BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 11 de diciembre de 2017
COYUNTURA
Sus pares miran de reojo a Dujovne
El mayor posicionamiento de Nicolás Dujovne comenzó a generar en el gabinete económico conflictos internos. Por ahora son rispideces, fundamentalmente con el ministro de Producción, Francisco Cabrera.
6 de diciembre de 2017
El ministro de Hacienda, Nicolas Dujovne, comenzó a tener un rol más importante dentro del gabinete nacional del presidente Mauricio Macri y eso comenzó a generar mayores rispideces y ciertas incomodidades dentro del equipo económico.

Funcionarios y asesores del gabinete admitieron que Dujovne que asumió con un rol muy secundario en enero del año pasado, cuando se decidió el desdoblamiento de Hacienda y la salida del entonces ministro Alfonso Prat Gay, ahora comienza a tener cada vez mayor poder de influencia en las decisiones que se toman en la Casa Rosada.

“Sin dudas que desde que asumió a cómo está posicionado ahora hay una gran evolución. Está claro que el resultado de las elecciones lo favoreció para elevar unos escalones su rango dentro del gabinete”, comentó un funcionario del Palacio de Hacienda.

En el entorno del ministro consideran que la mejora de la economía, esencialmente el nivel de actividad, del balance de las cuentas públicas y de inversión, fue el motor de crecimiento de Dujovne dentro del gabinete.

“Hay un aspecto que Dujovne ha trabajado muy hábilmente que es no confrontar en público, o por lo menos, no quedar expuesto en diferencias o peleas”, puntualizó el mismo funcionario.

De todas maneras, el hecho de no confrontar no significa que no haya generado ciertas rispideces dentro del gabinete económico.

A pesar que se presenta como un escenario tranquilo y homogéneo, el gabinete económico empieza a tener algunas grietas, algo que no se había sido muy elocuente, a pesar de los momentos complicados del año pasado, cuando el ajuste de tarifas fue un tema candente y concentró la pelea política en ese momento.

En esta etapa, con las reformas estructurales en el Congreso y con un clima incierto de cómo podrían ser sancionadas esas normas, se empezó a observar algunos “pases de factura” dentro del gabinete económico.

Por lo pronto, se comenta que la relación de Dujovne con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, no pasa por el mejor momento, ya que se han percibido de algunos mensajes cruzados entre ambas carteras sobre las complicaciones que tienen los proyectos de ley de Reforma Laboral y Previsional para que sean sancionados en el Parlamento.

Algunos asesores de Producción resaltan que después de las elecciones “hubo un apuro exagerado” por parte de Hacienda para llevar adelante esas iniciativas al Congreso sin el debido consenso general que debían tener.

“Parecería que hubo quizás algunos errores de interpretación o cierta ingenuidad a la hora de evaluar el nivel de respaldo o de apoyo, aunque esto también fue tarea del Ministerio de Trabajo”, puntualizó un funcionario de Producción.

Es evidente que los problemas para llevar adelante los proyectos también empezaron a rozar al ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Lo concreto y lo real es que a poco de haber ganado las elecciones parlamentarias con un resultado sumamente positivo para el oficialismo, el Gobierno y particularmente el gabinete económico, tuvo en estos últimos tiempos, días más complicados de lo que se preveían.

Habría que ver si las diferencias quedan en esto o si crecen e implican en poco tiempo algunos cambios de nombres.