BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 21 de septiembre de 2014
NOTICIAS
La senadora cantó "falta envido"
Cristina Fernández visitó un centro de jubilados en Pacheco y jugó a las cartas con los abuelos. Sepa si fue una postura genuina o proselitista.
20 de septiembre de 2007
La primera dama protagonizó una visita sorpresa al centro de jubilados El Zorzal, de la localidad de General Pacheco, en Tigre. Allí, dio la nota al prenderse en partidas de naipes con los propios jubilados, quienes aceptaron gustosos la competencia.

En la oportunidad, la candidata hizo campaña por partida doble, o triple. Es que junto a ella fueron el candidato a gobernador Daniel Scioli y también quien ofició casi de dueño de casa, el titular de la ANSeS, Sergio Massa, candidato a intendente de esa localidad del norte del Gran Buenos Aires.

En cuanto al juego, que fue la nota de la jornada, la senadora Kirchner se prendió en partidas de truco con los abuelos.

Seguida de cerca por Massa y el vocero presidencial Miguel Núñez, la candidata aclaró que "soy muy buena jugadora de truco y no por mentirosa", mientras compartía el juego con decenas de jubilados que se agolpaban a su alrededor. Más adelante daría la nota ganando una de las partidas con un “falta envido” con 31 puntos.

Lo cierto es que lo de Cristina no deberá tomarse como una postura de campaña en este caso. Es que realmente ella sabe jugar al truco, costumbre adquirida y potenciada en su juventud, cuando compartía con sus compañeras del Colegio Nuestra Señora de la Misericordia partidas de truco en las horas libres.

Lo grafica el libro Cristina K. La dama rebelde, de José Angel Di Mauro, que en el capítulo dedicado a su juventud lo grafica de la siguiente manera:

Hay que decirlo: Cristina era muy mentirosa y en eso, como en tantas otras cosas, se destacaba.

Pero para evitar asociaciones libres aclaremos que hablamos del truco, juego preferido por las chicas de su división del Colegio Nuestra Señora de la Misericordia.

“No éramos de hacer lío en las horas libres o recreos. Ahí nos gustaba jugar al truco”, recuerda su compañera Graciela Balasini. Y como eran muchas las que sabían jugar, optaban por el “pica-pica”. Esto es, el truco de seis. Daban vuelta los escritorios y sacaban las cartas; por lo general, Cristina le tocaba de compañera a Graciela.

- ¿Y ahí mentía?

- Sí, era de mentir mucho, no era la excepción. Ella, otra chica más y yo éramos compañeras de juego y ganábamos bastante seguido. Sin trampas.
Ligábamos mucho, mentíamos otro poco...