BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 21 de noviembre de 2017
LEGISLATURA BONAERENSE
Las secciones, con poca competencia, se preparan para la previa
Quedaron firmes las listas que buscan el mínimo reglamentario en las distintas secciones electorales que componen el territorio bonaerense y dejar definido quien participará de las PASO. Solo el Frente Justicialista tiene competencia.
23 de julio de 2017
Las ocho listas que cada organización política tiene que presentar para la elección de los candidatos en las elecciones primarias de agosto para legisladores provinciales en el territorio bonaerense -divididos según corresponda entre senadores y diputados-, son formaciones que tienen una relación estrecha con esa región y al mismo tiempo responden a una lógica de la organización.

Con mayor o menor grado de independencia, la organización regional, imaginaria en muchos partidos o alianzas, presenta sus candidatos a legisladores provinciales siguiendo una lógica que responde a criterios electorales y políticos, en ocasiones comunes, y en muchos casos determinados por la realidad objetiva de la sección.

La realidad política bonaerense hace que no siempre puedan seguir alianzas transitorias eternas, solo una de las que compitieron en las pasadas elecciones sigue en pie en las próximas primarias legislativas dentro del grupo de cuatro en que se recorta la elección: la alianza oficialista Cambiemos.

Si tenemos en cuenta las fuerzas que lograron participar de las generales, habría que contar al Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), que también participó como tal en 2015.

Con esa excepción, las principales alianzas opositoras que aparecen en el horizonte político bonaerense, profundamente nacionalizado, son todas debutantes.

Sin dejar de lado las profundas relaciones que existen entre el FpV del 2015 y la actual alianza Unidad Ciudadana (UC), lo mismo podríamos decir del Frente Justicialista, que hace tiempo viene participando de las elecciones bonaerenses, solo o en diversas alianzas, pero en 2017 se recorta como una alianza nueva y como desprendimiento de lo que fue el FpV, con Florencio Randazzo como candidato estrella.

El cuarto espacio que analizaremos aquí es 1País, fusión del Frente Renovador y el GEN, entre otros partidos, que a su vez están fuertemente relacionados con sus líderes nacionales -que son bonaerenses-, Sergio Massa y Margarita Stolbizer, respectivamente.

En términos de proyecciones y relaciones que podemos hacer con respecto a las pasadas elecciones, hay muy poco para ligarlas fuertemente, pues la naturaleza, la esencia de la elección, que va constituyendo el sujeto electoral, es bien distinta.

Pero esta elección en particular tiene una característica propia que la hace diferente de todas las otras desde hace tiempo. La alternancia que significó Cambiemos en la provincia de Buenos Aries, luego de 28 años ininterrumpidos de gobiernos de signo peronista, se pone en consideración del electorado por primera vez, tras casi dos años de gobierno.

El hecho de que la principal candidata a senadora nacionalde la oposición sea la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, lleva la elección a otro plano, más simbólico, en donde lo que formalmente está en juego queda entre bambalinas. También, los presidenciables de las pasadas elecciones, Massa y Stolbizer, ayudan a correr la significancia de la elección.

Muchos entienden que la elección es una instancia decisiva de la política argentina, pero también todos los observadores consideran que si bien los dos tramos de la izquierda que contiene la lista o boleta sábana horizontal nacionalizan casi al extremo los otros dos cuerpos de la lista; son cuerpos que focalizan la elección en su plano más formal.

Los precandidatos a senadores y diputados nacionales de las principales ofertas electorales tienden a ser personajes del orden nacional, una elección que se juega en las leyes de la mercadotécnica política y los medios masivos de comunicación.

En contraste, ha quedado para los otros dos tramos de la boleta la de los legisladores provinciales y concejales, la idea de localizar la elección; que en definitiva de eso se trata, de elegir el concejal, el diputado o el senador bonaerense que represente.

Por un lado, hacia la izquierda de la papeleta, está la “política espectáculo”, con sus personajes mediáticos y populares; por el otro, la política territorial con sus candidatos a legisladores, devaluados y sin incidencia electoral como en muchas organizaciones los consideran, y los candidatos a concejales que sí efectivamente, en principio aparecen como los principales “traccionadores” de votos, de esta dimensión de la elección.

Los territorios

A pesar, entonces, de la escasa incidencia que la política estima que tienen los legisladores provinciales en cuanto a su seducción electoral -se entiende que es la parte de la boleta que menos incidencia electoral posee-, la conformación de estas ofertas tiene cierta lógica política que comprende dos terminales.

En términos generales podemos decir que por un lado están los candidatos que responden a los intendentes y/o poder territorial; por el otro, los que son parte de la superestructura de la organización, unos que ingresan por arriba y otros por abajo.

Así los principales candidatos de la Primera Sección Electoral, una región que comprende al conurbano norte y oeste donde están habilitados más de 4 millones de electores para elegir a 8 senadores provinciales, el panorama se presenta con ansias de exclusión: es altamente probable que una de las cuatro alianzas en disputa no logre superar los más de 400 mil votos que hay que cosechar para ingresar en el reparto.

El esquema abstracto habla de tres senadores para el que gane, tres para el que salga segundo y dos para el tercero. De hecho en la elección pasada Cambiemos y el FpV superaron el millón de votos y UNA rondó los 700 mil.

El Frente Justicialista tendrá en la primaria una participación impredecible, pero en principio se supone que le sacará votos tanto a la UC como a UNA, y en menos medida de Cambiemos; puede que finalmente ingrese en el reparto y fuerce un 3-2-2-1. Si no, sería un clásico 3-3-2, entre los tres primeros.

Cambiemos armó su lista pagándole a los intendentes de Vicente López, con Gabino Tapia, y al de Tres de Febrero, con Daniela Reich; luego a la superestructura, con Roberto Costa, actual presidente del bloque Cambiemos en el Senado. Unidad Ciudadana, algo similar: Gustavo Soos responde al intendente de Merlo; María Teresa García a la superestructura y Luis Omar Vivona al poder territorial de Malvinas Argentinas. 1País, en el territorio de su líder, lleva al tope a dos dirigentes de línea directa: Sebastián Galmarini y Lorena Ferraro Medina. Randazzo puso a Fernando Moreira, personero político del intendente de San Martín, para competir con Mario Ishii, el intendente de José C. Paz que quiere seguir con una terminal en el Senado provincial (actualmente es senador con licencia).

En el sur del conurbano, en la Tercera Sección Electoral -el otro gran choque-, con un padrón casi idéntico, históricamente el voto peronista es preponderante. Por caso, en este tramo de la boleta, en la Primera Sección en 2015 hubo 14 mil votos a favor del FpV respecto de Cambiemos, mientras que en la Tercera esa diferencia fue de 350 mil votos.

Estos antecedentes son los que, en principio, hacen pensar en un esquema repartido. Hay 18 diputados en total, y el resultado lleva a pensar en un 8-6-4; pero las posibilidades reales de que PJ-Cumplir o el FIT (que en 2013 logró un diputado por esta sección) alcancen los 180 mil votos, los ponen con posibilidades de alterar la citada proyección.

Cambiemos dejó conformes a los dos intendentes importantes que tiene en la zona sur, Lanús y Quilmes; la lista de diputados es encabezada por Adrián Urreli y Guillermo Sánchez Sterli, que responden a los intendentes de aquellos distritos, respectivamente. El cupo femenino está cubierto en la cabeza y corresponde a Maricel Etchecoin Moro, una lilita, y Gabriela Besana, gente del jefe de Gabinete, Federico Salvai.

Unidad Ciudadana, principal fuerza política de la región, va con María Ramírez en el primer lugar, como históricamente hace el peronismo de la Tercera: el primer lugar es para La Matanza. Luego ya no va un personero, sino que es el propio intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra el que llena el casillero, para a continuación sí dar lugar a una personera del intendente de Esteban Echeverría, Fabiana Bertino, y un línea directa con Lomas de Zamora, Jorge Otermin.

La alianza 1País, sin poder territorial acá, hace una jugada de riego: la superestructura muda al senador Jorge D’Onofrio, de la primera al sur; lo completa con buenas referencias territoriales Blanca Cantero, de Presidente Perón, y Nicolás Russo, de Lanús.

Randazzo en el sur hace explícita su alianza con el Movimiento Evita, o al menos con parte de ese movimiento, al ceder allí la cabeza de la lista de diputados a Fernando “Chino” Navarro, que será secundado por la también actual diputada Evangelina Ramírez, pareja del exintendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez.

El FIT, insistirá con Guillermo Kane, alguien que ya ocupó la banca rotativa de la fuerza en la Cámara baja bonaerense.

La Primera y la Tercera concentran un electorado similar al de las secciones del interior provincial; el norte, Segunda Sección; el noroeste, Cuarta; el sureste, Quinta; el sur, la Sexta; y el centro, la Séptima.

En estos territorios las listas suelen tener sus cabezas con referencias en los principales distritos que las integran y, en gran medida, todas concentran electores en unas pocas ciudades.

Cambiemos hace punta en la segunda con San Nicolás. El primer candidato a diputado es Santiago Passaglia; lo mismo hacen 1País y PJ-Cumplir, con Lisandro Bonelli y Andrés Quinteros; UC apeló a “golpe de efecto” con Mariano Pinedo, hermano de Federico, oriundo de un distrito de los llamados chicos de la sección. Zárate y Pergamino quedaron en los lugares siguientes.

La sección reparte 11 bancas entre unos 580 mil electores habilitados para votar. Con algo más de 40 mil votos para hacer piso, la lógica indica que puede haber un 5-3-2-1, con Cambiemos seguido de la UC e indefinición en la cola entre 1País y el PJ.

En la Cuarta, Junín lleva las cabezas de Cambiemos y 1País, con Juan Fiorini y Mario Meoni, respectivamente; UC fue a un distrito intermedio como Bragado, para levantarle la mano al exintendente Aldo San Pedro, el primer kirchnerista bonaerense. Randazzo fue a su pueblo, Chivilcoy, distrito que sigue a Junín en cantidad de votos, para depositar la confianza en Ariel Franetovich.

Aquí se eligen 7 senadores, pero todas las listas están con posibilidades. El piso se vuelve accesible, con algo más de 50 mil votos. La proyección, teniendo en cuenta la última elección, con un Cambiemos ganando seguido por UC, puede ser un 3-2-1-1. Pero si un espacio no llega al piso, la repartija podría quedar en un 3-3-1, o 3-2-2; los restos en el sistema de cociente juegan un papel importante aquí.

En la Quinta Sección, también se eligen senadores, pero cinco en un padrón que pasa el millón de electores, por lo tanto hay que llegar al 20% de los votos positivos para entrar en el reparto, unos 160 mil votos. En las pasadas elecciones solo Cambiemos y el FpV superaron esa barrera. Con dos espacios con piso, Cambiemos y Unidad Ciudadana, el reparto será 3-2; si un tercero supera el piso, los cinco senadores se podrían dividir en 2-2-1, como se dio en las elecciones de 2013.

Aquí las listas arrancan con marplatenses y famosos: el periodista Franco Bagnato en Cambiemos; el ciclista Juan Curuchet por 1País; el PJ lleva a la exleona Inés Arrondo. Arriesgada apuesta hace UC, que va con la reelección de Gervasio Bozzano, de Maipú, al tope de la boleta.

En el sur de la Provincia, la Sexta Sección tiene a Bahía Blanca como cabeza; Tres Arroyos es la segunda ciudad en importancia. Hay once diputados en juego, con piso de 40 mil votos positivos, aproximadamente. Cambiemos, con Santiago Nardelli, es la única lista que lleva a un bahiense en el primer lugar; UC va con la candidatura del actual diputado nacional Carlos “Cuto” Moreno, y 1País, con Pablo Garate, ambos de Tres Arroyos. El PJ juega su carta con Alejandro “Langa” Dichiara, del diminuto Monte Hermoso.

Los cuatro espacios están en juego, aunque Cambiemos aparece con gran fortaleza sobre sus adversarios. Unidad Ciudadana perderá gran parte del voto bahiense a expensas del PJ, y 1País se presenta distante de lo que fue cuando obtuvo más de 60 mil votos en 2015. Toda una incógnita el reparto, pero la lógica indica un 5-3-2-1 o incluso un 5-2-2-2, siempre con Cambiemos al frente.

La Séptima es la sección con menor cantidad de electores, algo menos de 200 mil votos positivos se esperan aquí, con casi la mitad de los votos en la ciudad de Olavarría. Pero se eligen sólo tres senadores y el piso sí que es una barrera.

En esta sección se necesita el 33 %, unos 60 mil votos, para ingresar en el reparto de bancas; sólo Cambiemos lo superó en las pasadas elecciones, y si se repite el resultado se quedaría así con los tres senadores en juego. Pero las cosas han cambiado.

El oficialismo provincial encabeza la boleta con el actual intendente de General Alvear, Luis Alejandro Cellillo; mientras que UC esta vez va con la lógica, Adriana Capuano, de Olavarría, al tope. La lista de 1País va con el azuleño Omar Duclós, un político del GEN muy conocido en la región; también un azuleño comanda la lista del PJ, Mario Caputo.

En la sección puede darse un 2-1, pero también es posible que nadie llegue al piso y ahí el reparto se hace con piso de 16,66 % y eso posibilitaría un 1-1-1, y es 1País el que está en mejores condiciones desde lo estructural, pero también los randazzistas se tienen fe. Una verdadera incógnita.

Por último, está la contienda que se da en la sección capital, el distrito único de La Plata, donde se concentra un padrón de más de 500 mil electores habilitados y se eligen 6 diputados provinciales. Casi 70 mil votos se hacen necesarios para obtener bancas en esta ciudad, la elección pasada da un reparto de 4-2, entre Cambiemos y el FpV. Pero en esta elección bien podría darse que tres fuerzas lleguen al piso, pues 1País estaría muy cerca y en ese caso el reparto es un 2-2-2, como lógica primera.

Carolina Píparo encabeza la lista de Cambiemos, Florencia Saintout de UC y José Arteaga en 1País; el PJ definirá sus candidatos en competencia con tres listas.