BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 20 de julio de 2018
COYUNTURA
Un mal que tiene a maltraer al Gobierno
La inflación genera cruces en el espacio político del oficialismo. Sin embargo, en el equipo económico confían que a partir de mayo los números serán mejores.
17 de abril de 2018
La persistencia de una elevada inflación que tiene el país sigue siendo motivo de una de las mayores preocupaciones de la sociedad argentina, algo que ha generado cruces internos dentro de Cambiemos, aunque en el gabinete económico confían en que a partir de mayo el costo de vida se va estabilizar.

El debate sobre la inflación fue tomando cada vez más impulso en el transcurso de los últimos días, a la luz de un nivel inflacionario que en el primer trimestre superó el seis por ciento y que sin dudas complica el cumplimiento de la meta del 15 por ciento fijada por el Ejecutivo para todo el año.

El cortocircuito entre la legisladora Elisa Carrió y el gabinete económico fue elocuente, pese a que se trató de minimizar la situación.

De hecho, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, redobló la apuesta y dijo que el tema tarifas no se iba a cambiar y confió en que a partir de mayo se obsevará una baja sustancial de la inflación en el país.

Dentro de esta pelea, un funcionario del gabinete económico comentó a Parlamentario algo que resulta significativo analizar. “Por primera vez una gran mayoría de los dirigentes políticos importantes del país están preocupados por la inflación. Después de año de no interesarle la gravedad del problema, de intervenir el Indec y dar cualquier cifra, por fín están preocupados, como también nosotros, y esto es algo positivo, porque cada vez hay más conciencia que nuestro país debe tener una inflación de un dígito, similar a nuestros vecinos”, puntualizó el funcionario de Hacienda.

Por el momento no hay plan B en el Gobierno con respecto a la inflación. La única alternativa que se baraja y que ya fue adelantado por el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, es que se podría implementar una nueva suba de la tasa de interés si la inflación no baja.

Sturzenegger reiteró que el nivel inflacionario del primer trimestre obedeció a un fenómeno “transitorio”, si bien admitió que el número de marzo “no fue el que queríamos”, y lo atribuyó a la concentración de “shocks importantes”, en referencia al incremento de precios regulados que el Gobierno decidió concentrar entre diciembre pasado y abril de este año.

“Sin embargo, entendemos que esos shocks son los que ahora allanan el camino hacia adelante y nos hace ser optimistas respecto a que la inflación bajará fuertemente a partir de mayo”, confió, “lo cual es necesario para cumplir con la meta de inflación” programada para 2018.

Sin embargo, señaló que las próximas semanas serán claves para verificar si se está cumpliendo la estimación de un importante proceso de reducción de inflación a partir de mayo. “Si el sendero de la inflación no convalida esta estimación de aquí en más, vamos a utilizar todos los instrumentos de política monetaria que sean necesarios, que es subir la tasa de interés”, subrayó.

Sturzenegger ratificó el compromiso del BCRA de combatir la inflación para estimular el crecimiento, aumentar el crédito y atacar la pobreza, y recordó que el año pasado 3.521 personas salieron de esa condición por día. “Quizás es más divertido decir que no se cumplieron las metas pero la verdad es que en 2017 la inflación bajó 15 puntos en GBA y 13 puntos a nivel nacional, teniendo además un crecimiento económico de 4 puntos punta a punta”, puntualizó.

Asimismo, se refirió al incremento de la inflación núcleo al destacar que este indicador en lo que va del año “se movió prácticamente igual que en 2017, teniendo en cuenta que ahora tuvimos dos shocks de precios regulados y con una política monetaria más contractiva, lo que muestra el poder de la política monetaria para contener el impacto de este tipo de eventos”.

Entre los factores que permiten ser optimistas, mencionó la menor incidencia de ajustes en precios regulados que restan para 2018, una política monetaria más contractiva de lo que fue en 2017, y la expectativa de un tipo de cambio más calmo, así como negociaciones salariales “bastante alineadas con nuestra meta inflacionaria de 15%”, resumió el titular del BCRA.

Tal como se puede observar el tema de la inflación es uno de los aspectos más trascendentes que domina la escena de la economía argentina en este momento y tal como comentaron en Hacienda quizás el único punto a favor es que quizás, por primera vez en la historia reciente del país la dirigencia política está a favor de una suba del costo de vida que se sitúe en un dígito.