BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 18 de junio de 2018
OPINIÓN
La política, o los políticos y las políticas… No es un tema coyuntural y subjetivo
Por Juan Carlos Tomasetti. El autor recuerda que los gobiernos han ido modificando las estructuras del sector público nacional, no para cumplir objetivos de políticas públicas, sino de los funcionarios.
6 de marzo de 2018
En la práctica de la vida real, organizar la estructura del Sector Público de una nación, acorde a los principios y objetivos de la política, de un gobierno democráticamente electo, significa y exige la creación de una estructura administrativa, para el cumplimiento de los objetivos de la política propuesta y no de las necesidades de los funcionarios políticos o de las funcionarias políticas, en ese momento.

Cuando repasamos las estructuras del sector público nacional, a través de los años, desde hace muchos años en nuestro país podemos observar sin equivocarnos que salvo excepciones las estructuras del sector público nacional fueron modificándose periódicamente, incluso durante un mismo gobierno, y siempre de un gobierno a otro, y no respondiendo a razones de modificaciones en objetivos básicos de políticas públicas, sino a objetivos de los funcionarios políticos o de las funcionarias políticas de turno.

Así podemos observar en la historia del sector público nacional la organización de estructuras del sector público nacional con altas concentraciones de sectores y actividades públicas, no coordinadas, no complementarias, tampoco reemplazo, y muchas veces repetitivas del gasto.

También encontramos, estructuras de amplias dimensiones y desconcentraciones en numerosos ministerios, secretarias, subsecretarias, etc. No siempre ordenados y coordinados en sus funciones, al contrario, casos de superposiciones o de contradicciones en las funciones.

La estructura básica del sector público nacional debería responder a los objetivos de la política fundamental y básica de nuestra nación, que podrá cambiar en sus objetivos según el pensamiento ideológico, del democráticamente gobierno en cada período y cambiar las herramientas, y sus denominaciones, pero nunca cambiar la estructura básica y someterla a los políticos o a las políticas de turno.

Solo como un simple repaso de algunas leyes de ministerios, veamos los contenidos, de las leyes número 4661; 14853; 20.524; 21431; 21909; 21959; 22450; 22524 y 22520.



Lic. Juan Carlos Tomasetti. Exdocente UNCBA.