BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 18 de agosto de 2017
OPINIÓN
Política, información y el desarrollo de la era digital
Por Patricia Giménez. Representante argentina en el Foro Global de Mujeres Parlamentarias, la diputada advierte que la nueva era de la información conlleva nuevas problemáticas que los líderes políticos deben poder encontrar respuestas.
11 de abril de 2017
La era digital plantea un dilema entre interconectividad y desconectividad a la que los líderes políticos debemos prestarle suma atención.

La digitalización puede ser útil para estar más cerca de los individuos y conocer las demandas de la sociedad, pero al mismo tiempo el uso de estas herramientas disminuye la comunicación cara a cara y el vínculo emocional entre nosotros, los políticos y la ciudadanía.

Además, el mayor acceso y rapidez en el flujo de información podría provocar, ante la abundancia de datos, muchos de ellos falsos, que no podamos procesar adecuadamente la información provocando la toma de decisiones erróneas. Esto podría generar interrupciones en la comunicación con los ciudadanos y sumar un factor de descrédito hacia nuestra tarea.

Nos toca liderar hacia un futuro digitalizado incierto, que nos exigirá un mayor compromiso con la transparencia.

Como expuse en la conferencia “La digitalización: políticas para un futuro digital” organizado por el Foro Global de Mujeres Parlamentarias (WIP - Women in Parliaments), estoy convencida de que debemos desarrollar habilidades para seleccionar información de calidad y luego procesarla para tomar decisiones acertadas.

Debemos definir una agenda en temáticas que nos unan y adaptar las políticas internacionales a las particularidades de nuestro país, para resolver los problemas que el exceso en el flujo de la información nos trae en nuestra tarea cotidiana.

Siendo transparentes y responsables, respetando el Estado de derecho y las instituciones, podremos establecer vínculos de confianza perdurables con los ciudadanos que sean profundos, creíbles y durables en esta era digital en la que tener el mayor flujo de datos no significa ser el mejor informado.