BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 25 de abril de 2017
OPINIÓN
Jubilados, la deuda para con ellos continúa
Por Mirta Tundis. La diputada especialista en temas previsionales cuestiona la "reparación histórica" y sostiene que el sueldo que tienen los jubilados no alcanza para cubrir sus necesidades.
15 de abril de 2017
La última tentativa oficialista apuntada al cambio del margen de movilidad jubilatoria puso en agenda una cuestión que tanto yo personalmente como los que luchan por los derechos de nuestros adultos mayores venimos evidenciando de un tiempo a esta parte: los jubilados fueron el sector que más perdió con la inflación, y sus derechos están siendo vulnerados en tanto no se les de lo que les corresponde. Debo mi banca a todos aquellos jubilados que confiaron y confían en mí y son testigos de mi trayectoria personal a lucha de ellos. El último ajuste y posterior marcha atrás nos pusieron cara a cara con la realidad de una gestión que en vez de intentar proteger a los sectores más vulnerables, los trata como un número más en la cartera de gastos estatales.

En vez de obtener la “reparación histórica” que les fue prometida, un gran número de adultos mayores recibieron 60 pesos de aumento y ajuste como pago por la confianza depositada en el Estado, que es responsable de su bienestar. Hoy alrededor de 3 millones de jubilados cobran 6.394,85 pesos (un sueldo que no alcanza a cubrir sus necesidades). Así, vemos cómo nuestros abuelos encaran la pérdida de su poder de compra sin cortes de calle, sin escándalos, mientras soportan las embestidas de una economía que parece no dar tregua, muchos sin siquiera la posibilidad de poder comprar sus medicamentos. Por otra parte, este año los sectores más vulnerables que suelen percibir ayuda económica en la forma de asignación universal o asignación por embarazo y que se sufrieron las consecuencias de desastres meteorológicos no recibieron el haber doble que el estado da en estos casos.

Estas Pascuas nos recibieron con un 40% de aumento en los productos tradicionales, sin contar los tarifazos previstos para los próximos meses. La falta de sensibilidad del gobierno con los sectores más golpeados pone en evidenciala política clasista a la que tiende el oficialismo. “No nos pueden correr por corregir un error matemático de 20 pesos”, dijo un funcionario del oficialismo. Podemos decir con toda certeza que 20 pesos no son lo mismo para el vicejefe de Gabinete que para un jubilado que cobra menos de lo que sale su canasta básica.

Es de vital importancia para mí que represento a quienes me votaron alzar la voz por los jubilados y los que menos tienen para poder hacer de nuestra patria, un país más justo para todos, donde el trabajo de una vida sea recompensado con la seguridad de saber que el día de mañana a ningún trabajador le va a faltar lo que necesite, y no vivir con extrema incertidumbre. En épocas de vacas flacas es cuando los representantes debemos procurar mantenernos firmes en la protección de los derechos y presionar más fuerte para que los sectores que más sufren la recesión sigan gozando de los beneficios que merecen. Las necesidades de la gente no son un número, y como representantes les debemos nuestro trabajo a los que más nos dan y menos tienen.