BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 21 de noviembre de 2017
ENTREVISTAS
“El Gobierno intenta por todos los medios cerrar la grieta”
Con la mira puesta en renovar su banca de diputado nacional, Eduardo Cáceres niega que se intente “dividir a los argentinos”. Destaca que la gestión de Mauricio Macri “logró barrenar todas las olas de cambios de paradigma” y renueva el entusiasmo por la marcha del 1ro. de abril. Su visión del populismo, la interna peronista y el protagonismo de las redes sociales, en una entrevista exclusiva con parlamentario.com.
27 de mayo de 2017
Por Carolina Ramos

Era 2005 y el entonces Compromiso para el Cambio reunía avales para convertirse en un partido nacional. Tenía personería jurídica en las cuatro provincias donde el macrismo hoy tiee hombres propios -Córdoba con Héctor Baldassi, Santa Fe con Miguel Del Sel, Entre Ríos con Alfredo De Angeli y La Pampa con Carlos Mac Allister-. Pero faltaba una para llegar a las cinco que exige la Ley Orgánica de Partidos Políticos. Fue ahí que asomó la cabeza San Juan, donde más tarde surgiría la figura de Eduardo Cáceres, un abogado penalista con nula actividad política. Hoy es la principal carta del Pro en ese distrito.

Cáceres probó suerte como candidato a intendente de la capital sanjuanina en 2011, aliado al actual senador Roberto Basualdo. No le fue bien -el Frente para la Victoria le sacó 20 puntos de ventaja-, pero esa elección lo catapultó hacia 2013, cuando aterrizó en la Cámara de Diputados nacional. Una banca que en octubre piensa renovar ya casi sin discusión: encabezará la lista de Cambiemos en la provincia cuyana.

Mauricio Macri es para Cáceres una especie de prócer y así está plasmado en su despacho, donde recibió a parlamentario.com. En la pared que da al pasillo, un cuadro donde el presidente luce la banda y el bastón presidenciales sobre un fondo gris le da al mandatario un aire solemne, ilustre, casi inmortal. Se enciende el grabador y el diputado reivindica el “espíritu colectivo” de la marcha del 1ro. de abril, resalta la importancia de la gestión para “ordenar los liderazgos” y no lo intimida hablar del protagonismo de las redes sociales en la era macrista.

“El Gobierno intenta por todos los medios cerrar la grieta”, sostiene, al negar que haya una estrategia deliberada de polarización electoral. Explica que “se han hecho muy bien los deberes de barrenar todas las olas de cambios de paradigma”, y considera que la porción que se manifestó en defensa de la democracia “no está casada con ningún gobierno”, pero ahora “tiene un Estado que la respeta y la potencia”, a diferencia de los años kirchneristas, que no se priva de criticar.

- ¿Qué se juega en esta elección?

- Lo que se juega es mantener esta construcción mirando hacia el futuro o permanecer en el escenario del pasado, que para muchos es más cómodo, pero por suerte hoy hay una mayoría que no lo ve positivamente.

- Una de las promesas de Macri en campaña fue la de “unir a los argentinos”, pero de acuerdo a lo que usted plantea y a lo que se observa en el Gobierno, hay una estrategia de polarización con el kirchnerismo que profundiza la grieta…

- No creo que se deba inferir que hay una estrategia para dividir a los argentinos. Por el contrario: si uno ve la cantidad de gestos, de actitudes, de acciones y de formas de trabajar, se convence de que el Gobierno intenta por todos los medios cerrar esta grieta y mirar hacia el futuro de manera conjunta. Cuando uno recorre el país se da cuenta de que empieza a haber un desarrollo del Interior, y esto tiene que ver con que los recursos de la Nación llegan a cualquier argentino viva donde viva, sin importar el ADN político del gobierno de turno en cada provincia. En eso hay una clara diferencia con el pasado, donde provincias como San Luis, Santa Fe o Córdoba –que en ese momento pensaban distinto al Gobierno nacional- no eran vistas como argentinas. Pero hoy soy testigo fiel de lo que ocurre en mi provincia, San Juan, donde el presidente en ningún momento ha marcado una diferencia por una cuestión partidaria, y nos alienta bajo todos los aspectos a formar equipo con los gobernadores para que a las provincias les vaya mejor. Hay funcionarios nacionales que están caminando el país todos los días y en todas las provincias se están realizando las obras necesarias.

- Pero en Santa Cruz la situación es crítica y la gobernadora denuncia no recibir fondos de la Nación…

- En Santa Cruz sí se recibieron los fondos, inclusive hubo un adelanto. Esto fue informado por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y la provincia y la Nación seguramente van encaminadas a trabajar de una manera mancomunada para que Santa Cruz pueda ser autosuficiente. Es intolerable hacia el futuro de esa provincia pensar que fue beneficiada durante 12 años de manera discrecional con recursos nacionales y hoy tenga estos problemas. Basta con ver el presupuesto de Vialidad Nacional, donde Santa Cruz recibía más que la provincia de Buenos Aires.

- Insisto, ¿cree que no hay una estrategia de polarización electoral?

- Hoy la sociedad está tomando un protagonismo esencial. Al salir fuerte el kirchnerismo en los últimos meses, tal vez ha generado en la sociedad cierta reacción para fortalecer esta división. Pero hablando del protagonismo de la gente, creo que ha nacido un espíritu colectivo, un liderazgo colectivo. Nació en el tiempo de los “cacerolazos”, se consolidó cuando le ganamos la elección al populismo en 2015 y se reafirmó en la marcha del 1 de abril. Es muy alentador que esto pase, porque este espíritu colectivo podría adueñarse del futuro y esa es la garantía más preciada que debemos tener como Nación. Así como muchos ciudadanos fueron el 1 de abril a imponer un marco de respeto y de protección a la democracia, también sin dudas van a salir a marcar los errores. Pero hoy ese espíritu colectivo tiene un Estado que lo respeta y que lo potencia. Lo respeta diciendo la verdad y manteniendo un vínculo de confianza y esperanza, y lo potencia alentando su libertad. Alienta su libertad cuando no pone “aparatos” en las movilizaciones, cuando no trata de interferir en las marchas…

- El famoso choripán, según el propio Macri…

- El término político “choripán” refiere a una mala praxis de los gremialistas que fue descubierta por la sociedad evidenciando su mala fe.

- Esas personas que marcharon el 1 de abril, ¿son votos de Macri, o simplemente votos anti-kirchneristas?

- Esa parte de la sociedad es la que está mirando el respeto de las leyes, el respeto del orden, y me atrevería a decir que no está casada con ningún gobierno. Está mirando más un “deber ser”, un ideal, que un color político. Eso es lo más positivo de lo que está sucediendo en Argentina: que sea la sociedad la que esté tomando las riendas del futuro de nuestro país. Esto se da en un contexto donde la gente hoy puede expresarse de otra manera, puede ver cómo se expresan sus pares y puede sentirse protagonista de su expresión. Lo que pasa en las redes sociales es un cambio de paradigma que si es tenido en cuenta en su debida magnitud, puede mejorar muchos análisis que hoy escuchamos.

- Antes mencionó el triunfo sobre el “populismo”, ¿cree que el populismo tiene, de alguna manera, “la culpa de todos males”?

- Cuando uno ve Venezuela y ve que ese modelo es mellizo a los actos y los modos de hacer del gobierno que se fue, hay una conclusión lógica en el sentido común de cualquier argentino. Si hoy advertimos que hay una grieta y una división en la sociedad, la mayoría está dentro de la porción que piensa que hay otro modo de ser, otra forma de caminar. Eso es lo que ha entendido el Gobierno y lo está respetando diciendo la verdad. Y hoy con las redes sociales la sociedad puede avalar estas verdades cuando se da cuenta, por ejemplo, de que en una marcha convocada por supuestos docentes disfrazan a un asistente de maestro repartiendo guardapolvos, o darse cuenta de cómo se coacciona a una persona que quería abrir su estación de servicio y era amenazada por matones de un sindicato.

- A propósito, ¿no cree que este gobierno se ampara demasiado en las redes sociales y otras estrategias de marketing como el timbreo para hacer política?

- Son cambios naturales en la sociedad…. ¿Quién no se comunica hoy por las redes sociales o por Whatsapp? El Gobierno ha hecho muy bien los deberes de barrenar todas estas olas de cambios de paradigma. A mi me toca mucho ir a Panamá porque soy vicepresidente del Parlamento Latinoamericano, y converso mucho con diputados de otros países de la región. Lo que se ve de la Argentina es que hemos sido los primeros en poner esa tabla y barrenar una ola de cambio de paradigma, fuertemente arraigado por las redes sociales, que ha tenido sus resultados. Ese es hoy el foco de mayor interacción entre la sociedad y atraviesa a todas las escalas sociales.

- ¿Cómo describiría un mapa electoral de Cambiemos en todo el país?

- Cambiemos está creciendo a lo largo y ancho del país. Hay que entender que Cambiemos convocó a una masa de argentinos que no estaban dedicados a la política y que se involucraron, que creyeron que era el momento de involucrarse, de participar. Muchos, como en mi caso, nos bautizamos en la política después del hecho trascendente que fue la resolución del campo, cuando estábamos ante el peligro inminente de llevar a la Argentina a un lugar que no queríamos. Es así que hoy se están imponiendo liderazgos naturales en muchos lugares del territorio, en muchos casos de manera coordinada con otras fuerzas. Lo que pasa en los partidos políticos no es muy alejado de lo que pasa en un club, en una unión vecinal o en un grupo de amigos: hay personas que hacen todos sus análisis desde el sentido común, otras no lo harán tanto, y quizá algunos lo hacen por afuera de ese sentido común. La sensatez es lo que hace que cada territorio se vaya ordenando. Hoy hay un vector común, que es el de la transformación de la política tal como era concebida hasta hace un tiempo, y los resultados de la gestión. Cuando hablamos de los resultados de la gestión, hablamos de cuánto le mejoramos la vida día a día a las personas. Ese es el principal cambio que ha tenido Cambiemos puertas adentro, y es lo que está ordenando los liderazgos en todo el país. Es la llave maestra para que podamos consolidar este espacio, no sólo en términos políticos, sino también en una nueva manera de darle respuestas a la gente.

¿Cómo ven desde afuera la interna del peronismo?

- A nosotros lógicamente nos preocupa gobernar, resolver los problemas serios que tiene nuestro país, y no creemos que debamos entrometernos en el peronismo. En lo particular creo que en el peronismo no debería haber tanto “agosto” y “octubre”: debería intentar no dejarnos tan solos en la construcción de un país pujante, desarrollado, unido. También advierto que el peronismo, que tantos años levantó la bandera de la justicia social y la ayuda a la gente con menos recursos, entra en contradicción cuando uno recorre muchísimos lugares del país y se encuentra con la ausencia de cloacas, de agua corriente, de pavimento, o se encuentra con padres que no pueden llevar a sus chicos al colegio porque cuando llueve no puede entrar el colectivo… todos males que la sociedad pudo advertir una vez que ellos se fueron. Cuando ellos estaban, bajo esa lluvia de relato y falsedades, la sociedad fue la víctima principal y excluyente. Por eso hoy tenemos la oportunidad de construir un futuro entre todos.

Las retenciones a la minería

- Como presidente de la Comisión de Minería, ¿qué respuesta tiene al pedido de informes de Margarita Stolbizer sobre la caída del empleo en el sector a pesar de haberse eliminado las retenciones?

-Lo que publica el Ministerio de Trabajo es la minería metalífera y no metalífera. La eliminación de las retenciones cae sobre la minería metalífera, que dentro del rubro representa solamente el 13%. Si hablamos específicamente sobre el efecto de las retenciones, sólo en San Juan se generaron 1.500 empleos directos nuevos. Si volviéramos a las retenciones, se perderían en Argentina 1.300 millones de dólares de exportación y 12.600 puestos de trabajo directo. Lo que hay que entender en este tema es que no hay ningún país en el mundo que cobre retenciones. Como los proyectos mineros son de rentabilidad en el largo plazo -20, 30 años- y de inversiones muy grandes –rondan entre 500 y 7.000 u 8.000 millones de dólares- , es necesario dar pautas de seguridad jurídica. Lo que hizo la gestión anterior es cambiar esas reglas del juego, e hizo que un montón de proyectos se cayeran y otros acortaran su duración. Nosotros estamos convencidos de que estamos en condiciones de desarrollar la actividad minera tal como lo hacen los países del primer mundo, cuidando al medio ambiente y cuidando a las personas.

- La eliminación de las retenciones fue justamente una de las primeras medidas de Macri y fue muy cuestionada, tildada de “impopular”…

- Si lo tomamos pensando exclusivamente en quién explota la actividad, puede haber un prejuicio. Lo que hay que tener en claro es que la actividad minera no la pueden ejercer hoy ni el Estado ni capitales nacionales, porque no tenemos la suficiente preparación. Es una actividad muy específica. Nosotros hemos salido al mundo a generar confianza y hoy están llegando las inversiones. En San Juan no solamente hemos dado vuelta la manera de distribuir las ganancias de la actividad. Por fuera de la tributación normal -tributan igual que cualquier actividad e inclusive están por encima de la línea impositiva de la región-, vamos hacia un sistema de compartir directamente con los vecinos –a través de la conformación de comisiones vecinales- un valor por onza de oro producida. Es decir que alrededor de todos estos proyectos y por fuera de la tributación y de las regalías que (las empresas) dejan a los Estados provinciales y Nacional, vamos a tener otro valor económico que va a ir destinado a proyectos departamentales programados y gestionados por los propios vecinos.

- ¿En qué estado está la causa por el derrame de mina Veladero?

- Hoy está suspendida la actividad. El gobierno de San Juan, que es el que fiscaliza y controla la actividad, ha desarrollado una hoja de ruta en conjunto con la empresa Barrick para que sea cumplida y que la provincia pueda exigirle de otra manera, con más fuerza. Una vez cumplidos todos estos requisitos, la mina podrá volver a operar. En el medio se agregó que una empresa líder en el mundo en extracción de oro y minas subterráneas, que es la empresa china Shandong Gold, compró casi la mitad de las acciones de este proyecto, e iríamos camino a que el management y el desarrollo de la parte de la mina subterránea sea por los chinos, con lo cual estaríamos ante un escenario nuevo, con una actividad más respetada, más cuidadosa y más controlada por el Estado.

- ¿Hubo ya alguna sanción a la Barrick Gold?

-Desde que comenzaron estos episodios de derrames, el gobierno de San Juan le impuso la sanción más alta en la historia de la actividad, la más alta que se le puede imponer a un proyecto minero. En el último episodio, la Justicia todavía está determinando el alcance de las irregularidades para poder determinar si hay una multa.