BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 22 de mayo de 2019
NOTICIAS
El Senado aprobó las modificaciones al Código Procesal Penal
El proyecto, donde se busca ensamblar nueve leyes al nuevo cuerpo normativo, obtuvo 49 votos afirmativos, 10 negativos y dos abstenciones. Cristina Kirchner formuló críticas, pero a la hora de votar estuvo ausente.
25 de abril de 2018
Con 49 votos a favor, 10 en contra y dos abstenciones, el Senado aprobó y giró a la Cámara de Diputados este miércoles el proyecto para ensamblar nueve leyes aprobadas por el Congreso al nuevo Código Procesal Penal, sancionado en 2014, cuya implementación está trabada por un decreto que Mauricio Macri firmó a pocos días de asumir como presidente.

El interbloque Cambiemos contó con respaldo de los senadores peronistas de Argentina Federal y los misioneros Maurice Closs y Magdalena Solari, mientras que los rechazos fueron de ocho de los nueve integrantes del Frente para la Victoria-PJ -Cristina Kirchner estuvo ausente-, la rionegrina Magdalena Odarda y el porteño Fernando “Pino” Solanas.

Además, en la votación hubo dos abstenciones, de los puntanos Adolfo Rodríguez Sá y Eugenia Catalfamo. “La sensatez indica que el proyecto debe volver a comisión. Hay interrogantes que no pueden quedar en manos de los jueces, deben estar en la ley. Así no estoy en condiciones de dar mi voto, ni por la negativa ni la afirmativa”, argumentó el exgobernador de San Luis.



Como miembro informante, el senador Pedro Guastavino comenzó su exposición destacando especialmente el amplio debate iniciado en 2014 de un nuevo Código Procesal Penal de la Nación, que concluyó con su aprobación y que –mediante DNU del Poder Ejecutivo- aún no ha sido implementado.

Al fundamentar la iniciativa, Guastavino destacó que “durante los años 2016 y 2017 se fueron sancionando leyes de procedimiento, que iban siendo incorporadas al viejo Código, vigente hasta que se comenzara a implementar el nuevo, como por ejemplo la ley de flagrancia; la ley de ejecución de pena; la ley de unicameralidad y unipersonalidad; la ley de responsabilidad penal de personas jurídicas; la ley del arrepentido; la ley de técnicas especiales de investigación y la ley de víctimas, debatidas con amplitud en la Comisión de Justicia del Senado”.

En este sentido, el legislador entrerriano afirmó que “si bien teníamos muchas de estas instituciones incorporadas al Nuevo Código, la práctica parlamentaria y la especialidad de cada tema variaba en algunos aspectos y requerirán un trabajo de armonización”. Dicha labor de armonización y ensamble estuvo a cargo de la Comisión Bicameral de Implementación del Nuevo CPPN que en diciembre de 2017 presentó un informe, que deriva en el proyecto de ley de Urtubey y Guastavino, para avanzar en este sentido.

Algunas de las leyes que se busca acoplar al Código Procesal Penal son la Ley de Flagrancia, la Ley del Arrepentido, la de Técnicas Especiales de Investigación, la de Responsabilidad Penal Empresaria y la de Ejecución de la Pena, todas ellas sancionadas en los últimos dos años.

“Se trata de normas que introducen cuestiones procesales que no se compadecen con el nuevo Código Procesal Penal. Entonces, hubo que hacer una tarea de ensamble y había que acomodar el texto”, señaló uno de los autores de la iniciativa, Rodolfo Urtubey (Justicialista).

El salteño se vio obligado a volver sobre sus pasos y concedió en el recinto los cambios que reclamaba un grupo de organizaciones civiles, que advertían que se incorporaron al Código reformas que ni siquiera están legisladas ni fueron discutidas.

Las instituciones -entre ellas la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS)- advertían entre otras cosas que el proyecto dictaminado en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales “ampliaba las capacidades estatales para invadir la privacidad en el marco de una investigación penal”.

“Se suprimió todo lo que tenía que ver con la vigilancia electrónica, que había generado una controversia. No era un tema central del Código Procesal, sino accesorio. Y el resto de los cambios fueron muy técnicos, muy procesales, que no ofrecían dificultades, por lo que definimos modificarlos para poder avanzar”, explicó Urtubey a parlamentario.com.



Cristina Kirchner intentó -con apoyo de Rodríguez Saá y “Pino” Solanas- que el proyecto volviera a comisión para continuar y profundizar su análisis, pero la moción de la expresidenta resultó con 44 votos en contra y sólo 15 a favor.

“Estamos discutiendo la reforma de más de 60 artículos del Código Procesal Penal, que aún no entró en vigencia porque fue suspendido por decreto. Yo no recuerdo como legisladora que se haya discutido una reforma de esta importancia sobre tablas”, se quejó Cristina.

Pero Urtubey la cruzó: “No hay premura. La Comisión Bicameral de Implementación del Código Procesal Penal nunca paró, ni aún cuando se sacó el DNU parando la implementación. Seguimos bregando por la aplicación del Código”.



Sin embargo, tras el fracaso de su moción, Cristina se ausentó a la hora de votar, a diferencia del resto de su bloque, que se pronunció en contra. La exmandataria repitió así la llamativa conducta que exhibió la semana pasada durante la votación de la Ley de Defensa de la Competencia, de la cual tampoco participó.

El jefe del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, destacó finalmente que “este Código tiene que ver con todo un trabajo de madurez política”. “Tenemos que darnos cuenta del esfuerzo enorme que estamos haciendo para dar una vuelta de página en la Argentina. Si no se sabe interpretar el reclamo de la sociedad, eso tiene costos electorales”, aseveró.