BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de enero de 2018
LEGISLATURA BONAERENSE
Ante las acusaciones, Píparo se defiende
La diputada provincial del oficialismo se expresó a través de la red social Twitter y dijo que “las leyes que voté fueron tanto en pos del Banco como en pos de una Provincia más justa”.
21 de diciembre de 2017
La modificación de la reforma previsional al Banco Provincia que sancionó la Legislatura bonaerense el último martes tuvo a Carolina Píparo en el ojo de la tormenta.

La flamante diputada provincial por la Octava Sección electoral fue “señalada” por los trabajadores del Banco como “persona no grata” por haber acompañado dicho proyecto, ya que ella luego de haber sido víctima de la salidera fue trasladada a dicha entidad.

Pese a que en la sesión no habló ni tampoco lo hizo con los medios luego de la aprobación en Diputados, la legisladora eligió la red social Twitter para hacer su descargo y explicar su situación.

“Ingresé en 2004 al Ministerio de Seg. por concurso (uno de los pocos casos), el ex gobernador me dió una posibilidad de traslado luego del hecho”, contó primero y luego dijo: “Soy Diputada porque muchos confiaron en mí y las leyes que voté fueron tanto en pos del Banco como en pos de una Provincia más justa”.

Denunció además las amenazas que recibió por teléfono: “A los que se dicen ´compañeros´ y me amenazan a mi teléfono particular les digo que somos muchos los que queremos un país distinto”.

“Creo en ambas leyes, se terminaron las jubilaciones de privilegio por un lado y se buscó el mejor camino para garantizar las jubilaciones del Bapro”, explicó.

Por último envió un mensaje a los gremialistas y aseguró: “Me apena que algunos “representantes de los trabajadores” engañen, confundan. Tarde o temprano la verdad gana, e irán siendo apartados por sus propios compañeros, quienes se hayan preocupado solo por sus intereses personales y/o políticos”.

Horas más tarde, también destacó los mensajes de solidaridad recibidos: “Destaco los mensajes de trabajadores del Bapro, que sin conocerme personalmente y habiendo recibido en cadena mi teléfono, solo me escribieron para solidarizarse y repudiar la violencia. Aún pensando distinto, la gran mayoría buscamos vivir en paz”.