BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 21 de septiembre de 2017
OPINIÓN
¿Cómo será la Argentina sin las PASO?
Por Yamil Santoro. El dirigente de Cambiemos considera que, aunque las primarias sirven para democratizar los partidos políticos, no resuelven los problemas estructurales de transparencia y competencia.
18 de agosto de 2017
Recientemente se ha instalado el debate acerca de la necesidad de eliminar las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias). Sobran razones para proponer esto y adelanto mi apoyo a la medida: se trata de un gasto innecesario, desnaturaliza la dinámica y utilidad de los partidos políticos y, en la práctica, no ha traído mejoras sustanciales a la Democracia argentina. Sin embargo, hizo un aporte valioso: trajo un poco de apertura a los partidos políticos que son instituciones cerradas.

El sistema instaló la posibilidad de que aquellas personas que no controlen las instituciones de un partido político, pero que cuenten con apoyo popular suficiente, pudieran hacer valer su pretensión electoral. Las PASO remedian de forma deficiente e indirecta un problema que aqueja a la política argentina hace añares: la falta de democracia interna de los partidos políticos y su fragilidad institucional. ¿Cómo se hubiera resuelto, por ejemplo, la disputa Larreta-Michetti sin PASO?

¿Es este un motivo para mantenerlas? De ninguna manera. Las PASO sirven como mecanismo de defensa de las minorías frente a las mayorías partidarias, pero son útiles dentro de un sistema diseñado de forma deficiente. Las irregularidades en torno a los procesos electorales internos son múltiples y dejan a las personas ante la disyuntiva de judicializar un proceso o resignarse a la proscripción impuesta por sus socios.

¿Qué pasa si eliminamos las PASO? Aumentarán las tensiones internas de las coaliciones y los partidos. Si no se generan mecanismos electorales transparentes, justos y claros que nos permitan resolver nuestras diferencias políticas e ideológicas pueden generarse fracturas que atenten contra el proceso ordenador que está teniendo el sistema de partidos políticos. Es un cambio estructural que si no va acompañado de otro tipo de reformas que ayuden a ordenar traerá desunión.

¿Qué podemos hacer para mejorar al sistema? Una posible solución es garantizar esquemas de competencia mínima hacia adentro de los partidos y procesos de afiliación simples y transparentes por ejemplo vía web. Otra alternativa aún mejor, es terminar con las listas sábana y adoptar esquemas que permitan una mejor representatividad. Podemos implementar un sistema electoral abierto, transparente y propio del Siglo XXI como el que posee el partido vecinal Convocación por San Isidro. Dicho partido utiliza el sistema de Voto Único Transferible (VUT) y elige a sus candidatos en base al voto libre de todos sus afiliados.

El VUT es un sistema de voto plurinominal, es decir, donde cada elector vota a más de un candidato en una boleta indicando a quien o quienes prefiere con un orden de prioridad. A raíz de esto los votos se van luego distribuyendo entre las segundas y terceras preferencias y así una vez que un candidato alcanza la cuota para ocupar una banca. Este sistema permitiría a los candidatos y a los partidos ahorrarse las PASO y cualquier otra instancia interna ya que resultarían elegibles de forma directa por el electorado. Todos los candidatos serían preferidos y no como hoy que aparecen en las listas sábanas personas sin representatividad suficiente.

Es por todo lo anterior que considero necesario avanzar en la eliminación de las PASO pasada esta elección pero que, en simultáneo, desarrollemos mecanismos que garanticen la transparencia y la competencia. Tenemos la oportunidad de mejorar y potenciar a nuestra Democracia con este cambio. No desaprovechemos la oportunidad para avanzar en la dirección correcta.