BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 24 de abril de 2014
NOTICIAS
La Legislatura porteña busca frenar el turismo sexual infantil
El Parlamento capitalino aprobó un proyecto de ley que establece la inclusión de nuevas figuras en el Código Contravencional, para que se castigue a quienes promueven la explotación sexual comercial infantil.
14 de septiembre de 2007
Mediante una iniciativa, los diputados Inés Urdapilleta (Frente para la Victoria) y Alejandro Rabinovich (Autonomía Porteña), propusieron hacer más severos los castigos para quienes exploten sexualmente a los menos de edad.

En ese sentido, los legisladores señalaron que "la ley aprobada provee a la Ciudad de Buenos Aires de normas específicas para poder sancionar a quienes, como actores secundarios, posibilitan el funcionamiento de redes de prostitución infantil".

De acuerdo con la ley, "quien promocione, publicite o proporcione de manera explícita o implícita por cualquier medio idóneo, ayuda, oportunidad y/o elementos adecuados a fin que terceros involucren a niños, niñas y adolescentes a participar en actos de contenido sexual, aun cuando éstos no se concreten, con o sin fines de lucro, será sancionado con arresto de diez (10) a noventa (90) días y multa de entre cinco mil (5.000) y cien mil (100.000) pesos".

"Quien sugiera, informe, conduzca o facilite por cualquier medio el acceso a lugares donde se oferte o entregue a menores de dieciocho años, a personas nacionales o extranjeras con el fin de involucrarse en actividades de contenido sexual serán sancionados con arresto de diez (10) a noventa (90) días y multa de entre cinco mil (5.000) y cien mil (100.000) pesos", agrega la norma.

“La explotación sexual y comercial de los niños y niñas es lisa y llanamente una violación a sus derechos fundamentales, y constituye una de las formas de esclavitud contemporánea. Si bien existen políticas publicas para combatir esta problemática, se necesitan mayores esfuerzos a fin de crear conciencia en la población para prevenir y denunciar estos hechos", señaló el diputado Rabinovich.

En tanto, Urdarpilleta explicño que "en los delitos de explotación sexual comercial infantil el proxeneta es sólo la punta del iceberg; por debajo funciona una red de colaboradores periféricos -invisibles para la ley penal- que sostiene y posibilita estas prácticas. Con esta ley apuntamos a dotar a la Ciudad de una herramienta legal para cercar la actividad sancionando a los actores secundarios".

En capítulo aparte, la ley refiere al problema del turismo sexual infantil. Con el fin de proteger a los niños y adolescentes de toda forma de explotación sexual con intervención de turistas nacionales o extranjeros, la nueva normativa exigirá a los prestadores de servicios turísticos la suscripción de códigos de conducta internacionales y obligará a los establecimientos hoteleros a exhibir un cartel con la normativa, las penas y un teléfono para hacer denuncias.