BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 24 de junio de 2017
NOTICIAS
Diputados oficialistas rechazaron denuncia en su contra por la compra de armas a EE.UU.
Eduardo Amadeo y Luciano Laspina presentaron sendas cuestiones de privilegio contra un grupo de legisladores del Frente para la Victoria que los acusaron ante la Justicia.
19 de abril de 2017
En la primera sesión de este año en la Cámara de Diputados, los legisladores Eduardo Amadeo y Luciano Laspina (Cambiemos/Pro) presentaron sendas cuestiones de privilegio en contra de un grupo de diputados del FpV-PJ, quienes los denunciaron por la compra de armamento bélico a Estados Unidos.

Amadeo calificó al hecho como “un episodio inédito y vergonzoso para esta Cámara” que “tuvo por objetivo intimidarnos” a través de una “falsa denuncia”. “No tenemos nada que esconder”, dijo y contó que en la reunión con congresistas norteamericanos se habló sobre la posibilidad de “donar recursos” para el Ministerio de Defensa argentino.

Resaltó que la gestión de Mauricio Macri recibió un “desastroso equipamiento”, y disparó contra sus pares de la oposición de que “se llenan la boca de hablar de soberanía”, pero en “la década ganada” hubo “100 aviones pérdidas” y una fuerza aérea “devastada”.

“Yo entiendo que tengan miedo de que aparezcan otros intendentes como los de Itatí”, apuntó en referencia al jefe comunal correntino Natividad Roger Terán, y en relación a la intención del oficialismo de adquirir las armas para combatir el narcotráfico.

Y finalizó: “En 40 años de vida política no tengo ni una mancha. Hay que ver cuántos de los que nos denuncian pueden decir esto. Ninguno de nuestro bloque tiene en su agenda el teléfono de algún procesado por robarle a los pobres”.

Por su parte, Laspina aseguró que en la reunión con parlamentarios de Estados Unidos “se hablaron muchos temas” e incluso estuvieron presentes “diputados del Frente para la Victoria”. “Este Congreso ha recuperado la diplomacia parlamentaria. Antes venían solo de Irán y de Venezuela”, agregó.

El diputado macrista calificó a la denuncia como “alocada” y de “gravedad política”. “No se puede admitir que señores diputados se sumen a cualquier tipo de injuria. Es una estrategia sucia”, sostuvo y subrayó que “más allá de la bronca, la amargura y decepción, no hay nada que no pueda solucionarse con un pedido de disculpas”. “Tienen mi teléfono”, concluyó.

La respuesta desde el FpV-PJ vino por parte de Guillermo Carmona, vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, quien remarcó que “resulta insólito e inusitado” que “se plantee una cuestión de privilegio contra diputados por ejercer sus funciones”. “Tenemos obligación de denunciar aquellas situaciones que puedan constituir un delito”, destacó.

El legislador subrayó que la compra de armas “es un hecho que requiere explicaciones”. Consideró además que las palabras de los diputados oficialistas son “un agravio no sólo contra los denunciantes” sino también para “todos los integrantes de este cuerpo”.

“Quieren cancelar las reglas del juego democrático. Acá no se puede decir, no se puede denunciar, no se puede hablar”, cuestionó Carmona. “¡Tampoco podemos pedir que vengan los ministros a dar explicaciones!”, fustigó en referencia a las palabras de Amadeo, quien durante su discurso dijo: “No los llamen a (Susana) Malcorra y (Julio) Martínez”.

Y añadió: “No es una competencia de los legisladores participar de la compra de armamento. ¿Para qué queremos chatarra, a cambio de qué esta donación tan generosa?”.