BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de enero de 2018
ENTREVISTAS
Filmus: “Los argentinos trabajamos para la bicicleta financiera”
El diputado kirchnerista sostuvo que el plan económico establece que se cumplan “las metas que fija el FMI”, y sugirió al Gobierno escuchar el ruido de las cacerolas.
22 de diciembre de 2017
El exministro de Educación, excandidato a jefe de Gobierno porteño y actual diputado por el Frente para la Victoria-PJ Daniel Filmus anticipó que el próximo ajuste será el presupuesto 2018, como también que la reforma previsional es anticonstitucional a la que calificó de “regresiva”.

En diálogo con Prensa de Hoy, el diputado nacional cuestionó el Presupuesto, que interpreta como “de ajuste a la ciencia y tecnología y a la educación”, y sostuvo que “los argentinos trabajamos para que se lleven la plata afuera y para que se cumplan las metas que fija el Fondo Monetario Internacional”

- ¿Qué repercusiones pueden tener los recursos de amparo ante la sanción de la reforma previsional?

- Nosotros consideramos que es anticonstitucional, por lo cual todos estos amparos terminarán con éxito y tirarán abajo la ley. No solo por juicios individuales, sino porque la Corte Suprema dictaminará sobre el final lo que todos los constitucionalistas están diciendo. Hasta constitucionalistas impensados de estar de acuerdo con el kirchnerismo –como Daniel Sabsay– aseguran que los convenios internacionales que firmó Argentina plantean que tienen características constitucionales, que esta ley es regresiva y que una ley regresiva es anticonstitucional.

- ¿Cómo cree que reaccionó la sociedad ante la sanción de la ley y la violencia que se generó?

- Además de los episodios que vimos todos, hay que ver cómo se caceroleó. Miles de personas que el oficialismo no escucha rodearon el Congreso, creo que ese fue el rasgo más importante del día lunes y que siguió los días sucesivos replicándose en los barrios. Probablemente los noticieros mostraron la violencia en las calles, que es muy condenable, pero esa violencia tapó lo que era muy importante. No solo el oficialismo votaba una ley que perjudicaba a los jubilados, a los que reciben la asignación universal, a los más humildes, sino a toda la población que actualmente está trabajando y algún día se jubilará. Y por el otro lado había cientos de miles de personas diciendo que no quieren esa ley y que no quieren ser perjudicados por este gobierno.

- ¿Qué demostraron los cacerolazos por la reforma previsional?

- Pusieron en evidencia el verdadero sentimiento popular de profundo rechazo los sectores medios, de los trabajadores y de los jubilados de la Ciudad de Buenos Aires. Esto implica que la gente no se queda callada ante estas cuestiones que está llevando el Gobierno y sale a la calle pese a la represión.


- Ustedes también rechazaron el paquete de medidas debatido el jueves…


- Sí, y la más importante es el presupuesto, de ajuste a la ciencia y tecnología y a la educación. Además de un presupuesto de ajuste, es un presupuesto mentiroso porque todos sabemos que va a ser muy superior -como fue este año- y calculan los salarios a la baja respecto de la inflación. Este año de 17 se fue a 24 puntos y significó la pérdida de salario muy importante para muchos sindicatos que acordaron aumentos vinculados a esa expectativa de inflación que había.

- Del presupuesto 2018, ¿cuánto se dedicará al pago de la deuda?

- Cerca del 11% del presupuesto a pagar la deuda externa y ese dinero saldrá de los jubilados en gran medida, de muchos aspectos que hacen al bienestar de la población y de la responsabilidad que tiene el Estado. El presupuesto que votamos tiene más de 400 mil millones –pensemos que este ahorro era de 70 mil millones- y el que vamos a votar tiene más de 400 mil millones de pago de intereses de Lebacs. Los argentinos trabajamos para la bicicleta financiera, para que se lleven la plata afuera y para que se cumplan las metas que fija el Fondo Monetario Internacional.

- Como ex ministro del área, ¿cómo considera que se iniciará el ciclo lectivo 2018 en educación, ciencia y tecnología?

- El otro día leí en el diario La Nación algo que pasó desapercibido: tenemos una ley que fija 180 días de clase, pero el gobierno ya fijó 177. No se trata de que no vayamos a llegar porque no va a haber conflictos, sino porque ni siquiera se fijaron ese objetivo, lo que es una vergüenza total. Pero aparte no se llamará a paritaria docente nacional, lo cual le garantiza el conflicto al comienzo de las clases y si uno mira el presupuesto hay una baja en lo que hay que dedicarle a salarios docentes que paga el gobierno nacional. Esto traerá conflictos en las universidades y en el sistema educativo. Esperamos que el Gobierno recapacite y acuerde con los sindicatos para tener un inicio normal de clases. Si repite la actitud de este año perderemos 17, 18 y hasta 19 días de clases en promedio entre Ciudad de Buenos Aires y Provincia.