BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de octubre de 2018
COYUNTURA
Vientos de cambio en la economía
Con los datos macroeconómicos positivos, desde la cartera del Palacio de Hacienda elevaron el perfil. Destacan el crecimiento de la tasa de empleo, la baja de la desocupación y la evolución en el sector industrial.
27 de marzo de 2018
Tras un comienzo de año con tensión por la reforma previsional y por la suba de las tarifas de servicios públicos con el consiguiente aumento inflacionario, la llegada del otoño con diversos datos más positivos determinó que los integrantes del gabinete económico elevaran el perfil.

Se supo que desde Casa de Gobierno y ya con miras a las elecciones del año que viene, los integrantes del gabinete económico salieran a remarcar la importancia del mejoramiento de las variables macro, a pesar que algunos factores siguen siendo motivo de desconfianza como la evolución del dólar y la inflación.

“El objetivo es demostrar con cifras reales y verdaderas que vamos de a poco en el camino correcto, que el gradualismo tal como se planificó va bien encaminado, aunque lógicamente siempre habrá problemas que atender y resolver”, dijo aparlamentario.com una fuente del Palacio de Hacienda.

Uno de los datos que generó más caras de felicidad dentro del equipo que conduce la política económica fue la baja de la desocupación al 7,2 por ciento en el cuatro trimestre del año pasado.

En ese sentido, los funcionarios destacan el crecimiento de la tasa de empleo, la baja de desocupación, conjuntamente con un nivel de tasa de actividad que también creció.

“Es decir, que a pesar de sumarse más gente al mercado de trabajo, la generación de empleo mejoró y la desocupación bajó. Esto habla de una actividad económica que se mostró bastante firme y un nivel de inversión que va en aumento”, aseguró la misma fuente.

Otra cifra que generó sonrisas fue la evolución final de la actividad económica en el año pasado.

La cifra del Indec da cuenta que en 2017 la economía creció un 2,9 por ciento.

En ese informe del Indec se detalló que el gran impulsor de la economía en el año pasado fue la construcción, actividad que registró un crecimiento del 16 por ciento.

El segundo sector que mostró mayor crecimiento fue la actividad financiera con una mejora del 6,8 por ciento, en tanto que el comercio mayorista y minorista, según el Indec, creció 4,9 por ciento.

A este sector le siguió el sector primario de agro y ganadería con mejora del 3,8, y el de la actividad inmobiliaria, con una expansión del 3,6 por ciento.

La industria finalizó con una tendencia positiva mayor a lo esperado, ya que el Indec consignó un crecimiento del 3,1 por ciento.

Los otros rubros que conforman el Producto Bruto Interno tuvieron un crecimiento muy moderado: restaurantes y hoteles 1,3 por ciento, transporte, almacenamiento y comunicaciones 1,2%, enseñanza 1,3%, en tanto que se observó caída del 0,9% en pesca, al igual que electricidad, gas y agua.

Por otro lado, se detalla que en el cuarto trimestre del año pasado la inversión, denominada formación bruta de capital fijo, tuvo una suba del 20,7 por ciento en forma interanual. En definitiva, todos estos datos positivos quedan en suspenso con respecto al gran desafío que tiene el Gobierno en los próximos meses que es promover una baja en el nivel inflacionario.

Si bien, el primer bimestre de este año va a marcar un descenso del costo de vida con relación al mismo periodo de 2017, el punto central es que la meta del 15 por ciento se sigue viendo como difícil de cumplir.