secretario de Finanzas de esa entidad; el diputado nacional (MC) Patricio Toto, presidente del Círculo de Legisladores Nacionales; la diputada (MC) Virginia Sanguinetti, presidenta de la Fundación Democracia, del Círculo de Legisladores, como así también el titular de la Obra Social del Círculo de Legisladores de la República Argentina, diputado nacional (MC) Bernardo Montenegro.

Hubo además muchos empresarios, como Fernando Trucco (Telecom), Encarnación Ezcurra (Telefónica), Matías Szapiro (ExxonMobil), Oscar Fernández (Acindar), Pablo Cattoni (Dow Argentina), Néstor Palacios (UKRA) y José Montaldo (TGN).

Distinciones a los medios

Parlamentario premia año a año el trabajo de los medios de difusión que cubren la actividad legislativa. Y por decimosexta vez se hizo acreedor a la distinción correspondiente a medios gráficos el diario La Nación, cuya periodista Laura Serra destacó que recibía el premio en nombre de sus compañeros y lo dedicó “a todos aquellos periodistas, asesores y legisladores que reivindican la labor del Congreso, en lo que respecta a su capacidad de comunicar”. Asimismo resaltó que “Parlamentario es un medio insustituible para nuestra labor, por eso agradezco especialmente este premio”.

En el caso de medios radiales se impuso por quinta vez Radio Mitre. Recibieron en su nombre el director del Informativo, Horacio Caride, y su colega periodista Mariel Di Lenarda. Al agradecer a Parlamentario, Caride destacó la importancia de este premio “por su peso en el Congreso”. Y resaltó que “acá muchas veces no se trabaja de la manera deseable, pero de acá se sale con más y mejor periodismo”.

En el rubro televisivo, se impuso la Televisión Pública. Recibió el premio su gerente de Noticias, Néstor Sclauzero, que en su discurso destacó “el desafío de tener un noticiero que no tenga golpes bajos, que observe y cuente historias. A veces esto no tiene mucho raitting, pero es la función primordial del periodismo”. Valoró tener “un noticiero con noticias”, y destacó que “este es un premio para todos mis compañeros, como premio a todo nuestro trabajo”.

Otro de los rubros premiados por Parlamentario es el de agencias y portales de noticias, y en este caso resultó premiada Diarios y Noticias, que se impuso así por segunda vez. Subieron a recibir la distinción los periodistas Gustavo Berón y Fernando Cáceres, quienes mencionaron también a Mónica Péndola, tercera trabajadora de prensa que representa a la agencia. “Agradecemos a Parlamentario y a los colegas por su voto. El nuestro es un trabajo casi anónimo, por eso cuando recibimos un premio es un impulso para seguir haciendo nuestro trabajo. Sobre todo en este contexto en donde muchos medios cierran”.

El periodista Fernando Fraquelli resultó distinguido en el rubro televisivo. Agradeció “a Parlamentario, que es una fuente importante para todos. En lo particular y lo colectivo, este es un premio importante porque en la TV Pública tenemos el desafío de ser un canal pluralista”. Fraquelli destacó que “este año es un año especial, pero nosotros seguimos trabajando para que sea un canal pluralista”. Por último, les dedicó el premio a su esposa e hijos.

Ariel Rodríguez es periodista de Radio Continental y fue el ganador en ese rubro. “Muchas gracias por esta distinción a mí y a todos los colegas. Este premio es también para mis colegas de la sala de periodistas y de la calle”. Tras agradecer a su familia, sostuvo que “este premio se da en un contexto complicado, pero también lo es para los colegas”.

Mejor periodista gráfica resultó Noelia Barral Grigera, quien se desempeña en El Cronista, agradeció la distinción. “Estoy muy contenta”, dijo y apuntó: “Creo que no hay logros individuales, por eso comparto este premio con mis colegas de la sala de periodistas”, y lo dedicó a su familia.

El premio correspondiente a los medios del interior fue para Mauricio Conti, de Cadena 3, quien calificó de “especial” esa jornada. Agradeció el premio y dijo que la cobertura que realizan “llega al norte, sur, este, oeste del país. Llegamos a cada rincón de la Patria”. Por último, y en lo personal, calificó la distinción como “un mimo al alma”.

Por último, Sandra Muratore fue distinguida como “mejor vocera de prensa”, cargo que ejerce en representación del jefe del interbloque radical, Mario Negri. “Quiero agradecer por este premio, pero también a mi jefe. Este premio es de todos mis compañeros de la Secretaría de Prensa. Sin ellos no hubiese podido hacer mi trabajo; les agradezco por la colaboración”.

Asimismo hubo un momento muy emotivo al ser homenajeado el periodista Santiago Pinetta, quien fue el responsable de una de las investigaciones periodísticas más resonantes de los años 90: el fraude al estado de casi 250 millones de dólares perpetrado en 1994 mediante la contratación de IBM para la informatización del Banco Nación. La distinción fue entregada por el presidente de Fopea, Néstor Sclauzero, y María Luján Batallán, miembro de esa entidad.

“Quiero agradecer a Parlamentario por haberme elegido por mi trabajo al servicio de la Nación argentina”, dijo, para definirse luego como miembro del “inmenso caudal de hombres de prensa que luchan a diario por hacer conocer la verdad”.

“Mis padres me inculcaron el amor por la verdad, y eso lo he demostrado con los hechos”, señaló con voz pausada. Para terminar, dijo esperar “que estos legisladores, diputados y senadores, logren leyes durísimas contra la criminalidad”.

Premios a la trayectoria

Como viene haciendo Parlamentario en los últimos años, también distinguió a históricos legisladores que pasaron por el Congreso de la Nación. En esta oportunidad los reconocimientos fueron para el senador nacional (MC) Hipólito Solari Yrigoyen y el diputado nacional (MC) Humberto Roggero.

Dos veces senador de la Nación, Solari Yrigoyen sufrió en 1973 y 1975 sendos atentados de parte de la Triple A y en 1976 fue detenido-desaparecido por la dictadura militar, que finalmente lo expulsó del país. Tras recordar esas situaciones, el histórico dirigente radical señaló que “es cierto que la vida de un político tiene compensaciones. Yo he vivido los dos extremos”.

Recordó entonces los atentados en su contra y agregó: “Sufrí crueles tormentos, pasé 9 meses en la cárcel, pero nunca fui acusado de nada, ni juzgado por nadie”.

“Pero también está la compensación y el reconocimiento frente a esas arbitrariedades que nos han tocado vivir como seres políticos, y esta es una de ellas”.

El cordobés Humberto Roggero presidió el bloque justicialista desde 1997 hasta 2002, y al hablar tras su reconocimiento, destacó que “es un ambiente el parlamentario que jerarquiza el Congreso de la Nación”, y destacó que “la política en la vida es el reflejo del país. Y ese reflejo del país no es distinto al resto. La política se canaliza en las sociedades de un país. Y no hay que tenerle miedo. Al juego de las pasiones lo defiende las convicciones, porque eso es la libertad, eso es la democracia, y eso es lo que la gente quiere y necesita ver”.

“La política no se hace mirando para atrás; este es otro Congreso histórico, la política se hace mirando para adelante, mirando el objetivo”, destacó. Para terminar, hizo un reconocimiento para el otro exlegislador homenajeado: “El reconocimiento a un senador que no fue peronista, el senador Solari Yrigoyen”, a quien definió como “un hombre fundamental en momentos difíciles”, y lo definió como “un ícono de la libertad y la democracia”.

Federico Pinedo: “Tenemos la bendición de ser minoría”

“Hoy es la entrega de los Premios Parlamentario número 24. 24 años es una trayectoria en la vida de cualquier persona, y más complicada en la vida de una institución. Y el Parlamentario es una institución periodística que se ha caracterizado por, yo diría, cuatro palabras. La primera es respeto. La segunda es información, quiero decir esto como equivalente a verdad. La tercera es pluralismo y la cuarta es sostenimiento del sistema democrático, así que felicitaciones por eso a ustedes.

Gracias a los que han venido hoy aquí, colegas y excolegas, y la señora secretaria de Relaciones Parlamentarias del Poder Ejecutivo, Paula Bertol.

Yo quería hacer una pequeña reflexión. Quería decirles que me llegó muy profundamente el mensaje de uno de los más importantes dirigentes de la oposición de la Argentina cuando estábamos hablando en estos días sobre el momento difícil que vive nuestro país, especialmente los sectores más pobres y más desprotegidos de la población. Esos sectores que no piensan tanto en el futuro, sino que tienen la necesidad imperiosa de sobrepasar el absoluto presente con sus familias, con sus chicos, con sus carencias, con su pobreza, con los ataques a su dignidad, con sus falencias en materia de educación para sus chicos y las falencias de toda la Nación en relación con la falta de trabajo o con la calidad de la educación y el trabajo. Y este importante dirigente de la oposición me decía que, sin embargo, a pesar de todo eso, la Argentina puede reincidir en el fracaso y en resignarse, en creer que no se puede mejorar, o la Argentina tiene una oportunidad de frenar esta situación y de revertirla, tiene una oportunidad de salir para adelante con progreso en vez de resignar las armas y someternos a la decadencia y a la vergüenza de tener compatriotas que pasan por esta situación. Tenemos la oportunidad, este es mi mensaje, que no es mío, pero me parece importante transmitírselos, y la oportunidad la tenemos nosotros.

Como depende de nosotros, yo pensando en este año que pasó les quiero agradecer en primer lugar a la gente de mi despacho por su pasión a la Argentina, que sé que van a mantener, y a los colaboradores de mis opositores, de nuestros opositores, que también han demostrado pasión por la Argentina y que han permitido que nuestro país construya lo que construyó el año pasado y siga construyendo lo que estamos construyendo todos los días. De verdad lo digo, el trabajo de los colaboradores de la oposición ha sido absolutamente relevante en el último año, y nosotros tenemos una rara bendición con el oficialismo, que es una bendición que ningún peronista me va a reconocer, es la bendición de ser minoría. Nunca un peronista diría que eso es una bendición. Sin embargo, por el hecho de que somos minoría estamos obligados a trabajar en lo mejor que tiene la democracia, que es trabajar en la búsqueda de acuerdos que nos superen a nosotros, que transciendan el tiempo y que nos obliguen a la humildad, porque a nosotros nos pasa, supongo que a todos, que cuando estamos mal, cuando mantenemos la humildad es cuando somos mejores, y eso es lo que está produciendo una situación de minoría en ambas cámaras del Congreso, por lo menos así nos sentimos nosotros.

Estamos en un desafío del futuro muy grande, estamos viviendo una etapa de la historia que ha revolucionado y va a revolucionar más nuestras vidas y las de nuestras familias. Hace unos años uno interactuaba muy poco con otras personas: si alguien quería vender un producto tenía que mandar una carta, o tenía que hace run viaje para saludar a un señor y por ahí volverse sin la posibilidad de haber concretado su acuerdo. Hoy con un botón todo el mundo está relacionado con todo el mundo, en cualquier lugar del planeta, las 24 horas del día, y eso significa un desafío increíble, inimaginable. Ninguno de nosotros sabe cómo vincularse con el futuro desde ahí porque no hemos tenido la experiencia, es una experiencia de cambio permanente y es una experiencia de estar todo el día con lo desconocido y es una experiencia que todo cambie sin saber cómo, porque influyen en eso cientos de personas permanentemente y simultáneamente. Entonces, tenemos que acostumbrarnos a eso, y la manera de acostumbrarnos es tener apertura, eso requiere respeto por el otro, y poder actuar requiere también adaptabilidad y darse cuenta que no somos los únicos dueños de la verdad y tenemos que adaptarnos con velocidad, con iniciativa, permitiendo la renovación. Y todo esto impacta en la educación, impacta en los servicios, en la producción, los servicios, la cultura, la información. Bueno, tenemos un enorme desafío quienes representamos al pueblo de las provincias de la Argentina en un mundo como este. No me imagino el futuro ese sin esta colaboración.

Yo comprendo que la política es confrontación, y también comprendo que hay gente que lo que le gusta es dar los debates, pero aparte de pelearnos y dar los debates, tenemos la responsabilidad de encontrar políticas comunes que den respuesta de presente para los más necesitados, que hablé al principio, y respuestas de futuro para que nuestros chicos puedan desarrollar con sus familias de acuerdo a sus valores. Así que me parece que hemos hecho un enorme aprendizaje el año pasado, que lo seguimos haciendo hoy y que lo seguiremos haciendo. Así que les agradezco mucho a mis adversarios, a los periodistas, que nos critican y que nos muestran nuestros límites y nuestras falencias y que colaboran con la construcción de la democracia. Muchas gracias”.

Graciela Camaño: “Debemos bajar los decibeles de la confrontación”

“Es un gusto estar con todos ustedes. Un agradecimiento muy especial al medio. Yo siempre reivindico a este medio, porque como se dijo a lo largo de toda la tarde, nos ha demostrado que con trabajo, perseverando, teniendo un objetivo claro, se pueden lograr cada vez más elementos y mejorar. Cuando algunos de nosotros que estamos aquí hace mucho tiempo tomamos el primer ejemplar de Parlamentario, y vemos lo que es el medio hoy, no solamente en la edición impresa sino también con la actualización mediante las nuevas tecnologías, vemos que efectivamente hay un grupo humano que está decidido a seguir empujando hacia adelante a pesar de las vicisitudes que hemos pasado todos estos años. Así que es un reconocimiento que a mí, personalmente, me gratifica siempre.

Obviamente el agradecimiento a todos los que trabajan en el despacho, que son fabulosos; a mis compañeros de bancada, que me eligieron para presidir el bloque y que me aguantan en todas mis locuras; por supuesto a quien lidera el espacio político, Sergio Massa, quien con enorme capacidad sabe construir y sabe repartir el juego para que los liderazgos y las figuras políticas que estamos a su alrededor también tengamos nuestro brillo. Fundamentalmente el agradecim”iento a quienes nos permiten que esta tarde estemos aquí, aquellos que son los que en definitiva eligen cada dos años. Más allá de lo que pueda provocar que la dirigencia política distraiga un poco el tiempo parlamentario en campañas, creo que es la virtuosidad que tiene el sistema, que cada dos años, como la Constitución lo establece, los argentinos decidan sobre nuestra estadía aquí.

Por supuesto que tenemos muchos déficit. Como una militante de la política con sueños y aspiraciones, siento enormes vacíos por las cosas que no hicimos y por las cosas que hicimos mal. Por lo que no hicimos, porque nos deja un saldo que no podemos obviar. En estos días tenemos mucha gente en la calle, y no podemos decir que eso tenga que ver solamente con la decisión de un dirigente político: tiene que ver con un saldo en materia de pobreza, de desocupación. Esto tenemos que asumirlo como propio sin mirar el pasado. Concuerdo con Humberto (Roggero) en que eso de que estar tirando a cada rato la pelota para atrás no sirve para el ciudadano argentino como solución en el hoy, el ahora, a sus problemas. Si todos asumiéramos las responsabilidades del ahora, y las asumiéramos con grandeza, con patriotismo, con generosidad, otro sería el cantar de nuestra querida Argentina.

Vamos a seguir trabajando y vamos a seguir construyendo el diálogo, que no es el patrimonio de una sola fuerza política. La situación política nos hace ver que ése va a ser el imperativo el próximo año. Debemos ser tolerantes entre nosotros, debemos bajar los decibeles de la confrontación en la discusión política, y debemos hacer una elección donde no nos saquemos los trapitos al sol, sino que hagamos propuestas y miremos hacia adelante. Porque el año que viene vamos a seguir teniendo que reunir consensos, y creo que esa es la gran inteligencia que ha tenido nuestro pueblo el año pasado, este año y el año que viene. Nos están obligando a los dirigentes políticos a que tengamos capacidad de diálogo, porque el diálogo no sirve sólo para la coyuntura. Cuántos años para adelante podríamos pensar los políticos si nos animamos a un diálogo institucionalizado y serio…

Quiero compartir este regalo, que para mí es una enorme gratificación, con esos enanos que están por ahí (en el Salón de Pasos Perdidos), que son mis queridos nietos, y a los que no están acá, porque tengo nueve nietos y un bisnieto, y son sus ojitos los que me llevan siempre a ir para adelante. Muchas gracias”.