BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 17 de noviembre de 2017
LEGISLATURA PORTEÑA
La Ciudad adhirió a la Marcha del Orgullo LGTBIQ
Gracias a una iniciativa impulsada por el legislador de la CC ARI Maximiliano Ferraro, la Legislatura porteña adhirió a la 26° edición de dicha marcha y pidió la iluminación y embanderamiento de edificios públicos por este motivo.
9 de noviembre de 2017
En la sesión de este jueves la Legislatura porteña adhirió a la Marcha del Orgullo LGTBIQ que se realizará el 18 de noviembre y autorizó la iluminación y embanderamiento de edificios públicos para conmemorar la 26° edición de la misma. La medida había sido impulsada por el legislador de la CC ARI Maximiliano Ferraro.

Dicha marcha desde el 1992 ininterrumpidamente se desarrolla desde la Plaza de Mayo a la Plaza de los Dos Congresos convocada por la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo LGTBIQ y apoyada por una enorme cantidad de organizaciones independientes, partidos políticos, movimientos sindicales, estudiantiles y sociales.

La Marcha del Orgullo Gay-Lésbico (como se denominó ese primer año) repetía -de alguna manera- el eco vernáculo de la histórica revuelta de Stonewall que en 1969 en la ciudad Nueva York, ponía en pie al colectivo LGTBI capitaneado por activistas trans de origen latino, lesbianas y algunos homosexuales contra la represión policial y las leyes discriminatorias. En la Argentina, a principios de la década del ’80 y tras la desaparición de grupos como Nuestro Mundo o el Frente de Liberación Homosexual (FLH) se había constituido la Coordinadora de Grupos Gays que reunía a muchos de los activistas que en febrero de 1984 serían los fundadores de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y que pondría en su presidencia a Carlos Jáuregui y en su vicepresidencia a Alejandro Salazar.

Jáuregui había abandonado la CHA en 1988 y en 1991 fundaba Gays por los Derechos Civiles, y desde esa organización se conectaron con otras organizaciones de gays, lesbianas y transexuales con el objetivo de armar un comité de organización para convocar a una primera Marcha, y que se conformó con las siguientes agrupaciones: Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM), Transexuales por el Derecho a la Vida y a la Identidad (TRANSDEVI), Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina (SIGLA), Grupo de Investigación en Sexualidad e Investigación Social (ISIS), Gays por los Derechos Civiles (GAYS DC) y Convocatoria Lesbiana que marcharon bajo la consigna “Libertad, Igualdad, Diversidad”.

Entre 1993 a 1995 la marcha crece en convocatoria, aunque aún tímida, y levanta las consignas: “Amar y vivir libres en un país liberado”, “Iguales y Libres en la Diversidad” y “Vigilemos a la Policía” en un mismo contexto represivo, de discriminación y bajo la amenaza de la epidemia del Sida.

En 1996 fue el último año en que se realizó la marcha en Junio y que transcurrió con la consigna “La discriminación nos condena. La policía nos mata. Seguimos de pie”. También sería la última marcha de Carlos Jáuregui, quién moría a causa de complicaciones derivas del VIH-sida el 20 de agosto, un par de meses después de la movilización.

A partir de 1997, la Marcha del Orgullo LGTBIQ pasó a celebrarse el primer sábado de noviembre coincidiendo con la fecha de la fundación de Nuestro Mundo, el primer grupo homosexual de la Argentina que encabezó Héctor Anabitarte en 1967.