BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 23 de julio de 2017
NOTICIAS
Inés Blas descubrió una placa del Senado en la “Fiesta Internacional del Poncho”
La senadora nacional había presentado un proyecto de resolución para la colocación de una placa de bronce conmemorativa, con motivo del 50° aniversario de esa celebración.
17 de julio de 2017
Por iniciativa de la senadora nacional Inés Blas, la Cámara alta se hizo presente en la provincia de Catamarca para homenajear el 50° aniversario de la primera edición de la “Fiesta del Poncho”. Mediante un proyecto de resolución de dicha senadora, se dispuso la colocación de una placa conmemorativa de bronce, en el “Predio Ferial Catamarca” donde se encuentra grabada la siguiente inscripción: “El Honorable Senado de la Nación, al pueblo de la provincia de Catamarca en conmemoración del 50° aniversario de la realización de la primer Fiesta del Poncho” Julio 1967 - Julio de 2017”.

La Fiesta Nacional e Internacional del Poncho es considerada como la “expresión cultural más importante de Catamarca” y su creación fue inspirada por la necesidad de reivindicar una prenda tan singular, importante y representativa de la provincia, que brilló en las exposiciones mundiales y sirvió para homenajear a las personalidades ecuménicas más destacadas que visitaron nuestro país: el poncho de vicuña, prenda confeccionada por las manos laboriosas y diestras de teleras catamarqueñas, con una materia prima eminentemente autóctona como es el hilado doméstico. Asimismo, Blas expresó que el folclore catamarqueño debía ser incentivado y promovido en una instancia nacional, y demostrar la historia, cultura, cordialidad y sobre todo los incomparables paisajes de Catamarca.

La Fiesta Nacional del Poncho fue instituida en 1954 como Festival del Tejido Catamarqueño, por el doctor Armando Casas Nóblega y el doctor Ricardo M.D. Moreno. Uno de sus considerandos expresa: “Que entre todas las industrias regionales, ninguna aparece como más auténtica, más característica y mejor lograda que las del tejido, cuya fama está avalada por su intrínseca calidad, por la excelencia de sus atributos y por su alto valor estético”. Según cuentan las crónicas: “Nuestros antepasados solían hacer reuniones donde esquilaban llamas, preparaban el hilado, tejían, bailaban, comían y bebía y así pasaban largos días festejando”. Con el paso del tiempo la fiesta fue innovando, creciendo e incorporando novedades y mejoras en su estructura, como por ejemplo la incorporación del poncho diseño, que muestra el trabajo de jóvenes y talentosos artesanos que dedican su tiempo a la creación de prendas y elementos modernos, sin descuidar la esencia cultural heredada.

En el contexto de las principales características de la fiesta, se destaca la muestra artesanal que cuenta con la presencia de artesanos de todo el país que ofrecen sus trabajos plenos de calidad.