BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 20 de agosto de 2017
LEGISLATURA PORTEÑA
Polino denunció que hay 400 mil porteños sin agua potable
El candidato a legislador porteño por Convocatoria Abierta por Buenos Aires se refirió a la situación social y económica de la Ciudad, y advirtió que aún hay vecinos que no tienen acceso a la red de agua potable ni a los desagües cloacales.
7 de agosto de 2017
Casi sobre el cierre de campaña y a días de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el candidato a legislador porteño por Convocatoria Abierta por Buenos Aires, Héctor Polino, analizó la situación económica y social del distrito capitalino y denunció que “unos 400 mil porteños todavía no tienen agua potable de red ni desagües cloacales”.

En este sentido, el candidato indicó que “en la Ciudad huno mejoras y atrasos; por ejemplo, una mejora fue que el Gobierno entubó el arroyo Maldonado, el plan de desarrollo de los Metrobus, se hicieron muchos túneles para facilitar el desplazamiento vehicular en donde estaban las barreras ferroviarias en lugares claves”; sin embargo, explicó que “retrocedió en los últimos años desde el punto de vista social” dado que “hoy 80 mil familias todavía en la ciudad que no tienen gas natural distribuido por redes y la mortalidad infantil en el sur es el doble que en la zona norte de la ciudad”.

Asimismo, remarcó que es necesario que se mejore “el estado de los hospitales públicos, ya que siempre se caracterizaron por médicos de calidad y personal de enfermería idóneo; pero hoy cuando va un paciente a pedir un turno para un servicio, le pueden dar turno de acá a tres meses o de acá a un mes” y agregó que “hay que invertir más dinero en dinero, porque la situación actual favoreció a la medicina prepaga”.

Por otra parte, Polino -en diálogo con Clarín- aseguró que en el caso de ingresar a la Legislatura su primer proyecto sería para que la Ciudad “tenga un laboratorio propio y público de fabricación de medicamentos” y recordó que “esto fue aprobado por la Legislatura, pero el jefe de Gobierno de entonces -Mauricio Macri- vetó esa ley”. Además, precisó que “es indispensable que la ciudad tenga su propio laboratorio, para proveer a los hospitales públicos, donde el gobierno de la ciudad gasta recursos enormes en la compra de medicamentos a laboratorios privados” y sentenció que “lo que el Gobierno se ahorraría en la compra de medicamentos lo podría destinar a otros gastos, como la educación”.