BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 13 de diciembre de 2017
INFORMES
Cuando el peronismo optó por una conducción colegiada en Diputados
En momentos en que el bloque de la Cámara baja resuelve su futuro con la llegada de los nuevos legisladores, parlamentario.com recuerda el desenlace de la crisis planteada en 2005.
28 de noviembre de 2017
El bloque FpV-PJ vive un punto de inflexión, producto de las diferencias internas, la búsqueda de recomposición de parte del peronismo tras sucesivas derrotas, la pertenencia de un número importante que responde al kirchnerismo y aquellos que quieren acatar las decisiones de sus gobernadores. En este marco se define cómo será la futura conducción del bloque en Diputados, donde el actual presidente, Héctor Recalde termina el 10 de diciembre su mandato, y entre las alternativas que se barajan circuló la posibilidad de una conducción colegiada.

Esa situación ya se dio en 2005, cuando el peronismo protagonizó “la madre de todas las batallas”, en la que confrontaron el kirchnerismo y el duhaldismo. Cuando el titular de la bancada del PJ, José María Díaz Bancalari aceptó acompañar a Hilda “Chiche” Duhalde en la lista para el Senado, enfrentando a Cristina Fernández de Kirchner, diputados kirchneristas pidieron su renuncia como jefe del bloque.

Principios de julio de 2005, la tensión interna del PJ bonaerense pegaba de lleno en el bloque de diputados y hasta opinaban desde el Senado. El presidente del bloque oficialista, Miguel Angel Pichetto, reclamaba el alejamiento de su par en Diputados, advirtiendo que en el peronismo “nunca se aceptó un esquema bicéfalo”. Ese mismo día, 13 de julio, los diputados K oficializaban su pedido de renuncia a Díaz Bancalari, mientras el duhaldismo anticipaba que resistiría con la convocatoria a una reunión de bancada para votar el planteo.

La situación se resolvió el 28 de julio, cuando Díaz Bancalari aceptó abandonar la jefatura del bloque. En rigor, no renunció, sino que en una conferencia de prensa anunció que pedía licencia hasta el día siguiente de las elecciones, pero luego terminó reconociendo que no volvería más a la jefatura del bloque, dado que si ganaba, sería senador, “y si pierdo no puedo ser presidente”.

“Era necesario que Díaz Bancalari diera un paso al costado para que asuma una conducción política que exprese el pensamiento político del Gobierno nacional”, señaló en ese contexto el diputado kirchnerista Jorge Argüello.

En su carta a los diputados justicialistas, Díaz Bancalari reconocía que no podía seguir al frente del bloque de diputados del PJ al señalar que “hay una serie de circunstancias que no se pueden obviar y que obligan a tomar decisiones con grandeza y desprendimiento que eviten cualquier obstáculo al funcionamiento del mismo”.

En ese contexto, los duhaldistas y kirchneristas abrieron una instancia de negociación para acordar cuales serían los diputados que se harían cargo de la conducción hasta diciembre, si se quiere mantener la unidad dentro de la bancada oficialista.

El acuerdo fue alcanzado el 3 de agosto, en el marco de una reunión de mesa del bloque. Al cabo de la misma, el diputado kirchnerista Carlos Caserio -hoy senador delasotista- aseguró que el frente que respondía a Néstor Kirchner tenía “entre 80 y 90 diputados” dispuestos a apoyar la conducción colegiada, que integrarían Jorge Arguello, Osvaldo Nemirovsci, Juan Manuel Urtubey y el propio Caserio.

Al día siguiente, la flamante conducción del bloque fue recibida por Néstor Kirchner en la Casa Rosada, con el propósito de poner en marcha un "nuevo mecanismo" de vinculación entre el Ejecutivo y la Cámara baja, en defensa de la gestión gubernamental.

Aunque el cuarteto estaba identificado con el Gobierno, lo cierto es que el único legislador kirchnerista “puro” era entonces Nemirovsci, mientras que los demás se habían acercado al presidente al inicio de su gestión. El triunfo del kirchnerismo se apoyó en los números a su favor y en la polarización con el duhaldismo que impulsó el presidente, lo que dejó al sector que responde a Eduardo Duhalde aislado y sin margen de maniobra. “Se evitó que desde el Gobierno nos acusen de poner en peligro la gobernabilidad del país”, razonó una fuente cercana a Duhalde, al explicar por qué su sector decidió mantenerse en el bloque y no romper con el kirchnerismo.

Esa conducción se mantuvo hasta la renovación parlamentaria, momento en que al frente del bloque Frente para la Victoria-PJ fue designado el flamante diputado Agustín Rossi. El mismo que ahora vuelve a la Cámara y que acaba de ser designado como titular de esa bancada.