BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 18 de octubre de 2017
OPINIÓN
Energías renovables: puesta en valor del conocimiento
Por Fabián Ruocco. Luego de que Diputados aprobara el proyecto de ley sobre Generación Distribuida, el autor analiza esta alternativa para posicionar a las energías renovables como colaboradoras en la disminución del calentamiento global y el cambio climático.
15 de septiembre de 2017
En CEDyAT experimentamos de manera cotidiana que la globalización digital son las facilitadoras para la gestión de la “economía del saber”. En el ámbito social, este nuevo modelo de conocimiento es promotor de integración intercultural y redes colaborativas, que generan un impacto profundo en diferentes sectores. Uno de ellos es el energético. Las diversas experiencias de otros países, sus aciertos y errores, están disponibles en internet para ser consultadas por expertos, asesores legislativos y cualquier ciudadano de a pie. Por esa razón, las “energías renovables” que pudieron posicionarse como colaboradoras en la disminución del calentamiento global y el cambio climático, entre otras cuestiones positivas.

Entonces, ¿de qué manera se relaciona todo esto con los esfuerzos de impulsar las energías limpias y renovables que prevé la nueva ley de habilitar a los usuarios residenciales y Pymes a generar su propia energía renovable e inyectar y vender el excedente que produzcan en la red de distribución?

Hay tener en cuenta dos perspectivas complementarias. En primer lugar, la buena noticia de la semana es que la Cámara de Diputados aprobó, con 159 votos a favor y 3 en contra, este proyecto de ley clave para mejorar e incrementar la capacidad del sistema energético. En segundo lugar, pareciera ser que los representantes del pueblo comprendieron que esta iniciativa que favorece la estrategia contra el Cambio Climático, resultando ser además, una propuesta superadora al incorporar una visión federal, es decir garantizando las competencias de las provincias. Técnicamente hablando, se estipula que sólo podrán acceder los usuarios, cooperativas o pymes del mercado de la electricidad -con excepción de aquellas empresas que tengan un 25 por ciento en manos de personas jurídicas de nacionalidad extranjera- ya que prohíbe ingresar a los grandes clientes o agentes distribuidores con demandas de potencia iguales o mayores a 300 kilovatios.

El texto acordado establece que todos los usuarios de la red de distribución tendrán derecho a instalar equipamiento para la generación distribuida de energía eléctrica a partir de fuentes renovables hasta una potencia equivalente a la que éste tiene contratada para su demanda. Si bien el costo de inversión es alto, se recupera con el ahorro posterior del consumo de la energía eléctrica tradicional.

Por último, es auspicioso constatar que las tecnologías del saber siguen siendo para Argentina un pilar estratégico en la agenda de crecimiento para la construcción de una sociedad sustentable, productiva, competitiva e innovadora que afianza sus cimientos valiéndose de los aportes ineludibles resultantes de poner en valor conocimientos, competencias adquiridas, e innovaciones desarrolladas en nuestro país.

* Director Ejecutivo del CEDyAT - Unidad de Vinculación Tecnológica Ley 23.877