BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 20 de mayo de 2018
ENTREVISTAS
“No fallábamos contra la ANSeS”
El presidente de la Cámara de Seguridad Social Luis Herrero da cuenta de los vaivenes que sufrió en su carrera como juez previsionalista. Asevera que no sigue los vientos políticos del momento, sino los mandatos de la Constitución nacional. En otro tramo del extenso reportaje con parlamentario.com señala que la sociedad no confía en la transparencia, objetividad ni independencia de los jueces.
4 de mayo de 2018
Por María de Luján Batallán

En la calle Lavalle al 1200, en los últimos pisos del edificio de los juzgados laborales funciona la Cámara de la Seguridad Social. A media mañana el edificio es un infierno de gente y con la humedad y el calor, expedientes en los pasillos, hace imposible llegar al ascensor sin chocar con alguien. Largas filas de abogados en los juzgados de la planta baja que buscan justicia es el comienzo del gran desafío que tiene la otra justicia, que no es la Federal. Al salir del ascensor en el piso, las caras agrias y enojadas cambian tanto como la actitud de los abogados que esperan en mesa de entradas. Varios empleados amables y sonrientes me preguntan qué expediente quiero ver y les pido hablar con el juez. Me hacen pasar por un pasillo plagado de expedientes y un señor que pinta canas me pregunta qué necesito. Es el juez Luis Herrero, que me invita pasar y comienza a contarme con toda sencillez lo que sucede en el fuero. Durante la charla ingresan empleados, le hacen preguntas, consulta datos y se sienta en los antiguos sillones sobre una alfombra raída por el paso del tiempo.

Así comienza el presidente de la Cámara de la Seguridad Social, Luis Herrero, a contar a parlamentario.com sus 30 años en ese ámbito.

- Su nombre aparece desde la década del 90 en los medios

- Así es, comenzaron a conocerme en el año 1995 cuando yo presidia la Cámara de la Seguridad Social y Carlos Menem era presidente la Nación. El ministro de Economía era Domingo Cavallo, quien comenzó una reforma previsional muy dura cuando se sanciona la Ley 24.241y se privatiza el sistema previsional creando a las AFJP. Cavallo comenzó con actitudes muy duras contra los abogados previsionalistas, los jueces de la Seguridad Social y contra la Corte Suprema de Justicia. Como presidente de la Cámara tuve que defender al Poder Judicial ultrajado.

- ¿Quiénes lo acompañaron cuando comenzaron los ataques al fuero?

- Fui el único juez que se negó en forma tan contundente y firmemente a los embates que sufríamos, los medios se interesaron por mi actuación me hicieron muchísimos reportajes y eso ayudó a que se frenara esa ofensiva contra los derechos sociales en gran medida. En el 2011 fue el empalme con lo que comenzó en 1994, cuando comienza una nueva ofensiva del Poder Ejecutivo justo cuando la expresidenta Cristina Fernández obtuvo más del 50% de los votos en su segundo mandato y en junio de 2011 se tomó la decisión de “excluirme” del Poder Judicial en una campaña durísima que soporté durante cinco años que cesó en noviembre de 2015, cuando el Consejo de la Magistratura en el plenario rechazó en forma unánime todas la denuncias que quedaban pendientes en mi contra.

- ¿Cómo actuaron sus pares?

- Lamentablemente viví en soledad esa situación de horror. No tuve ayuda ni apoyo por parte de mi Cámara, ni desde la primera instancia. Las recusaciones en mi contra que hizo la Anses de forma masiva tendiente a excluirme de todas las causas previsionales fue un trago muy amargo que tuve que soportar.

- ¿Usted cree que querían vaciarle el fuero?

- Si, y además las recusaciones fueron sustanciadas en mi cámara contradiciendo lo que la Corte había resuelto en el caso Aguilera Grueso en diciembre de 2012 que había rechazado en durísimos términos esta recusación de Anses calificándola como abuso del derecho abuso del proceso y considerando que la Anses estaba usando en forma ilegítima e ilegal institutos procesales subvirtiendo sus fines. Esto habla a las claras que no tuve ningún apoyo interno en mi fuero.

- Los cambios de gobiernos y tendencias influyeron en la calificación de su persona como juez.

- Como en la vida una de las virtudes más importantes de la persona y del juez es la coherencia. Hay una doctrina en materia civil que se llama “de los actos propios”, yo soporto lo que sea sin cambiar mis convicciones. No sigo los vientos políticos del momento sino los mandatos de la Constitución nacional, los Tratados Internacionales de Derechos Humanos de la ley y de la Doctrina histórica de la Corte Suprema. En los distintos fueros hay jueces que tenemos una conducta que no cambiamos y los que antes nos consideraban enemigos del Gobierno ahora como perdieron el poder pasamos a ser jueces independientes.

- En definitiva, ¿cuál fue su peor pecado, fallar contra la Anses?

- No, no fallábamos contra la Anses, sino le hacíamos lugar a medidas cautelares que obligaban al director ejecutivo, Diego Bossio, a cumplir con fallo Badaro en el plazo de 30 días bajo apercibimiento de una multa personal a él. Las notificaciones las hacía el secretario del jugado en persona y esto generó una enorme reacción. El propósito de la medida era evitar que los jubilados realizaran miles de juicios en perjuicio del estado que somos todos, perdiendo el tiempo y los pocos dineros de sus haberes míseros y llenando los juzgados de trabajo infructífero. Las cautelares eran medidas protectorias que apuntaban al cumplimiento del fallo de la Corte y generó la reacción política de parte de Anses y del Poder Ejecutivo que explica la persecución que sufrí, ellos querían tener subordinado al Poder Judicial.Las medidas cautelares fueron apeladas a la Corte.Los funcionarios cuidaban su dinero y como decía Napoleón: “la víscera más sensible del hombre es el bolsillo” como la multa apuntaba al funcionario que incumplía el fallo, entonces se cumplía.

Luego, las sentencias fueron apeladas a la Corte y extrañamente el tribunal las revocó, cuando solo se apuntaba a que se cumpla un fallo dictada por esa misma instancia que también hasta la podría haber ejecutado por ser su propia sentencia. El sistema judicial no ha funcionado bien, hay como una especie de bipolaridad moral en algunos los jueces. Dicen una cosa y hacen otra en lo formal.

- Más allá de los jueces, todos los gobiernos echan mano a la caja de la Anses para obtener fondos.

- Este es un tema central, siempre se utilizaron para fines que nada tienen que ver con la Seguridad Social mientras los jubilados cobran haberes míseros y cuando tienen que reclamar padecen juicios interminables de 7 años como mínimo, en el marco de un sistema irracional que en verdad podrían solucionarse fácilmente, si la Corte fijara criterios contundentes y simples y sin contradicciones.

- No recuerdo cuestionamientos de la sociedad tan fuertes como los que ahora tiene sobre la justicia, ¿cree que es justo?

- La sociedad tiene razón, el índice de desconfianza de la justicia supera el 65%. No confía en la transparencia, objetividad ni independencia de los jueces. Yo como juez no lo puedo cuestionar, lo tengo que lamentar.

Las opiniones internas de los que trabajan en el sistema de justicia creen que la sociedad se equivoca porque no conoce el sacrificio de los jueces. En realidad lo que deberían hacer mis pares es reflexionar sobre la actuación que tenemos. Porque en realidad, la sociedad padece la justicia argentina, la sufre, no ayuda a la sociedad. Hay que plantearse un nuevo modelo para que la justicia sea eficiente y eficaz y llegue pronto al destinatario, no con procesos interminables.

Solo se puede lograr a partir de jueces que amen el derecho, que tengan vocación por ser justos, que sean transparentes y solo subordinados a la Constitución y a la ley.

- Siempre hay un desequilibrio en quienes padecen la falta de justicia.

- Las injusticias las produce el poderoso, el explotador, el violador, el victimario, quien recurre a la justicia es la víctima. El juez debe ser valiente para ser justo y ponerle límites al victimario y de ahí que sea importante el valor moral que tenga el juez y su vocación como lo debe tener una monja, un artista, un periodista, no puede realizar una tarea de manera eficiente si no ama lo que hace. Si el Poder Judicial argentino tiene tan mala prensa es porque algo está fallando en este sentido.

- El desequilibrio se fuerzas se nota en los fueros de la Seguridad Social y Laboral.

- Claro, el fuero de la Seguridad Social es amplísimo, la disciplina previsional es una rama, todos los temas respectivos a la salud están en este marco, los aportes y contribuciones son temas de nuestra competencia, los retiros militares y de las FFAA. Este fuero se ocupa de la cobertura de contingencias que nos ocurren a todas las personas en algún momento de la vida.

Fíjese que son las necesidades básicas de orden biológico como la vejez, patológico como la enfermedad, económico social, falta de trabajo, asignaciones familiares, es un fuero protectorio donde el personaje central es el hombre y sus miserias y necesidades. Las otras disciplinas se ocupan del comercio, de los bienes del patrimonio, de lo administrativo. Por eso los fueros más abandonados en el marco interno de la justicia, son en los que el hombre justamente tiene una necesidad.

- Pero entonces deberían tener ayuda inmediata.

- No tenemos el auxilio que necesitamos para que las causas previsionales para que no duren siete años. Necesitamos sistemas informáticos más agiles, más personal, criterios jurídicos dispuestos por jueces sensibles que simplifiquen la solución de lo que tiene que ver con lo humano. Todo ello está fallando y de esta manera el fuero no cumple con su cometido constitucional.

- ¿El fuero está como el laboral, totalmente colapsado?

- El fuero está colapsado y paralizado desde el año 2013 hasta la fecha. En el año 2014 la Corte dicto un fallo Pedraza y la acordada 14 donde la priva de competencia a la Cámara Nacional respecto de las cuestiones previsionales resueltas por los jueces federales del interior del país que para mí fue un fallo desgraciado.En pocas palabras reduce al fuero a un tribunal local de la ciudad de Buenos Aires y le da competencia previsional a las Cámaras Federales del interior que no la han tenido nunca. Ya demostraron que no les gusta la materia y genera una dispersión doctrinaria, una atomización que rompe el principio de especialidad.

- ¿Pero no alivio a las salas de la Cámara?

- El único efecto que tuvo esa medida fue cambiar de estante los expedientes. Nos obligó a remitir a las Cámaras del interior y pasaron a los estantes del interior. La litigiosidad no disminuye, el colapso se incrementa y hoy tenemos alrededor de 80 mil expedientes paralizados en un edificio anexo de la calle Jean Jaures y Corrientes de la Ciudad de Buenos Aires, con sentencias de primera instancia que se demoran no menos de 2 años antes de ingresar a las Salas, donde no puede ingresar ni un alfiler más porque no hay espacio dado que como se todos los pasillos están tapizados de expedientes.

- ¿Hubo algún avance en los últimos años?

- El colapso se consolidó en 2013 y todavía perdura; esta situación no le conviene a nadie pero tampoco nadie nos presta el menor auxilio ni atención. Todas las peticiones que formulamos a la Corte, al Consejo de la Magistratura, al Congreso de la Nación siguen sin respuesta o son apenas aspirinas que no resuelven el problema de fondo. Es decir que la desidia no la padece en definitiva solo el fuero sino el eslabón más débil que son los jubilados

- El panorama más desalentador se da justo en los fueros sensibles…

- Lamentablemente sí en general no se conoce, pero que hay dos jurisdicciones la protectoria donde las pretensiones son de carácter alimentaria, un ejemplo el trabajador que reclama y el de la Seguridad Social que también es protectorio, el juez tiene otro rol y los principios procesales son diferentes al de la otra justicia que dilucida conflictos concernientes a los bienes materiales y patrimonio, esa justicia se llama dirimente. La protectoria es un desastre tiene una desatención absoluta de los distintos gobiernos, no hay sensibilidad y repercute en las personas.

- La decisión política de la Reparación Histórica, ¿sirvió de alguna manera para morigerar la cantidad de expedientes?

- La intención es muy buena y se destinaron gran cantidad de fondos para este tipo de transacciones, el objetivo fue frenar la litigiosidad, pero lamentablemente eso no se ha conseguido.La cantidad de poderes que extienden los jubilados a los abogados no cesa, esa es la medida para darnos cuenta cuantas causas van ingresando para iniciar los juicios de reajuste y el promedio se mantiene. El propósito que tenía de máxima no se logró.

- ¿Cuántas causas hay en estos momentos respecto de jubilados?

- Las 80 mil causas siguen congeladas en el depósito y se demoran no menos de dos años antes de ingresar a la sala para el recurso de apelación, de manera que los jubilados argentinos se les agregaron una instancia más.

- ¿Cómo una instancia más?

- Sí, le explico. La primera instancia, el freezer, la alzada y por último la Corte. Llamamos el freezer al depósito de la calle Jean Jaures, dado que antes de llegar a la Cámara pasan alrededor de dos años allí.

- Usted mencionó otras cajas como la policial, docentes, militares, ¿es positivo que haya otras cajas alternativas a Anses?

- Si por supuesto, el problema no son las cajas sino los hombres que las administran. Creemos ilusoriamente que alterando la norma cambiamos la realidad y es el hombre el que tiene que cambiar. Esto también atañe a los jueces que hacemos un juramento que es cumplir la ley y ¨no tener cintura política”, para preservarnos frente a los embates del poder de turno.

- No parece que fuera muy fácil en los tiempos políticos que se viven en Argentina

- Parece idílico pero es real, el amor al derecho y una vocación para ser justo, es nuestro rol y para eso la sociedad financia con sus impuestos y no se merece tener la justicia que tiene. Debemos rendirle cuentas a la sociedad.

- ¿El sistema puede seguir con el promedio elevado de vida que hay y menor la cantidad de aportantes?

- Es una necesidad inmediata una reforma previsional. También el sistema de trabajo ha cambiado, el autónomo, por internet en el domicilio, los mini emprendimientos. Ya no existe el trabajo en relación de dependencia en las que una persona cumple su tarea durante 30 años en el mismo negocio, la duración es de dos o tres años. Es la situación de la economía globalizada que deberá traducirse en una reforma previsional y contemplar todas las situaciones, además de ocuparse de un financiamiento razonable del sistema y la separación del sistema contributivo del asistencial.

- ¿Cuál sería la solución viable, si es que la hay?

- Cuando llega a la edad de jubilarse, el estado no puede castigar al que aportó. En el mundo se sabe que en esa etapa de la vida se lo tiene que premiar para que otros hagan lo mismo, aporten, y las buenas prácticas se consoliden, y el que no cumpla con esa conducta, no va a tener cabida en el sistema. No se puede seguir confundiendo lo asistencial con lo contributivo. Hay 8millones de trabajadores formales y seis millones de prestaciones de la Seguridad Social. Ningún país puede funcionar de esa amanera. Hay que restablecer el espíritu de la Constitución la esencia del 14 bis, la protección del sistema contributivo que es un estímulo al trabajo y al esfuerzo. Las políticas demagógicas de empobrecer a todos y achatar la pirámide no benefician a nadie y fuimos más de 12 años víctimas de ese esa manera de gobernar.

- En la reforma que usted menciona debería contemplar de manera especial a las pymes que son las que más padecen.

- Una política de promoción que habría que tener en cuenta es la de Brasil, donde el estado las exceptúa del pago de impuestos hasta que tienen determinado número de trabajadores y una potencialidad económica que indique que están en condiciones de contribuir, sin dejar desprotegido al trabajador. Acá a las pymes las matamos con impuestos, después no pueden continuar, cierran y dejan sin trabajo a la gente.

- ¿Qué cambios se necesitan para avanzar?

- Nuestro país está esperando un cambio responsable que la lance al destino que merece. En el mundo no pueden creer que estemos tan mal con tantos recursos tanto humanos como naturales. Los cambios deben logarse si la cúpula que tiene la responsabilidad de dar el ejemplo con transparencia, voluntad y patriotismo. Si la sociedad argentina no colabora es porque es porque desde arriba no se está lanzando ese mensaje.

- ¿No es alentador el futuro del fuero según sus dichos, su Sala tiene futuro?

- ¡Si! porque aunque nos pongan palos en la rueda seguimos trabajando y estamos aplicando un plan de trabajo cuyo mentor es el Licenciado informático de la Cámara, licenciado Pablo Cheli, que lo creó para toda la Cámara pero que nunca pudo aplicarse porque o hubo voluntad de hacerlo y yo decidí aplicarlo. Como presidente de la Cámara en la Sala II creamos dos equipos de trabajo, uno de ellos se ocupa de las causas masivas como reajustes y militares, simplificamos los criterios jurídicos renunciamos a disidencias para aunar un criterio justo. Esta medida generó una revolución desde el personal que con voluntad y luego con el apoyo de los funcionarios y de los jueces estamos logrando avances. Sin la voluntad del personal no podría hacerse, están convencidos que trabajan por valores trascendentes, como la calidad de vida de los ancianos que litigan y sufren la realidad de este fuero. Duplicamos la producción de sentencias mensuales y el objetivo que nos impusimos es que en año 2020 terminemos con el freezer de la calle Jean Jaures esto se está notando se incrementó el sistema de trabajo.

- ¿Cuántos expedientes tiene pendientes?

- Por sala se calcula que hay 25 mil, más los 80 mil del freezer que son de la Sala, estaríamos en alrededor de 450 mil en trámite en primera instancia en total esto sin computar los juzgados federales del interior que tienen un número impresionante. Las ideas salen del corazón desde hace 30 años que soy magistrado. No vamos a dejar de pelear por estos valores, además nos acompañan los jóvenes con su fuerza que trabajan en el juzgado pidiendo que los viejos les marquemos el camino y tengo fe que vamos a vencer los obstáculos.

Poderes ingresados en la Cámara de Seguridad Social en 2017/2018

Octubre: 1933

Noviembre: 1859

Diciembre: 1261

Febrero: 1471

Marzo: 1706

* Estos números marcan el índice de litigiosidad