BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 21 de julio de 2018
PASOS PERDIDOS
La Oficina de Presupuesto sigue sin uno de sus directores
12 de marzo de 2018
La Oficina de Presupuesto del Congreso de la Nación fue creada por la Ley 27.343, en noviembre de 2016, como un organismo técnico para fortalecer el trabajo del órgano legislativo en el estudio, seguimiento y evaluación del instrumento clave de la administración estatal. Este avance de calidad institucional fue diseñado sobre la base orgánica de un director general y cuatro directores simples que se ocupasen de las diversas tareas que implica su cometido.

En septiembre del año pasado, diez meses después, se llamó a concurso, tal como establece la ley de creación de esta Oficina, para designar a los responsables de estos cinco cargos claves. Cuando trascendió que para la dirección general se había presentado Marcos Macón, los observadores daban, y dan, por descontado que es la persona con mejores antecedentes para el cargo. Se inscribieron también diversos postulantes para las direcciones simples y se llamó a examen y entrevistas a los postulantes.

Posteriormente, se comunicaron formalmente los resultados y quienes fueron los ganadores en tres de las cuatro direcciones, y se informó que habían resultado seleccionados conforme al orden de mérito. Sólo en la Dirección de Estudios, Análisis y Evaluación (donde 19 postulantes se presentaron a examen el 25 de octubre pasado) esta notificación no se llevó a cabo, y la cuestión quedó en el limbo, pese a que el dictamen del Comité Evaluador establece que los mejores puntajes obtenidos corresponden a Armando Gabriel Martínez (56 puntos), Martín Kalos (49 puntos) y Walter Rabbia (45 puntos).

En la Comisión de Presupuesto del Senado, desde donde Juan Manuel Abal Medina manejó este tema hasta que finalizó su mandato, se comenta que el candidato preferido no estaba entre los ganadores y, en consecuencia, se había congelado la designación. No es la primera vez que mediante un concurso, en lugar de reforzar una meritocracia basada en la idoneidad, se intenta convalidar un entenado. En esta ocasión, no ha sido posible hacerlo hasta ahora.