BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 20 de noviembre de 2017
OPINIÓN
Aislamiento no es solo Asperger
Por Adrián Aquino. El Asperger presenta un síntoma que también lo padecen personas que no han sido diagnosticadas con este síndrome, el aislamiento. ¿Qué es y cómo podemos ayudar a quienes lo padecen?
4 de septiembre de 2017
¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger es un conjunto de características mentales y de conducta que forma parte de los trastornos del espectro Autista. La persona afectada muestra dificultades, de gravedad variable, en interacción social y en la comunicación.

Uno de los síntomas más habitual y frecuente que se da en esta patología es EL AISLAMIENTO. Pero hay que tener en cuenta que este síntoma no sólo se da en personas que padecen de este diagnóstico neurológico, sino también en personas que padecen otros tipos de enfermedades, como las emocionales.

¿Qué es el aislamiento?

El aislamiento es una enfermedad emocional que nos priva de la posibilidad de relacionarnos sanamente con nuestro entorno, y esta no discrimina edades, ya que pueden atravesarla desde niños hasta adultos mayores.

¿Cuáles son los síntomas del aislamiento?

-Encerrarse en sí mismo

-Negarse a salir

-Comenzar a perder contacto con las amistades, al punto de cortar las relaciones

-No querer trabajar en equipo

-No confiar en nadie

-Perder la capacidad de sociabilizar.

¿Cómo combatir el aislamiento?

Podemos lograrlo a través de dos pasos:

En primer lugar debemos reconocer donde se originó esta conducta en la persona. En muchos casos, sucede que el individuo que se aísla, lo hace porque atravesó en algún momento de su vida una situación traumática, tal como rechazo, abandono, maltrato físico o verbal, o sobreprotección, que lo condicionaron y le generó inseguridad en sí mismo para relacionarse con las demás personas. Dichas experiencias, al no saber cómo expresarlas, provocaron que las emociones sean reprimidas.

En segundo lugar, es importante implementar con ellos una nueva metodología de comunicación, que consiste en generar un ambiente para que la persona, comience a expresar lo que siente, sin sentirse prejuzgado y demostrándole que sin importar cual fuere la situación emocional que esté atravesando, estamos interesados en su bienestar.

También debemos reforzar el vínculo que nos une con la persona que padece el hermetismo, para poder acompañarlo en este proceso de sanidad de sus emociones, y lograr una apertura que le permita volver a relacionarse con su entorno (familia, amigos, compañeros, etc.) De ser necesario alentarlo para que busque ayuda de algún profesional que lo pueda guiar a salir del aislamiento.

Adrián Aquino es educador emocional. Escuela de Entrenamiento Emocional

educadoremocional.aa@gmail.com

Whatsapp: + 54 9 11 4179 0833