BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 13 de diciembre de 2017
COYUNTURA
El testimonio de una víctima de Milagro Sala: “Cometió golpizas, secuestros y hasta asesinatos”
Para Soledad Mendoza, una jujeña que vivió agresiones de la Tupac Amaru en carne propia, sería “injusta” la prisión domiciliaria. “Queremos tenerla cara a cara para que nos diga por qué a nosotros”, dice. Relato sobre un tema que repercute permanentemente en el Congreso de la Nación.
4 de agosto de 2017
Soledad Mendoza es comunicadora social y desde el año pasado integra un nutrido grupo de personas que se autoconvocaron bajo un denominador común: dicen ser “víctimas” de Milagro Sala, la líder de la Tupac Amaru, que podría conseguir la prisión domiciliaria si prospera en la Justicia provincial el pedido de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Hay dos “grupos” entre las víctimas: por un lado, exintegrantes de la Tupac, y por otro, “ciudadanos comunes”, entre ellos Mendoza, quien en diciembre del año pasado conmovió con su relato a los diputados de la Comisión de Seguridad Interior, donde fue una de las invitadas por Luis Petri (UCR).

“Somos aproximadamente 300 víctimas que hemos sufrido diferentes atropellos por parte de ella y su agrupación, por los cuales existen denuncias presentadas entre 2007 y 2015”, explicó a parlamentario.com antes de narrar sus padecimientos sobre un tema que repercute en el Congreso, con voces a favor y en contra de Sala.

Mendoza no la nombra a Sala. Habla de “ella” o “esa mujer”. El año pasado se animó a contar por primera vez sus vivencias en medios locales y también nacionales, aunque el “miedo” a represalias perdura en varias de las víctimas, que tienen custodia las 24 horas. La propia Mendoza sufrió una agresión hace poco tiempo.

“Me tiraron gas pimienta una mañana en el casco histórico de Jujuy. Fue un chico encapuchado que vino directamente y me atacó el día que tuvimos declaracionesante la ONU, que vinoa Jujuy, donde tuvimos la oportunidad de que nos escuchen por los atropellos que sufrimos y las violaciones a los derechos humanos”, comentó Mendoza a este medio.

La jujeña advirtió que Sala “dice ser indígena, pero le quitó las tierras a los omaguacas, quitó viviendas, pero no sólo eso, sino que también cometió feroces golpizas en grupo, secuestros -por ejemplo a una docente que era gremialista- y hasta asesinatos”.

Sí: a la líder de la Tupac Amaru también se la vincula con dos homicidios, los de Lucas Arias, yerno de (Carlos) “Perro” Santillán, y Romina Cruz, una joven de 15 años que según Mendoza murió a manos del hijo de Sala en un accidente automovilístico. “Esta mujer tiene muchas muertes en el bolsillo”, sentencia.

En carne propia

Era enero de 2015 cuando Mendoza sufrió un ataque que la marca hasta hoy. “Mis padres tienen una propiedad hace 50 años donde había una disputa por una medianera. Los vecinos eran guardaespaldas de ella(Sala) y se les ocurrió cerrar la esquina porque querían armar una ‘copa de leche’”, una especie de unidad básica barrial coordinada por militantes de la Túpac para alimentar a niños.

“Mi mamá se despertó y me llamó para decirme que estaban usurpando la propiedad. Fui a hacer la denuncia pero ellos continuaron con la obra por 15 días y el fiscal no me atendió nunca más”, recuerda Mendoza. La respuesta que le dio Sala, según narró a los diputados, fue: “Que me chupen el pingo la Justicia y los jueces. Acá la que manda soy yo, y la que les paga soy yo. Acá se va a construir una copa de leche para darles de tragar a los chicos pobres”.

Durante esos 15 días la jujeña vivió el horror: “Golpearon a mi madre, la arrastraron de los pelos, a mí me dieron una feroz golpiza. Además de eso, degollaron a mis perros dogos y los dejaron colgados del cuello en la medianera con un cartel escrito con carbón que decía ‘Esto te va a pasar a vos si seguís jodiendo’. Ese era el grado de inhumanidad”.

Tras el episodio, Mendoza hizo ocho denuncias en la comisaria de su barrio y tres en el Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, pero no obtuvo respuestas.

¿Prisión domiciliaria?

“Es injusto que se le quiera dar prisión domiciliaria. Significa que los derechos humanos solamente existen para algunos”, opinó Mendoza en diálogo con parlamentario.com sobre el beneficio que la Justicia podría concederle a Sala, detenida desde enero de 2016 en el penal de Alto Comedero.

Para la entrevistada, “no es una presa política: es una política que hizo mal las cosas y tiene que pagar por cada uno delos daños que hizo”.

¿Tienen acompañamiento del gobernador?, preguntó este medio. “El gobierno nos escuchó, pero nosotros seguimos esperando una resolución de la Justicia. La queremos tener cara a cara y que nos diga por qué a nosotros”, imploró Mendoza.