BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 13 de diciembre de 2018
OPINIÓN
Un debate lamentable (El debate que no se produjo)
Por Juan Carlos Díaz Roig. Especialista en temas previsionales, el diputado nacional (MC) salió a cuestionar la reforma previsional de Cambiemos.
14 de diciembre de 2017
1. Por qué se reforma un sistema previsional?

a) Para que los jubilados ganen más. Es lo que hicimos con Néstor y Cristina.

b) Para ahorrar gastos previsionales, para que los jubilados ganen menos.

Claramente el proyecto actual del gobierno obedece al último motivo. Es decir, que el cambio de fórmula es para que los jubilados ganen menos.

El gobierno en el debate de la reforma previsional, no defendió la fórmula de la inflación.

El oficialismo se dedicó a atacar al gobierno kirchnerista y a señalar que no tienen calculado los números.

2. En primer lugar, mintieron al decir que el sistema está quebrado. ¿Cómo se va a criticar a lo que fue el mejor sistema previsional de América Latina? En efecto, hasta diciembre del 2015 teníamos la mejor jubilación mínima (609 dólares), la mejor jubilación media (800 dólares), la mayor cobertura (97%) y la mejor fórmula de movilidad, que generó durante siete años aumentos por encima de la inflación, beneficiosos para los jubilados.

¿Cómo puede estar quebrado un sistema previsional que tenía 70 mil millones de dólares de reserva a diciembre del 2015 y hoy aún tiene una reserva en el Fondo de Garantía y Sustentabilidad de 55 mil millones de dólares?

3. También mienten cuando dicen que el índice por inflación se aplica en todo el mundo. En todo el mundo se rigen los índices salariales, la inflación sólo se aplica en Paraguay, que es un sistema que sólo cubre el 22% de la población, y en algún sistema del norte de Europa, sólo para las jubilaciones muy altas.

4. El Sistema Previsional Argentino es un sistema de reparto asistido, con capitalización colectiva de sus reservas. Es decir, que se financia por aportes, contribuciones e impuestos. Y como la naturaleza jurídica de la jubilación es ser sustitutiva del salario, el beneficio debe acompañar tanto al aumento de los salarios, como al aumento de la recaudación impositiva.

Nada tiene que ver la inflación con la movilidad jubilatoria.

Adviértase además que la inflación de los artículos que integran la canasta de los jubilados, (sobre todo medicamentos y dieta especial de comestibles), es mayor que el promedio del Índice General de Precios al consumidor.

Hoy, la canasta del jubilado está en $17.500, antes de la inflación de diciembre 2017, y la jubilación mínima está en $7.200

5. Con el criterio de movilidad por inflación, los jubilados cobrarían en marzo un 5,7% de aumento, en lugar de un 14,5 %. Amén del hecho que en 2016, la inflación fue del 42% y el aumento de los jubilados fue el 29 %. Lo que indica que ya arrancamos con una gran brecha entre la mínima y la canasta básica de los jubilados.

Por ello, si el interés fuera proteger a los jubilados, de la inflación, bastaría con mantener la fórmula actual e incorporar la inflación como cláusula gatillo, como piso, no como techo.

6. Asimismo es absurdo el tema de la garantía del 82% del salario mínimo vital y móvil, a los jubilados de la mínima, que tengan 30 años de aportes. Primero, porque prácticamente ningún jubilado que tenga 30 años de aportes está en la mínima. Segundo porque la mínima actual, es la Pensión Universal del Adulto Mayor (PUAM), que está en el 80% de la ahora mal llamada jubilación mínima. Y, tercero, porque hoy el total de los jubilados de la mínima, tengan o no aportes, cobran el 81,8% del salario mínimo vital y móvil. Es decir, que la garantía no existe; al contrario, cobrarían menos jubilados que hoy.

7. El Estatuto del jubilado es la ley vigente al cese. Llamo estatuto al conjunto de derechos y acciones que nacen en la cabeza del jubilado e integran su patrimonio, mal que le pese a Dujovne, son derechos adquiridos, protegidos por el art. 14 bis de la Constitución Nacional, y que incluyen la movilidad. Nada puede aplicarse retroactivamente, privando derechos, o en perjuicio de los jubilados. Ellos, iniciarán millones de juicios contra la Anses.

8. Por otra parte, las reformas tributaria y laboral, abiertamente desfinancian el sistema. Por una parte reemplazan el IVA por el impuesto al cheque, con lo cual la seguridad social pierde 80 mil millones de pesos anuales, y por otra cuando establecen la quita de aportes y contribuciones para los trabajadores que ganan menos de $12.000.

9. Por lo tanto, con la reforma previsional los jubilados cobrarán menos. ¡Si cobran menos, bajan su calidad de vida, ellos supone que se enfermen más y que mueran antes!

Dr. Juan Carlos Díaz Roig - Diputado Nacional M.C.