BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 12 de diciembre de 2017
OPINIÓN
Universidad personalizadora
Por Edgardo Néstor De Vincenzi. Ante la crisis que denuncian los resultados de las pruebas internacionales, el rector de la UAI recuerda que hace años que se vive una crisis de formación educativa.
5 de mayo de 2017
A partir del resultado de algunas evaluaciones internacionales parece que reaccionamos por un momento y nos damos cuenta de que la educación argentina está en riesgo. Debemos ser conscientes que, desde hace varios años, nuestra sociedad está padeciendo una crisis de formación.

En los últimos decenios del modernismo y posmodernismo se redujo la educación a la información y esto no es posible. En lo escolar se asegura la lectoescritura y la resolución de problemas matemáticos (lo que mide por ejemplo PISA), y se ignora y se desentiende la formación de la personalidad del ser humano que implica la ética, la moral, la creatividad, etc.

Es importante que las instituciones brinden una educación personalizada donde quede en claro que educar no es enseñar sólo matemática o geografía, es mucho más que eso, es enseñar a pensar, es asegurar, a través de la vivencia, el acendrar valores, desde el amor, a la creatividad, pasando por la voluntad, el orden la disciplina, la solidaridad, la trascendencia, la finitud. Educar es asegurar el saber aprender a aprender creativamente los conocimientos científicos en pos de resolver y ser capaces de crear en todos los ámbitos.

La educación debe preparar para la vida, lo que significa asumirla en su complejidad y diversidad, con la capacidad de mantener los rumbos o direcciones esenciales, pero con la flexibilidad y apertura a las nuevas alternativas, por lo tanto creativamente, a través de la resiliencia.

Nada de lo que ocurre es por casualidad. Familia, Escuela, Sociedad y Estado conforman un todo, en donde cada una de estas partes se encadena y retroalimenta, construyendo el camino por donde pasa el presente, con la consecuencia del pasado y a la espera del futuro.

Por ello, es fundamental el desarrollo de estrategias didácticas y dispositivos institucionales que favorezcan el aprender a aprender, el aprender a emprender, la cooperación intelectual, la inteligencia creativa y la emoción inteligente, acompañado de la implementación de diseños curriculares que favorezcan el desarrollo de competencias personales y sociales en instituciones personalizadoras, de modo de fortalecer sujetos autónomos, solidarios, con juicio crítico y liderazgo democrático, a lo largo de toda la vida del sujeto.

Para formar a una persona en cualquier ciencia, hay que formarse y formar en la “secuencia” de la filosofía, la política, la psicología y la sociología. Teniendo siempre en cuenta que la Política convoca el campo científico más importante, ya que cada una de las decisiones tomadas en ese ámbito tiene un impacto inmediato en millones de personas, tanto en nuestro país como en el mundo.

La sabiduría más importante y calificada es conocerse a sí mismo (yo soy cada momento, cada día) y saber lo que podemos hacer (yo puedo) cada día. Esto nos diferencia de cualquier máquina, que aunque es más productiva que el ser humano más capaz, no puede generar un desarrollo del pensamiento creativo.

Educar es enseñar a no llegar nunca a un objetivo final, sino al umbral de otro superador. En cualquier etapa de la vida, el que llega muere, aunque siga viviendo.

Uno DICE lo que SUEÑA, lo que PIENSA y lo que SABE pero ENSEÑA lo que ES y lo que HACE.

Prof. Dr. Edgardo Néstor De Vincenzi

Presidente de la Confederación Mundial de Educación Privada -COMEP-

Presidente de la Federación de Entidades Educativas Privadas de América Latina y el Caribe -FAEPLA-

Rector Emérito y Fundador de la Universidad Abierta Interamericana -UAI-

Asesor General del Grupo Vanguardia Educativa -VANEDUC-