BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 18 de agosto de 2017
OPINIÓN
Cambiemos propone respuestas punitivas a problemáticas que requieren inclusión
Por Gabriela Estévez. El oficialista Javier Pretto presentó un proyecto que prevé “penar con prisión a las personas que se manifiesten con el rostro cubierto y/o con elementos que pudieran causar lesiones o daño”.
21 de abril de 2017
Parece una muletilla de tanto repetirse. Pero estas políticas de ajuste y exclusión no pueden derivar en otra cosa que represión. Y la protesta social está en la mira, porque nuestras tradiciones indican que la organización popular se hará sentir en cada movilización, cada olla popular, cada piquete.

Ahora bien, lo que más alarma no son las posibles interpretaciones literales del enunciado que pueda hacer un Tribunal; todos coincidimos en que las manifestaciones siempre deben darse en un marco de paz y respeto hacia el otro.

Lo que realmente preocupa es que esta ley sea la única reacción de los funcionarios de Cambiemos ante la repuesta que ya está dando el pueblo a las políticas que restringen derechos y empobrecen a los argentinos.

El gobierno de Macri adoptó medidas económicas de ajuste y achicamiento del Estado, y cuando el pueblo sale a las calles a manifestarse en rechazo a esas políticas, lejos de rever el rumbo político y económico, reacciona reprimiendo la protesta social. Y ahora va por más: busca criminalizarla y generar instrumentos legales que no entorpezcan su cometido.

En síntesis, brinda respuestas punitivas a problemáticas que requieren un abordaje desde la inclusión.

El proyecto de Pretto es apenas una iniciativa más, le concedamos que trasparenta su idea de la protesta. Pero desde las usinas de construcción subjetiva de sentido común -con los medios como ariete- ya venimos recibiendo mensajes profundamente anti democráticos, para denostar la organización popular.

Una vez más, Cambiemos deja entrever el sesgo autoritario que subyace a los bellos enunciados republicanos que desde el Presidente para abajo repiten cual credo. Nadie podrá negar ya cuáles son las verdaderas concepciones con las que gobierna: restringir derechos, avasallar garantías constitucionales.