BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 18 de septiembre de 2019
NOTICIAS
Abogados, especialistas y figuras públicas a favor del aborto legal abrieron el debate
Expusieron durante la mañana de este martes en el plenario de comisiones. El cruce entre el periodista Luis Novaresio y la diputada Carmen Polledo fue el momento más picante.
10 de abril de 2018
Abogados, especialistas y figuras públicas abrieron este martes la primera audiencia pública sobre el debate de la despenalización y legalización del aborto. El grupo de los oradores a favor del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo expuso durante la mañana, en el Anexo C de la Cámara de Diputados, en un clima cordial y protocolar que sólo se interrumpió con un cruce.

Al comienzo de la reunión, el macrista Daniel Lipovetzky -conductor de los debates por ser presidente de la Comisión de Legislación General- explicó la metodología que se aplicará en cada una de las audiencias, calificó a este día como “histórico” y celebró comenzar a dar “un debate que nos debíamos” y que “debía la democracia”.

El proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación, y habilita a interrumpir el embarazo sin plazo alguno en los casos de violación o donde corra riesgo la salud "física, psíquica o social" de la mujer, o si hay malformaciones fetales graves.



La primera oradora fue la abogada Paola Bergallo, quien expresó que la legalización del aborto es una “deuda de tantos años de democracia”. Cuestionó “seguir utilizando” el derecho penal para “restringir los derechos de las mujeres” y enfatizó que “las legislaciones del planeta en los últimos 50 años han modernizado el derecho penal”.

“Como comunidad nunca nos tomamos en serio la persecución penal a las mujeres que abortan”, señaló y precisó que en la Ciudad de Buenos Aires, entre 2002 y 2008 “sólo 22 mujeres fueron condenadas” por practicarse un aborto, mientras que “ni un solo médico fue sancionado”. “La penalización ha sido ineficaz y no ha disuadido a las mujeres”, sentenció.

Por su parte, el abogado Andrés Gil Domínguez afirmó que “desde el punto de vista constitucional y convencional no existe ningún tipo de objeción” para avanzar con la legalización del aborto. Además, pidió a sus colegas que “no hagan pos verdad convencional” porque ésta “no se condice con la normativa ni las interpretaciones que han hecho estos órganos”.

Marta Alanis, de Católicas por el Derecho a Decidir, reconoció: “Las mujeres católicas también abortamos”. Miembro de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la activista destacó el apoyo al proyecto de “más de 500 organizaciones, universidades, movimientos sociales y sindicatos”. “Se ha logrado la despenalización social del aborto”, destacó y manifestó que “es llamativo el cambio” sobre este tema, que “era tabú”.

A su turno, la coordinadora del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva de la Argentina, Mariana Romero, puntualizó que el aborto es “la primera causa individual de muerte materna” y que de las muertes maternas que hubo en 2016, el 18% fueron por aborto.

“Desde la vuelta de la democracia, 3.030 mujeres fallecieron por aborto en la Argentina”, precisó y puso como ejemplo Uruguay, país que legalizó la práctica en 2012, y a partir de ese momento “tiene una o ninguna muerte por aborto”.

Nelly Minyersky, integrante de la Campaña, consideró que “los derechos de las mujeres y este último derecho a la vida real de las mujeres, es una asignatura pendiente”. “Estar hoy acá es fruto de mucha lucha”, resaltó y llamó a los legisladores a que “pasen a la historia”. La militante también pidió “no confundir la vida humana con persona”.

Por el CELS, Gastón Chillier sostuvo que “la criminalización del aborto viola una serie de derechos humanos” y enfatizó que la penalización “no disuade a las mujeres” de someterse a esta práctica. Recurrió a la lectura de un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde se manifiesta que el embrión “no puede ser entendido como una persona”.

Otra de las expositoras fue Sandra Vázquez, ginecóloga del Hospital Argerich y directora de la Fundación para la Salud Adolescente, quien habló del “impacto negativo” que la legislación vigente “tiene en la salud de las mujeres y sobre todo de las adolescentes”.

“Una mujer que aborta en circunstancias seguras, dentro del marco de una ley y en hospitales públicos, se les brinda un método anticonceptivo posterior a ese aborto, con lo cual cortamos la cadena de aborto tras aborto clandestino”, puntualizó la médica. Además, resaltó que la distribución de misoprostol “es desigual en todos los sectores y todas las provincias” y alertó por la “falta de capacitación profesional para atender estos casos, el estigma y la falsa objeción de conciencia”.

Quienes también participaron de la tanda de oradores a favor fueron las actrices Verónica Llinás, Carla Peterson y Griselda Siciliani, que reclamaron la aprobación de la ley a los diputados. Otra figura mediática fue el periodista Luis Novaresio, que protagonizó un inesperado cruce con la diputada macrista Carmen Polledo, a la que le dijo directamente: “No puede dejar que las mujeres se sigan muriendo”.

Además expusieron el jurista Marcelo Alegre, el abogado Martín Bohmer, la abogada y funcionaria de la OEA Susana Chierotti, la socióloga e historiadora Dora Barrancos, el secretario de Salud Pública de Rosario, Leonardo Caruana; y la psicoanalista feminista Martha Rosenberg.