BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 24 de mayo de 2018
OPINIÓN
Formosa: Volver a ser ciudadanos
Por Aníbal Hardy. El autor advierte que para “recuperar” la dignidad y el bienestar ciudadano se requiere limitar el poder autocrático de todo gobierno, y que la prioridad debería ser el abandono definitivo de las reelecciones indefinidas.
27 de abril de 2018
Cuando uno lee a los clásicos y ve el gran esfuerzo que hicieron por limitar el poder de los monarcas y analiza en lo que se ha transformado hoy la democracia, no puede menos que concluir que hemos retrocedido cientos de años en la lucha por la libertad.

Un gobierno elegido por el voto puede confiscar con impuestos los ingresos y patrimonios de determinados sectores de la sociedad para repartirlos entre la población, gracias a que tiene el monopolio del aparato de coerción y compulsión, o pueden utilizar fondos secretos, que no son otra cosa que los impuestos que le cobra a la sociedad, para comprar medios de comunicación, hacer operaciones de prensa, financiar sus actividad políticas, comprar el apoyo, esconder la realidad, etcétera, y, de esta forma, mantenerse en el poder.

2019, será un año de gran actividad política de renovación legislativa, seguirá seguramente la insaciable voracidad fiscal, con muy poco para festejar en política. Se tendrán que seguir revisando muchas leyes que se votaron a contrapelo de la realidad, estudiar la permanencia de ciertos jueces que le quitaron dignidad al sistema judicial, seguir sustituyendo gradualmente el asistencialismo esclavizante por trabajos dignos. Sobre todo esperemos que se recupere la dignidad popular, y que los argentinos volvamos a ser ciudadanos y no vasallos.

Ante lo dicho, me motivo como ciudadano formoseño enviar la siguiente carta documento al presidente de todos los argentinos manifestándole textualmente: “Sr. presidente de la Nación Argentina; Los argentinos necesitamos, y especialmente los formoseños el tratamiento parlamentario para las reformas políticas. La prioridad debería ser salvo su más alto criterio, el destierro de las reelecciones indefinidas en todo el territorio de la Nación, y de la Ley de Lemas como sistema electoral. Para el primer caso debe impedirse las reelecciones indefinidas en los ámbitos políticos, sindicales y todas aquellas instituciones que gravitan de alguna manera sobre la estabilidad democrática y de gobernabilidad. No es posible que los bolsones de poder subsistan a los presidentes, creando feudos. De no ser posible el tratamiento parlamentario solicito que se instruya al Ministerio de Justicia para que realice un planteo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de una “declaración de certeza”, respecto de ambos puntos, por su colisión con normas constitucionales, siempre teniendo en cuenta, para el primer caso, porque afecta la periodicidad en las funciones, y por ende al concepto de República, y para el segundo viola el derecho al sufragio como derecho político humano fundamental. He hecho el planteo de inconstitucionalidad, y todavía no he podido lograr que se resuelva. Espero que Ud. como primer mandatario nacional, tenga mejor suerte. Todas las acciones legales interpuestas por el suscripto, obran en poder y en el Ministerio del Interior. Mi única exigencia como ciudadano, si Ud. así lo entiende, es que de alguna manera sepa que piensa, mi presidente al respecto. Los hechos hasta ahora indican que a su gobierno solo le interesa en función de la gobernabilidad, negociar antes que desterrar los males que nos aquejan a los formoseños: la reelección consecutiva y la Ley de Lemas”.

Para recuperar la dignidad y bienestar del ciudadano, se requiere limitar el poder autocrático de todo gobierno, con enmiendas a la Constitución, fortaleciendo la República. Solo ciudadanos defensores de sus derechos y libertades podrán rescatar a nuestra Nación, mejorando el nivel y calidad de vida. Hay que combatir a los gobiernos que destruyen a los ciudadanos convirtiéndolos en vasallos o siervos.