BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 20 de noviembre de 2017
OPINIÓN
El peor Congreso en 13 años
Por Juan Carlos Díaz Roig. Para el diputado formoseño, el Parlamento representa hoy “una mera escribanía” del Ejecutivo y va aún más lejos al calificarlo como “el peor de la democracia”.
20 de abril de 2017
Los medios hegemónicos construyeron pacientemente en 10 años, el relato macrista.

Manipularon tanto la opinión pública, que la misma tomó por verdades una serie de mentiras, la sistémica repetición diaria de ellas, explica que gran parte de la población, las creyera como verdades absolutas, irrefutables.

Por ejemplo, que en el 2015, la economía no creció. Luego el INDEC de Macri, el de Todesca, aclaró que en realidad había crecido un 2,6%. O que no se generaron empleos privados. Pero el propio Ministerio de Trabajo de Triaca, informa con la fuente del S.I.P.A., que en el 2015 se registraron 145.000 nuevos trabajadores privados.

Hoy desnudaremos otro relato no menor. Otra mentira, institucionalmente muy utilizada.

Es la famosa: “El Congreso Nacional era una escribanía del Poder Ejecutivo”.

Tanto se repitió esta mentira, que hasta el último de los argentinos quedo convencido de ella.

Por si fuera poco, se sumó en el 2016, la afirmación que ahora sí nos encontrábamos ante el mejor Congreso, y que se daba participación a todos los diputados y bloques.

Mirando los números, resulta que durante el período 2003-2015, tuvieron sanción o media sanción en la Cámara de Diputados, 3.358 proyectos. De ellos, 705, esto es, el 20,99% solamente, se originaron en el Poder Ejecutivo.

Por lo tanto, el 79,01 % de los proyectos sancionados en la Cámara de Diputados de la Nación, casi el 80 %, tuvieron iniciativas de diputados y senadores, y no del Poder Ejecutivo.

Y por si fuera poco, la mayoría de estos proyectos, se originaron en diputados o senadores de la oposición.

¿Qué pasó en el 2016?... con la mayoría automática de Cambiemos, el Frente Renovador y el bloque de Bossio, también los medios hicieron creer a los argentinos que era el Mejor Congreso y que la pseudo oposición tenía un gran protagonismo.

Digamos en primer término que en el 2016, el 41,3% de las sanciones y medias sanciones de Diputados, de los proyectos, fueron iniciativas del Poder Ejecutivo. Y sólo el 58,7 % fue de los diputados y senadores, con el agravante de que Macri vetó 6 leyes, bajando este porcentaje.

Es decir que el famoso mejor año del Congreso Nacional, sobre 174 sanciones y medias sanciones, 72 fueron del Poder Ejecutivo.

La verdad es que en los últimos 14 años, el Congreso fue una escribanía del Gobierno en el primer año de Macri.

Pero, más grave aún es el 2017. En los primeros 4 meses de este año, que además es año electoral, y seguramente estará sujeto a receso por varios meses por dicha causa, solamente se aprobaron 3 leyes.

En febrero, como extraordinaria, una ley que defiende a las aseguradoras de ART, no a los trabajadores, y en marzo la ley de emprendedores y la del uso medicinal de cannabis.

De las 3 leyes aprobadas, 2 se originan en el ejecutivo, y una en una diputada oficialista.

Por si fuera poco, yendo al total de las leyes tratadas en recinto y con sanción o media sanción, resulta que en 2016, fueron 174. En la grilla de los 13 años tomados desde el 2003, y pese a los conciliadores esfuerzos del presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó, es la tercer peor performance, sólo superada por el 2005 (año electoral) y el 2010. Aún así, en dichos años, las iniciativas del PEN, fueron inferiores al 20%.

La fuente de estos datos es la Dirección de Información parlamentaria de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación (oficial). Cualquiera lo puede corroborar.

Lo cierto es que estamos ante el peor Congreso de la democracia.

¡Y que este Congreso sí que es una mera escribanía del Gobierno!