BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 19 de febrero de 2018
LEGISLATURA PORTEÑA
Para Tomada se está persiguiendo al sindicalismo
El exministro de Trabajo consideró que a Moyano se lo ensalzaba cuando criticaba al kirchnerismo y ahora “es un demonio porque levanta la mano en defensa de los derechos de los trabajadores”. Rechazó de manera “terminante” una reforma laboral.
11 de febrero de 2018
El presidente del bloque Unidad Ciudadana de la Legislatura porteña, Carlos Tomada, anticipó que el próximo 21 marchará porque “creo que hay una situación económica y social que daña la vida cotidiana de los sectores más humildes, porque creo que hay una enorme ofensiva en contra del sindicalismo porque todas las propuestas que este gobierno ha presentado afectan al trabajo y a los derechos de los trabajadores”.

Según el exministro de Trabajo, hay una “persecución” del sindicalismo y aclaró que a su juicio “el tema no es Moyano”, porque cuando el líder camionero “tenía diferencias con nosotros era ensalzado, cuando Moyano estaba con Macri, o por lo menos garantizó la llamada ‘gobernabilidad’, era transparente e inteligente y bueno. Y ahora es un demonio porque levanta la mano en defensa de los derechos de los trabajadores”.

Admitió Tomada que para él “hay una contradicción cuando un sindicalista y su familia tienen empresas”, pero sostuvo que “lo que importa en todo caso es cuán comprometido y claro sos en la defensa de los trabajadores, que es el rol para el que te han elegido”.

Entrevistado para el programa Sobremesa, de FM Milenium, Tomada consideró que “las reformas laborales en la Argentina tienen siempre el mismo contenido, que es sacarle derecho a los trabajadores. Lo único que quiero marcar como diferencia es que nosotros sí hicimos una reforma laboral que fue derogar la ley Banelco y restablecer los derechos y garantías individuales y colectivos”.

Para el exministro de Trabajo, “esta reforma laboral no va a generar puestos de trabajo”, pero aclaró que su oposición “terminante” se debe a que “nadie puede decir que los problemas de la Argentina se resuelven suprimiendo derechos de los trabajadores, de ninguna manera”. Incluso, hasta puso en duda el blanqueo previsto en esta reforma.

Cuestionó después al ministro de Trabajo, al señalar que “lo que hizo Triaca lo inhabilita para el desempeño de la función. Y el decreto antinepotismo me parece otra más de estas cosas mediáticas que sirven para tapar lo grave que ha ocurrido”. Amplió sus críticas al señalar que “tampoco ha pasado nada con un ministro de Energía que defiende los intereses de su compañía, y tampoco ha pasado nada con un ministro de Agricultura que defiende sus intereses, los más crematísticos que hay”.

Consultado sobre el caso Chocobar, reivindicó la Ley de Seguridad en la Ciudad de Buenos Aires aprobada el año pasado y señaló que la misma “no se ha respetado, no se cumple y va a exactamente en dirección contraria a lo que significa Chocobar”. A su juicio, “ensalzar a alguien que ha cometido los hechos que comete este policía es realmente querer dar vuelta en tantas cosas. Ellos quieren plantear dar vuelta en el peor de los sentidos. Quieren cambiar la doctrina, ni más ni menos”.

“Este funcionario policial está en la justicia y está procesado en la justicia y en primera instancia ha sido encontrado culpable -agregó-. Y ya se está diciendo que a raíz de la visita al presidente van a cambiar el fallo de la Cámara. Entonces estamos hablando de un tema gravísimo. Habilitar esta línea de acción, que es lo que ya está pasando con el discurso de los ministros y del presidente, es empoderar una situación que sabemos todos los argentinos a qué puede conducir”.

En otro orden, estimó que hay “una especie de paranoia por parte del Gobierno con respecto al papa” y él piensa que “esconden casi en una cuestión personal, de si me recibe o no me recibe, con un cuestionamiento a cuál es el rol que hoy tiene la figura del Papa en el mundo”.

En cuanto al debate sobre la unión del peronismo, Tomada consideró que “estamos en una etapa previa, y bastante previa, que es saliendo de un período post derrota y empezando a caminar desde el único lugar que creo posible reconstituir una fuerza que esté en condiciones de ser competitiva, y eso requiere juntar los pedazos”.

“Yo creo que Cristina está de acuerdo, pero no por un problema del acuerdo con Cristina. Es lo que se ha llamado a convocar en el peronismo y Cristina además lo ha dicho sobre la necesidad de juntarse y de empezar a dejar de lado ciertas diferencias”, puntualizó. Y a la hora de hacer nombres, mencionó a Agustín Rossi, Jorge Taiana, Jorge Capitanich, pero admitió que no hay un candidato, porque “este es un camino que recién se empieza a construir. Venimos de una enorme fragmentación y de grandes desconfianzas y de recriminaciones. Afortunadamente he formado parte de la tan mentada autocrítica, yo no sé si habrá sido autocrítica o un desierto que debíamos atravesar. Me parece que de la mejor manera que empieza la sutura es con esta forma de juntarse”.

Por último, consideró “algo tremendamente doloroso” lo sucedido con Débora Pérez Volpin. “Era una mujer llena de vida, llena de compromiso, que venía, y yo no lo sabía en un primer momento, de un compromiso político de larga data, y que tenía unas ganas en relación a su tarea, porque nosotros casi que no habíamos empezado, que era notable”, señaló, considerando que su muerte fue “una gran pérdida, y la circunstancia nos pone de la nuca, para decirlo de alguna manera”.