BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 11 de diciembre de 2017
NOTICIAS
Rodeada de su tropa, Cristina denunció que Bonadio “ejecuta la partitura judicial” y Macri “dirige la orquesta”
Procesada por el juez por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, la senadora electa habló de una “cortina de humo” para “asustar, intimidar y disciplinar a la población”. “No quieren que nuestra voz esté en el Senado”, advirtió. Dijo desconocer los contactos entre D’Elia y Khalil por el acuerdo con Irán.
7 de diciembre de 2017
Por Carolina Ramos

Mientras Miguel Pichetto confirmaba que su flamante interbloque no avalará el pedido de desafuero y detención de Cristina Kirchner en la causa por encubrimiento del atentado a la AMIA, a pocos metros de distancia, la senadora electa denunciaba un acto de “persecución inédita” del juez Claudio Bonadio como parte de “una cortina de humo” para “asustar, intimidar y disciplinar a la población”.



Rodeada de diputados y senadores nacionales, legisladores porteños y dirigentes fieles, la legisladora, que asumirá su banca este domingo, denunció que el presidente Mauricio Macri es “el director de la orquesta” y Bonadio “ejecuta la partitura judicial”, en momentos donde el Congreso debate una reforma previsional resistida por un amplio espectro opositor.

“No quieren que nuestra voz esté en el Senado, pero no nos vamos a callar, ni asustar, ni dejar provocar”, garantizó la legisladora electa, y sentenció: “La campaña electoral terminó en octubre”. Lo que siguió fue un aplauso cerrado y la sensación de que el kirchnerismo no estará solo: con el rechazo del interbloque de 25 senadores que Pichetto acaba de conformar, el desafuero se encamina al fracaso.

El rionegrino sostuvo ante la prensa acreditada que “no corresponde el pedido de prisión preventiva” porque la expresidenta “ha estado siempre ajustada a derecho”. “Acaba de asumir un cargo institucional en el Senado y no creemos que haya presunción de fuga”, consideró. Uno de los miembros del interbloque, el chubutense Mario Pais, estuvo incluso en la conferencia de prensa de Cristina.



“Estamos ante una cortina de humo para asustar, intimidar y disciplinar a la población; para tapar que las políticas económicas del Gobierno están fracasando; y para provocar una reacción política”, enfatizó Cristina. A su izquierda se ubicó el titular del PJ y diputado nacional, José Luis Gioja. A la derecha, el nuevamente jefe del bloque en la Cámara baja, Agustín Rossi.

Desde la oficina del bloque del FpV-PJ, completamente abarrotada, la senadora electa buscó correr el eje a las reformas que debe votar el Congreso. “A los compañeros del peronismo y también a los que no lo son, les sugiero que se pronuncien no defendiendo a una senadora, sino defendiendo los derechos de los argentinos”, deslizó ante una de las cuatro preguntas que fueron habilitadas a la prensa.

Cristina también reservó un pasaje de su alocución a la defensa del memorándum con Irán, firmado por su gobierno en 2013. Explicó que se trató de “un acto de política exterior no judiciable que además mereció la aprobación del Parlamento”. En esa oportunidad, tanto Rossi como Pichetto garantizaron la ratificación del acuerdo como líderes del FpV-PJ.

La exmandataria dijo desconocer los contactos telefónicos filtrados entre el dirigente Luis D’Elia y el iraní “Yussuf” Khalil, donde se deduce la trama de un vínculo comercial ligado a la firma del memorándum. “Nunca me he especializado en escuchas telefónicas. Eso lo hacen otros”, ironizó Cristina, y una vez más fue aplaudida.

Asimismo, remarcó que “la causa está inventada sobre hechos que no existieron” y habló de un “despropósito”, un “exceso” y “una violación del Estado de Derecho”. “Nunca pensé que un juez de la Nación pudiese escribir algo semejante”, confesó. Y subió la apuesta: “Este cronograma judicial y mediático apoyado por call centers del Gobierno que pagamos todos, no es inocente”.

Además de numerosos legisladores nacionales, porteños y bonaerenses, se hizo presente en la conferencia la esposa del dirigente apresado Luis D’Elia, Alicia Sánchez, quien se se sentó a la izquierda del intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi. También se vio al expresidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; la diputada Alcira Argumedo -cada vez más cercana al kirchnerismo, aunque próxima a culminar mandato- y hasta la dirigente del MST-Nueva Izquierda Vilma Ripoll.