BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 28 de junio de 2017
ENTREVISTAS
“Hoy la CGT es un mamarracho”
Gerónimo “Momo” Venegas no tiene contemplaciones con la central obrera, a la que cuestionó desde su normalización, y no menos duro es con el kirchnerismo. Alineado con su partido Fe dentro de Cambiemos, no solo vaticina que ganarán las elecciones, sino que “vamos a arrasar”.
23 de abril de 2017
Por Agustín Alvarez Parisi

Si algo no tiene el líder del Partido Fe y de la UATRE, Gerónimo “Momo” Venegas, son pelos en la lengua. Se nota claramente cuando se muestra muy severo con la oposición, en particular el kirchnerismo y también el massismo, al que considera “más de lo mismo”. Y no ahorra cuestionamientos hacia la CGT, a la que le critica tanto la marcha del 7 de marzo como el paro del 6 de abril. Y ni qué decir del triunvirato que la conduce, al que se refiere como “estos tres muchachos” que para él tendrían que haberse ido el día después de la marcha que le copó la izquierda.

En diálogo con Parlamentario, asegura que “el país sale adelante acompañando a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal”.

- El gobierno de Mauricio Macri lleva 16 meses. ¿Cómo observa usted la marcha del mismo?

- A pesar de que hemos tenido muchísimas dificultades, y no hablo de lo que nos dejaron, sino de las inundaciones, los incendios de campos en La Pampa y todos estos fenómenos climáticos, que quiérase o no te paran un poco porque te ocupan un espacio que no lo tenés planificado; a pesar de todo esto vamos a tener una supercosecha. Y esto es porque el campo volvió a creer en el país. Reitero, a pesar de todos los problemas climáticos que se han dado en distintas regiones del país, creo que el país ha avanzado muchísimo. Nosotros veíamos cómo nuestros capitales se iban para producir a Brasil, Paraguay, Uruguay, y no producían acá, y además se llevaban nuestra genética, nuestra tecnología, se llevaban todo lo que puede producir nuestro país, que es muy rico en todo. Tenemos las mejores carnes, los mejores granos, las mejores frutas y se iban a producir a otro país; hoy están produciendo acá. Este año el campo ha invertido 58 mil millones de dólares en la tierra y estas inversiones son las que van a producir una gran cosecha para este año, a pesar de las pérdidas que hemos tenido y que son cuantiosas por las inundaciones.

- Sin embargo la oposición critica a Macri y sostiene que cada vez hay más pobres, más desocupación, aumenta todo, las tarifas…

- Las tarifas se tendrían que haber actualizado cuando Duhalde le entregó el gobierno a Néstor Kirchner, porque en ese momento había un 3 por ciento de inflación anual, un dólar competitivo de 3,10 y una tasa de crecimiento del 6 al 7 por ciento. Ahí se tendrían que haber blanqueado las tarifas.

- ¿Por qué no se hizo ese blanqueo?

- Porque si se blanqueaban las tarifas había que dejar los subsidios y si dejaban los subsidios no podían seguir robando. La mejor forma de robar para el Gobierno anterior fue subsidiar, porque el 50 por ciento del subsidio y en algunos casos mucho más le volvía al Gobierno y documentaban como que el subsidio lo habían dado al cien por ciento.

Por ejemplo tenemos la tragedia de Once, donde había un subsidio de por vida, y la tragedia fue porque no hubo mantenimiento de los trenes y las vías. Bueno, todas esas cosas se fueron haciendo en mayor o menor escala en el país a través de los subsidios. Los subsidios eran el mecanismo más fácil que tenía el kirchnerismo para robar a los argentinos.

- ¿Hay que cambiar la política económica como reclama la oposición?

- Si hablamos de la política económica, la CGT es la que está pidiendo eso. Precisamente la CGT hizo un paro hace pocos días pidiendo que se cambie. Me pregunto: ¿qué es cambiar la política económica? La CGT siempre que ha hecho una medida de fuerza ha sido a través de un elemento en el cual los trabajadores se sentían identificados e iban acompañando a la CGT. Pero hoy la CGT es un mamarracho, como dije el día que se normalizó… Estos tres muchachos tendrían que haber renunciado al otro día de la marcha que hicieron a la Plaza, porque esa marcha fue manejada por la izquierda, perdieron el escenario, perdieron el atril, y donde dice CGT le pusieron una cruz negra como que la CGT estaba muerta. Eso no solamente lo sufrieron ellos, que son unos desvergonzados, sino lo sufrí yo también como dirigente gremial. Es la primera vez en la historia del movimiento obrero que pasa algo así en una plaza. En segundo lugar, el paro que tiraron para el 6 de abril lo hicieron porque la izquierda presionó, porque sino se iba a dar lo que decía Perón: “Con los dirigentes a la cabeza, o la cabeza de los dirigentes“.

- Pero el paro tuvo mucha adhesión.

- Fue un paro con piquetes, y la gente temprano escucha la radio o ve la televisión y ve que hay piquetes por todos lados, se asusta y no va a trabajar. Pero no había un motivo real para que el trabajador dijera “hoy no voy a trabajar porque me identifico con lo que está reclamando la Confederación General del Trabajo”.

- ¿Por eso no participaron los gremios adheridos a las 62 Organizaciones que usted preside?

- No participaron los gremios de las 62 y muchos gremios que están en la CGT realmente no han demostrado que han participado… Pero volviendo a la marcha del 7 de marzo, allí no hubo trabajadores, hubo movilizaciones de organizaciones sociales y de partidos políticos como pidió la CGT, equivocándose, porque la CGT no es para hacer política, sino es para defender los intereses profesionales de los trabajadores. Para hacer política están los partidos políticos y las 62 Organizaciones. La CGT tiene que ser pluralista, tiene que haber peronistas, radicales, socialistas.

- Pero convengamos que también hay trabajadores de izquierda…

- Claro que hay trabajadores de izquierda, pero no en la CGT. Estuve muchos años en la CGT, hasta el 22 de agosto del año pasado, y no había gremios que fueran manejados por la izquierda, salvo los metrodelegados y algún otro, pero hoy la CGT ha sido entregada a la izquierda, abiertamente.

- ¿Porque se alejó de la CGT?

- Porque la CGT es massista, están Héctor Daer y Carlos Acuña que son massistas, y (Juan Carlos) Schmid si no lo es, lo disimula muy bien, y esto en vez de ser una CGT es una central obrera de oposición al Gobierno. Yo confío en la impugnaciones que le hemos hecho a la CGT cuando se normalizó, y creemos que vamos a tener una resolución favorable y se va a convocar a otro congreso de unidad. Esperemos que muchos gremios que hoy están ahí, seguramente equivocados, recapaciten y sepan que la CGT tiene que ser conducida por un secretario general y un consejo directivo.

- ¿Por qué cree que no llegan las inversiones?

- Han llegado al país 116 mil millones de dólares del blanqueo; esos van a pagar impuestos. Creo que en el blanqueo de Kirchner entraron 7 mil millones, pero nunca entró al país una cifra como esta, eso basta para demostrar la confiabilidad que tienen los capitales en la Argentina.


- El Gobierno impulsa un blanqueo laboral para regularizar la situación de trabajadores que están en negro. ¿Considera que se podrá llevar adelante esta iniciativa?


- Sí, se puede llevar adelante, pero todos tenemos que trabajar. Nosotros recuperamos el Renatre, que fue estatizado por el Gobierno anterior, dentro de la persecución política que me hicieron a mí durante diez años. Sacaron una ley para destruirme el gremio, quedarse con el Renatre y quedarse con un montón de cosas que tenían de beneficios los trabajadores. Y lo lograron porque no han habido gobiernos más dañino que los de los Kirchner . Pero ni aun así fui a pedirles nada, seguí resistiendo y hoy tengo un valor agregado: a cualquier lado que voy los compañeros toman como reseña lo que hizo Gerónimo “Momo” Venegas, que nunca se doblegó ante el poder del kirchnerismo. Eso a mí realmente me llena de satisfacción, porque sabía que al resistirme era acompañado por todos mis trabajadores.

- Por allí se escuchan muchas críticas que dicen que Venegas no combate el trabajo en negro en los trabajadores rurales. ¿Qué tiene para decir al respecto?

- No, esas críticas se escuchaban cuando estaba el kirchnerismo, hoy tenemos firmado un convenio con migraciones y con el Renaper. No solamente vamos hacer inspecciones y vamos a registrar a los trabajadores, sino también a los indocumentados le vamos a dar el documento, el DNI. Nosotros hemos dotado de internet a camionetas que tenemos y vamos a salir por las provincias. Por ejemplo, vamos a estar en el medio de la selva de Misiones y vamos a poder extender el DNI a un indocumentado. Esto cierra porque la crítica que yo recibía del trabajo en negro era porque a mí no me daban un inspector. ¿A mí me iba a dar un inspector el ministro (Carlos) Tomada para que yo hiciera una inspección? De ninguna manera. Y todo lo que pudieran decir Tiempo Argentino, 6, 7, 8, y todos los canales que siempre sacaban algo de mí… Tiempo Argentino me publicaba en cualquier página como que era un negrero; yo soy un auténtico trabajador rural, trabajé en su momento como esquilador, como estibador. He sido uno de los que ha implementado un registro a nivel nacional para que se registren no solamente los trabajadores, sino también los empresarios. Porque así como tenemos a los trabajadores registrados, queremos saber cuántos empresarios tenemos en el sector de la producción, que estén con nombre y apellido, y esto es realmente por algo que fue creado por nosotros.

Entonces mañana sacas una foto satelital de un determinado lugar y de acuerdo con la razón social del campo sabés qué produce, cuántas toneladas por hectárea rindió ese campo… Acá se terminó la evasión en el sector agropecuario.

- El Ministerio de Trabajo publicó en el Boletín Oficial una serie de recomendaciones a los gremios para que haya voto electrónico y que no se puedan presentar los dirigentes que tienen causas. Es decir, democratizar los sindicatos y que haya pluralismo. ¿Se podrá implementar esto?

- Creo que sí, no sé si el voto electrónico, pero se pueden hacer cosas. Pero acá no jodamos, si el Ministerio de Trabajo va a controlar que se hagan las cosas bien y que cuando quieren participar otras listas la dejen participar, se terminan los problemas. Lo que pasa que algunos corren con el caballo del comisario, no en el caso mío, porque en los dos últimos mandatos que tuve en el Gobierno del kirchnerismo y a mí me mandaban no un inspector, sino tres inspectores a contar los votos que tenía. Qué casualidad, había 711 congresales y me votaban los 711, o sea que eso acredita que soy un auténtico dirigente y que mis trabajadores que van al congreso de UATRE van a votarme a mí.

- Teniendo en cuenta todos los problemas económicos que tiene la gente, ¿cree que en las próximas elecciones Cambiemos podrá tener el apoyo de los votantes?

- Creo que en las próximas elecciones vamos a ganar nuevamente, vamos a arrasar, va a ganar el compañero presidente de la Nación, Mauricio Macri; va a ganar la compañera gobernadora María Eugenia Vidal, y se va a terminar este resabio kirchnerista que todavía se resiste a darse cuenta que perdieron el poder. Estamos dando vuelta la historia de nuestro país con fe en Cambiemos.

- Usted dice que gana Cambiemos en las elecciones de medio término. ¿Y si se presenta Cristina Kirchner?

- Cristina tendría que estar presa y seguramente cuando el juez va y abre la computadora y pone Cristina aparecerán 50 causas de arriba hacia abajo, pero al costado aparecen 20 o 30 protagonistas más de esas causas, entonces para meterla presa a Cristina tienen que cerrar una de esas causas. Pero no solamente para Cristina, sino para todos los componentes que están dentro de esa misma causa, (Amado) Boudou, y otros tantos. Entonces le es muy difícil al juez poder terminar una causa. Pero no tengo ninguna duda de que cuando terminen con la primera causa, Cristina termina presa y va a tener que devolverle todo el dinero que les robó a los argentinos, porque estuvieron 12 años fabricando pobres a costa de los argentinos. Con la misma plata de los argentinos fabricaban pobres...

- Usted es peronista de la primera hora. ¿No está arrepentido haber apoyado a Cambiemos donde esta Macri, que dicen que es de derecha?

- Yo estoy muy orgulloso de estar en el frente, porque Cambiemos es un proyecto nacional y federal. Y esto va más allá de las ideologías; están los radicales, los del Pro, estamos los peronistas; es decir, hay de distintos partidos. Esto es pensar en el país y no pensar que nosotros solos podemos sacar el país adelante. El país lo tenemos que sacar entre todos; el país sale adelante acompañando a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

Este país tiene de todo y tendría que ser el referente en Latinoamérica, este país tiene piso, pero no tiene techo. La recepción que tuvimos en España, luego como fue recibido el presidente en Holanda, es la muestra de que el mundo quiere que Argentina sea la Argentina que mostró Perón, el granero del mundo, una potencia en alimentos, tenemos para producir de todo. Entonces, ¿qué mejor que ponernos a producir, producir y producir? Y no vender nuestra materia prima, sino darle el valor agregado para que esto genere más puestos de trabajo.

- ¿Qué le diría a la gente que está pasando una situación difícil?

- En primer lugar, yo soy un hombre de fe, le diría a la gente que hay que tener fe. Vuelvo a repetir: hay que luchar para terminar con estos resabios; que se terminen de una vez en las urnas, no estoy hablando de terminar de otra manera, que el pueblo argentino demuestre en las urnas que quiere un cambio. Ese cambio es el que se va dar, donde un trabajador pueda tener acceso a una vivienda, donde un trabajador pueda tener un trabajo con el que pueda sustentar a su familia, mandar sus hijos a la escuela y que puedan continuar sus estudios en la universidad y puedan recibirse de médico, ingeniero o abogado, con el poder adquisitivo del salario.

Acá tiene que haber entre el capital y el trabajo un equilibrio, el presidente que hoy está gobernando tiene que encontrar un punto de equilibrio entre el trabajo y el capital. Y si logramos eso, el país sale adelante rápidamente.

- ¿Cómo se podría lograr eso?

- Para que se logre eso tenemos que tener una Confederación General del Trabajo con dirigentes que sepan lo que tienen que hacer en la CGT y no con dirigentes mandados por segundos o por terceros que no tienen nada que ver con lo que piensan y hacen los trabajadores.