BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 13 de diciembre de 2017
LEGISLATURA PORTEÑA
Corredores inmobiliarios pidieron flexibilizar los créditos hipotecarios
Luego de que la Legislatura porteña modificara la Ley 2340 de Alquileres se incrementó la tensión entre el Gobierno de la Ciudad y las Cámaras Inmobiliarias, quienes pidieron revertir la situación y flexibilizar el acceso a los créditos hipotecarios para que más gente pueda acceder a la vivienda propia.
1 de diciembre de 2017
En agosto de este año la Legislatura porteña aprobó una serie de modificaciones a la Ley 2340 de Alquileres, con el objetivo de evitar que las inmobiliarias fijen libremente el monto al momento de celebrar el contrato, y desató una guerra con los corredores inmobiliarios y los martilleros. Por lo que el corredor y presidente de Ludigliani SA, Horacio Ludigliani, dialogó con parlamentario.com y explicó los principales cuestionamientos de las Cámaras Inmobiliarias a la Ley.

Pese a que las modificaciones en la Ley 2340 fueron pensadas para beneficiar a los más de 400 mil inquilinos de la Ciudad, Ludigliani explicó que “la normativa no cumple con el objetivo con el que fue sancionada ya que con restricciones sobre el mercado de alquileres se termina asfixiando al propietario” y señaló que “lamentablemente, el mercado de alquileres cada vez que se lo regula, se paraliza”.

Asimismo afirmó que debido al artículo que establece que la comisión del contrato de alquiler la pague el propietario podría provocar que “aumenten el costo del alquiler para poder costear el valor de dicha comisión” y advirtió que “muchos propietarios optaron por retirar las propiedades del mercado”.

Por otra parte aseguró que “se está poniendo el foco en el lugar equivocado” y consideró que “no hay que focalizar en los alquileres sino que el Estado debe poner en el centro del debate la cuestión de la inflación, de modo que la casa propia no se quede en el plano de la aspiración y la consulta”. A su vez pidió flexibilizar el acceso a los créditos hipotecarios para que más gente pueda acceder a la vivienda propia.

“No podemos precisas que cierren inmobiliarias por esta ley pero, claramente, esta medida perjudica muchísimo a las inmobiliarias mas chicas justo cuando estaban empezando a levantar cabeza tras años de párate producto del cepo cambiario”, aseveró y remarcó que “entendemos que es una ley con un argumento ‘políticamente correcto’ sancionada en un año electoral pero que, en la práctica, no beneficia a los inquilinos”.

Además señaló que “la postura de los propietarios también es atendible ya que el dueño de un departamento de dos ambientes está lejos de ser un empresario y muchos de nuestros clientes son pequeños inversores o comerciantes jubilados que ahorraron toda su vida para tener un ingreso extra”.

Finalmente, Ludigliani sentenció que “es un dilema de difícil solución” ya que “lo que para unos resulta poco redituable comprado con la inversión (propietarios), a otros literalmente les lleva la mitad del sueldo (inquilinos)”.