BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 20 de julio de 2018
COYUNTURA
Luces y sombras de la economía
En medio de la tensión por las tarifas el Gobierno nacional difundirá en los próximos días datos positivos. La obsesión es bajar el déficit fiscal.
26 de abril de 2018
En medio de la gran discusión por el valor de las tarifas de servicios públicos, en las últimas horas se conocieron datos positivos de la economía, un aspecto que los funcionarios del gabinete económico van a remarcar mediáticamente en los próximos días.

El primer dato positivo fue la cifra de la actividad económica. Precisamente, el Indec consignó que la economía creció 5,1 en febrero en forma interanual.

De acuerdo con esta evolución, en el primer bimestre del año la actividad económica muestra una expansión del 4.7 por ciento en forma interanual.

No obstante, en febrero con relación a enero la economía evidenció una leve baja del 0,2 por ciento.

Sin dudas que la actividad de la construcción sigue siendo el gran motor de la economía argentina en este momento.

Teniendo en cuenta las cifras desagregadas del Indec, la construcción registró una mejora interanual del 12,7 por ciento.

Sin embargo, a diferencia de meses anteriores, el informe del organismo oficial da cuenta que el comercio mayorista y minorista registró un singular repunte, con una mejora del 7,9 por ciento en forma interanual.

La industria mostró una suba en su nivel de actividad del 5,8 por ciento, en tanto que la intermediación financiera, que desde 2016 evidenció crecimiento, en este caso se expandió 7,4 por ciento, situación similar a la actividad inmobiliaria, con mejora del 3,8 por ciento.

Otro rubro que denota mejora es el de hoteles y restaurantes, con crecimiento del 2,8 por ciento, en tanto que el agro mejoró 2,4 por ciento.

Asimismo, transporte y comunicaciones creció 1,7 por ciento, minería y enseñanza 1,3 por ciento y servicios sociales y de salud 1,3 por ciento.

Muy bajo resultó la suba de producción y distribución de electricidad, gas y agua, con ínfima mejora de 0,9 por ciento.

Por otro lado, se conocieron las cifras de la balanza comercial del marzo, en donde se registró un déficit de 611 millones de dólares, pero un número mucho más atenuado de lo que se venía observando como desequilibrio comercial.

Es más, esos 611 millones de déficit resultó menor a los 914 millones de desequilibrio observado en febrero y a los 970 millones de enero de este año.

Observando las importaciones por grandes rubros y por valor, en marzo hubo caída del 7,7 por ciento en automotores, tras la amenaza de una fuerte sanción que les hizo el Gobierno por el nivel de ingreso de vehículos extranjeros que se habían registrado hasta principios de año.

Otros dos sectores importantes como bienes de capital y bienes de consumo mostraron apenas un leve crecimiento en las importaciones del 0,1 y 0,5 por ciento respectivamente.

Claramente el mayor nivel de compras del exterior se observó en combustibles y lubricantes, con aumento del 31,6 por ciento, piezas y accesorios de bienes de capital con suba del 18,3 por ciento y bienes intermedios con 14,3 por ciento.

Por el lado de las exportaciones, las ventas externas crecieron en marzo 17,2 por ciento, totalizando un monto de 5.347 millones de dólares.

Los grandes rubros exportadores del país mostraron la siguiente evolución en el mes pasado: combustibles y energía crecimiento del 58,1 por ciento, manufacturas de origen industrial 22,6 por ciento, las manufacturas de origen agropecuario 2,2 por ciento y finalmente los productos primario con expansión del 29,8 por ciento.

En el acumulado del primer trimestre la balanza comercial muestra un déficit de 2.494 millones de dólares, con exportaciones que crecieron en 12,9 por ciento e importaciones que subieron 21,3 por ciento.

De esta manera, en el gabinete económico están convencidos que el camino económico es el correcto y que no hay ninguna posibilidad de que se realice ningún cambio, incluyendo las tarifas, ya que se resalta que la única manera de generar condiciones de inversión, crecimiento y disminución de la pobreza es que se baje el déficit fiscal y se atienda a los sectores más vulnerables de la sociedad.