BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 18 de octubre de 2017
OPINIÓN
La ley de leyes: Presupuesto 2018
Por Brenda Austin. La diputada nacional por Cambiemos remarca la importancia de atenerse al presupuesto convenido y celebra la estabilidad macroeconómica lograda.
21 de septiembre de 2017
Un presupuesto resume siempre y en gran medida el pensamiento de un gobierno, y es, además, la herramienta de planeamiento y control más importante con la que cuenta un país.

El ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, presentó ante el Congreso el Presupuesto 2018, que encierra varios datos importantes. El primero, el cumplimiento estricto del presupuesto anterior.

Como sabemos un presupuesto es un cálculo de ingresos y gastos, un parámetro legal que nos permite saber cual va a ser el gasto de los recursos que nos pertenecen a todos los ciudadanos. La ley de leyes como se lo define; cumplirlo y respetarlo hace a la transparencia de un gobierno. Por primera vez en 12 años, la desviación entre lo previsto y lo efectivamente gastado será menor al 3%, en tanto que entre los años 2004 - 2016 la brecha promedio fue de 18,5%, con picos verdaderamente obscenos en algunos años. Tener un presupuesto pero no ceñirse a él, es como no tenerlo, perdiendo así una de sus más importantes funciones: la de brindar transparencia y previsión respecto del destino del gasto del Estado.

En segundo lugar se destaca el gradualismo, que vuelve a ser la llave que explica un proceso progresivo de búsqueda de equilibrio fiscal, estableciendo metas claras y realizables año tras año, con una economía que da señales cada vez más robustas de crecimiento. Desde el año 2010 que Argentina no crecía dos años consecutivos.

Por otra parte, en el presupuesto 2018 convive la visión que los problemas de la economía no se han resuelto del todo, pero si marchan por buen camino, y en esto el Estado Nacional, ha sido, y es, consciente de que debe cuidar a los que menos tienen.

Entender que de este laberinto se sale con trabajo y esfuerzo, pero fundamentalmente pensando en un Estado presente que oriente sus esfuerzos a promover una línea de partida donde todos los ciudadanos tengamos acceso a los mismos derechos. Algún amigo dijo “el dato mata el relato” y así es. Basta mirar cuales son las áreas o ministerios que reciben el mayor incremento de recursos para saber dónde están puestas verdaderamente las prioridades. La educación, la salud, los recursos de desarrollo social y la inversión en Ciencia Tecnología tienen un aumento muy por encima de la inflación prevista, que se estima rondará el 15%.

El incremento exponencial de los recursos para la construcción de los jardines de infantes da cuenta de la capacidad de acompañar una decisión con los recursos para materializarla.

Durante 2017, 7,3 de cada 10 pesos iban a la función social. En 2018 este concepto sigue creciendo y representará el 76% del total, es decir que 7,6 sobre 10 pesos se destinarán a cubrir gastos educativos, de ciencia y técnica, salud, promoción y desarrollo social, agua potable, viviendas, entre otros, alcanzándose la mayor inversión social de la historia Argentina

El secreto del crecimiento en el siglo XXI es la formación de capital humano, y en esto la educación cumple un rol preponderante, entenderlo así requiere un reflejo presupuestario, y vemos que ese ha sido el camino que ha elegido el Gobierno para superar los problemas de Argentina.

Por otro lado, la inversión de capital es la base material para la producción interna de bienes y servicios, y permite además ir reduciendo el enorme déficit de infraestructura y obra pública que teníamos y que afecta las condiciones de vida y la competitividad. Una inversión equivalente al 17% del PIB para el 2018 sienta las bases para garantizar un ciclo de crecimiento sostenido, que permita sumar al 3% del 2017, el 3.5% en 2018. Y lo más importante, allí vendrán las rutas, autopistas, cloacas y obra pública para los cientos de necesidades que tenemos.

Para el año 2.018 se prevé que las transferencias a las Provincias aumenten en un 20% , en tanto que a Córdoba se le transferirá un 23% extra, así, se logra una recuperación progresiva de los recursos destinados a la Provincia que fueran fuertemente recortados desde el año 2.014 en adelante. Terminar con la discriminación es algo que se verifica en los hechos y en la ratificación de un federalismo real.



El presupuesto para Córdoba es el mejor de los últimos 5 años y eso se traduce en obras para nuestra provincia, entre ellas se destacan: la construcción de 13 Jardines de Infantes, la Variante Costa Azul y el Puente sobre el Dique San Roque, la autopista Córdoba – San Francisco, Río Cuarto – Holmberg, repavimentación de la RN N° 158, RN N° 9, RN N° 35, RN N° 60, RN N° 38, etc, así como una importante inversión en la Fábrica Militar de Río Tercero y Villa María. El total de obras alcanzará un valor superior a los 2.500 millones de pesos.

Por último, el año fiscal que concluye nos deja certezas y optimismo. Se puede decir que la inflación del 2017, concluirá siendo la más baja desde el año 2009. Además, por primera vez en 100 años, se produce una combinación de reducción del gasto público, baja de la presión tributaria y menor déficit fiscal, con crecimiento y descenso de la inflación.

El desarrollo de cualquier país descansa en su estabilidad macroeconómica, en la eficiencia de sus instituciones, en la adecuada asignación de sus recursos, pero también en un sólido Estado que sea capaz de poner el ojo en quienes más lo están necesitando, no para perpetuar las condiciones de pobreza sino para animarse de una buena vez y para siempre a romper el círculo que condena a miles de argentinos a la indignidad y tender el puente para que la educación y el trabajo sean la llave que abra la puerta al desarrollo.

PRESUPUESTO 2018

• Crecimiento 3,5% PIB

• Inversión 17% PIB

• Inflación promedio 15,7%

• Tipo de Cambio: $19,30 por dólar

• Déficit Fiscal: 3,2%

• Inversión en Infraestructura: (transporte, energía, hídricos, etc) 3,5% PIB.