BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 22 de junio de 2017
NOTICIAS
Involucran a De Vido en coimas por 25 millones de dólares de Odebrecht
La información fue difundida este domingo por el diario La Nación, en el que se detalla la operatoria e involucran a dos conocidas figuras como supuestos intermediarios.
18 de junio de 2017
Información muy comprometedora tendrían los documentos secretos de la investigación del Lava Jato contra el diputado nacional Julio De Vido. La versión circula desde cuando estalló hace tiempo el escándalo de corrupción, pero sobre todo desde que la empresa Odebrecht confesó haber pagado 35 millones en concepto de coimas en nuestro país, por lo menos.

Ahora, mientras persiste el secreto en torno a la información que incluye la documentación recopilada, se van conociendo datos sobre el tema. En ese sentido, trascendió este domingo que el exministro de Planificación Federal Julio De Vido habría acordado coimas por 25 millones de dólares, puntualmente para destrabar el acceso de la empresa brasileña a una obra gasífera.

Así fue publicado este domingo por el diario La Nación, que tuvo acceso a esa documentación que mostraría que las negociaciones de Odebrecht tuvieron dos intermediarios: Carlos Wagner, el extitular de la Cámara Argentina de la Construcción, y el lobbista exmarido de Susana Giménez Jorge “Corcho” Rodríguez.

Previsiblemente, ambos rechazaron ante La Nación haber estado involucrados. De Vido, por su parte, se negó a responder preguntas de parte de ese medio, mientas que su vocero aseguró que el contrato en cuestión era para la extensión de las redes troncales como “un acuerdo entre privados”.

El informe elaborado por el diario La Nación precisa que el ministro del Superior Tribunal Federal (STF) de Justicia brasileño, Edson Fachin, reveló los primeros y acotados datos sobre ese negociado en un documento de apenas tres carillas que remitió a la Procuración General de su país. Allí, uno de los principales referentes de Odebrecht, Mario Faria da Silva, que se acogió al régimen de delación premiada reconoció que él mismo se reunió dos veces con De Vido, y la operatoria ilícita habría quedado en manos de su subsecretario de Coordinación, Roberto Baratta, y Roberto Mandolesi, quien como director de Nación Fideicomisos destrabó el pago de $ 1000 millones para la empresa BTU durante los últimos días en el poder del kirchnerismo, en diciembre de 2015. BTU también quedó bajo la lupa en Brasil. Según detalló Faria, esa empresa fue recomendada por el Ministerio de Planificación Federal.

Flavio Bento e Faría fue quien se reunió con Carlos Wagner, de Esuco, que habría expuesto el pedido de coimas requerido por los funcionarios públicos, y habría precisado que si querían hacer negocios en la Argentina, debían pasar por él, cosa que Wagner negó tajantemente a La Nación. Sin embargo, Marcio Faria también señaló a otro ejecutivo de Odebrecht como negociador directo de esa coima por US$ 25 millones. Dijo que fue Hilberto Mascarenhas da Silva, quien también se acogió al régimen de la delación premiada y contó ante los investigadores brasileños que la empresa pagó cerca de US$ 3340 millones en coimas y aportes ilegales a campañas electorales, tanto en Brasil como en otros países entre 2006 y 2016.