BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 19 de septiembre de 2017
NOTICIAS
No es verdad que pocas fuerzas utilicen las PASO
Más allá de que muchos despotriquen contra estas PASO, lo cierto es que se trata de una práctica muy utilizada en todo el país. Podrá hablarse del costo de las mismas y el fastidio de los electores, pero no de su inutilidad.
10 de agosto de 2017
Por José Angel Di Mauro

La reforma política que alumbró las PASO que volverán a celebrarse este domingo es producto de la derrota electoral que sufrió el kirchnerismo en 2009. Fue la primera reacción del matrimonio santacruceño ante el impacto que representó ese traspié y lo presentaron en principio pomposamente como un “diálogo político”, toda una novedad en un gobierno que por entonces ya había dado sobradas muestras de resistirse a conversar con opositores que no estuvieran dispuestos a apoyar “el modelo”. Diálogo al que, vale recordar, Elisa Carrió fue entonces la única que se resistió a asistir, por descreer de los objetivos que se traerían entre manos los Kirchner.

Lo que surgió de esa experiencia es una ley cuyo eje central fue la creación de elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. Las PASO, cuya cuarta experiencia vamos a vivir este domingo.

Previsiblemente el kirchnerismo en el poder no hizo uso de esa norma que había concebido para el resto de los mortales -léase oposición-. Ya en su estreno, en 2011, casi ninguna fuerza se prestó a la experiencia, pero dos años después propios y extraños quedaron deslumbrados por la manera como esas primarias potenciaron a una fuerza diversa como fue en la Ciudad de Buenos Aires el efímero UNEN, que marcó la recuperación en la consideración popular de Elisa Carrió, que venía del fondo de la tabla electoral en las presidenciales de 2011. En función de esos resultados, hubo coincidencia generalizada entonces de que ese sería el camino que tarde o temprano la mayoría de los partidos recorrerían.

En las elecciones siguientes hubo competencia interna -desigual, pero hubo- en el frente que terminó consagrando al presidente, y una tan polémica como atractiva contienda en el kirchnerismo para la gobernación bonaerense. Pero llegamos a estas elecciones legislativas en las que la ausencia de competencia en algunos de los distritos vidriera pareciera generar el mandato de eliminar esta práctica. Obsesionados por mirarse el ombligo, los comunicadores más conocidos han desatado una cruzada contra las PASO, argumentando su inutilidad, el elevado costo y el fastidio que genera en la sociedad llamada a votar dos veces lo mismo, en el término de 70 días. Pueden concluirse ciertos los dos últimos ítems, pero la suposición de su inutilidad, que en todo caso debiera ser el factor determinante, es una consideración por lo menos opinable.

La presión mediática hizo blanco en el oficialismo, cuyos principales referentes -el Presidente, sin ir más lejos- han coincidido en sugerir la necesidad de eliminar las elecciones de agosto. Se verá. Pero lo cierto es que la presión mediática en ese sentido parte de un supuesto erróneo: no es verdad que las fuerzas políticas no las utilicen. Pasa que la mirada de los opinadores se limita a Capital Federal y provincia de Buenos Aires y, sobre todo, a los partidos principales.

Lo cierto es que, considerando solo los cargos nacionales, en estas PASO habrá nada menos que 44 internas, de las que tomarán parte 173 fuerzas políticas. Veamos.

En la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas, habrá 3 internas, de las que tomarán parte 13 sectores políticos. Habrá 4 listas del Partido Federal; 3 del Partido del Campo Popular, y 6 del Frente Patriótico Bandera Vecinal, de Alejandro Biondini.

En Ciudad de Buenos Aires habrá 4 competencias, entre 12 listas, a saber: 2 nóminas del Partido Federal; 5 del Partido El Movimiento; 3 del kirchnerismo que compite como Unidad Porteña, y 2 de Convocatoria Abierta.

Cambiemos es la única fuerza que habilitó interna en Catamarca, donde compiten dos nóminas; en tanto que en el Chaco hay 2 disputas de las que toman parte 8 agrupaciones: 6 del oficialista Chaco Merece Más, y 2 de Cambiemos.

En Chubut, el Frente para la Victoria es el único que tiene competencia interna, con 5 sectores participando.

Córdoba tendrá dos internas, con 6 fuerzas: 4 de Política Abierta Para la Integración Social (PAIS) y 2 de Cambiemos.

En Corrientes habrá este domingo 3 competencias de las que tomarán parte 10 sectores. Dos de la Alianza Somos Corrientes; 3 del Frente Renovador, y 5 de la alianza Juntos Podemos Más.

En Entre Ríos se da la particularidad de que solo dos fuerzas no tienen interna, y los votantes se encontrarán con 15 boletas. Pasa que el gobernante Frente Justicialista Somos Entre Ríos lleva nada menos que 10 listas, y Cambiemos las 3 restantes.

Jujuy tiene la competencia de dos sectores y 9 listas en pugna, a saber: 3 del Frente Renovador, y 6 del Frente Justicialista.

El gobernante Partido Justicialista pampeano compite con 5 listas; la alianza Frente Progresista Pampeano 2; y en Cambiemos disputarán 3 listas. Esto es, 3 competencias internas y 10 boletas.

En Mendoza dos fuerzas compiten, llevando 5 sectores tras de sí: la alianza Cambiemos, con 2 nóminas y Somos Mendoza con 3 listas.

En Neuquén, el gobernante Movimiento Popular Neuquino tiene disputa con 2 listas, mientras que por Cambiemos participan otras tantas nóminas.

La provincia de Salta tendrá 2 disputas de las que tomarán parte 8 fuerzas. Seis del gobernante Frente Unidad y Renovación, y 2 de Cambiemos. En San Juan, en tanto, solo Cambiemos tendrá competencia, con 2 listas. Y lo mismo pasará en San Luis, donde la alianza Avanzar y Cambiemos presenta dos nóminas.

En Santa Cruz tienen interna el kirchnerismo y Cambiemos: 2 listas del Frente para la Victoria y 5 de la alianza gobernante a nivel nacional.

Santa Fe es un caso especial. Compiten 54 listas, récord en el país. Solo cuatro de esas boletas no tienen competencia. Hay diez internas santafesinas este domingo, de la que toman parte entonces nada menos que 50 listas distintas. Dos del Partido Federal; 2 del Movimiento Independiente Renovador; 7 del Partido del Campo Popular; 9 de Unite por la Libertad y la Dignidad; 3 del Partido Autonomista; 12 de la alianza Espacio Grande; 3 del Frente Justicialista; 2 del gobernante Frente Progresista Cívico y Social; 4 de Vamos Juntos; y 6 del Partido Popular, en una de cuyas listas figura la pulposa Amalia Granata.

Y por último, Tucumán tiene un amplio menú de propuestas, pero solo una competencia interna de la que toman parte 9 agrupaciones. Es en el gobernante Frente Justicialista por Tucumán.

Conclusión: como se ve, la sentencia de que ninguna fuerza política aprovecha las PASO no se compadece con la realidad. Ni siquiera Cambiemos dejó de usarlas, a pesar del pedido de la Casa Rosada de armar listas unificadas; por el contrario, en 9 provincias la fuerza oficialista tendrá interna. A saber, Catamarca, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Salta y San Juan.

Por otra parte, solamente en 5 distritos de los 24 no habrá internas -Formosa, La Rioja, Misiones, Río Negro, Santiago del Estero y Tierra del Fuego-.

Con todo, según se ha planteado desde lo más alto, puede que estas sean las últimas elecciones de agosto. Pero será bueno que el argumento de la falta de competencia deje de ser utilizado al eliminarlas.