BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de octubre de 2017
COYUNTURA
Los balances fiscales bajo la lupa
En la cartera económica proyectan para el próximo año un control fiscal más estricto sobre las provincias. El principal objetivo es bajar el déficit global en un punto porcentual.
19 de septiembre de 2017
El Gobierno proyecta para el próximo año un control más estricto sobre la evolución de las cuentas públicas provinciales y las administraciones que no mejoren sus balances fiscales tendrán problemas a la hora de conseguir autorización de la Nación para endeudarse.

Así lo expresaron funcionarios del gabinete económico en los últimos días, tras diversas reuniones que mantuvieron con sus pares de las distintas provincias.

Si bien estos son elementos no expresados en concreto en el proyecto de Presupuesto para el próximo año, sí está contemplado dentro del acuerdo de Responsabilidad Fiscal que se firmó hace casi un mes entre la Nación y las provincias.

“Aquellas provincias que no cumplan con los objetivos fiscales convenidos tendrán una penalización. La penalización consiste en no aprobar los eventuales pedidos para poder tomar deuda en el mercado”, agregó un funcionario del Ministerio de Hacienda de la Nación.

El proyecto de Presupuesto 2018 contempla una partida para educación que representa el doble de la este año, que abarcará la construcción de jardín de infantes, equipamiento técnico para las escuelas y mejoras edilicias, pero con la novedad que todas estas obras serán encaradas por las propias provincias pero controladas y certificadas por la administración nacional.

De esta manera, en el Poder Ejecutivo confían en que el próximo año se podrá cumplir con el objetivo de bajar el déficit fiscal global en un punto porcentual, incluido en el proyecto de Presupuesto para el próximo año, y a la vez concretar una retracción en el desequilibrio de las provincias.

A su vez, también se promueve una baja en las Asignaciones de Tesoro Nacional (ATN) a las provincias, pero a cambio el Estado nacional se encargará de solventar los eventuales desequilibrios que presenten las cajas de jubilaciones provinciales.

“En realidad, esto supone un gran desafío, pero es la manera más correcta de tener un control más estricto sobre la evolución de las cajas jubilatorias provinciales”, enfatizó el mismo funcionario.

A suvez, y dentro de esta estrategia de cambio de las relaciones económicas con la provincias, se resolvió que se promueva una mejora en la calidad de diversos aspectos de la educación en coordinación con las provincias, en función del incremento en la partidas presupuestaria incluida para ese sector en 2018.

“Habrá construcción de jardín de infantes, de escuelas, de mejoras edilicias, compra de computadoras y material técnico. Todo esto se encargarán cada una de las provincias, pero todas las iniciativas serán supervisadas por el Estado nacional”, agregó uno de los funcionarios del Ministerio de Hacienda.

Para el próximo año el Gobierno incluyó una pauta en las partidas destinadas a educación 24.600 millones de pesos, contra 11.973 millones que habían sido asignados en este año.

“Esta forma de trabajo implica un cambio importante con relación a lo que se estuvo haciendo hasta ahora en materia de mejoras para la educación”, aseguraron en Hacienda.

El próximo año no es electoral. Sería trascendente que el país pueda lograr un uso más eficiente de sus gastos, especialmente en áreas esenciales como son la educación y la prestación social.