BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 24 de septiembre de 2018
COYUNTURA
No todo está mal
A pesar de la tensión y la corrida cambiaria, el nivel de actividad se mantiene en alza. Ahora, el objetivo del Gobierno esestablecer metas más creíbles de la evolución de la inflación, para poder cumplir, porque sino el desgaste genera pérdida de credibilidad.
9 de mayo de 2018
Toda la atención económica en estos últimos días ha pasado por la corrida cambiaria, un estallido que hizo que la Argentina tuviera que recurrir nuevamente al FMI de manera precautoria, aunque quizás un dato no menor en esta situación es que el nivel de actividad se mantiene en alza.

Si bien diversos especialistas y hasta en el propio Gobierno nacional admiten que esta corrida tendrá algún efecto sobre la pauta de crecimiento del tres por ciento fijada para todo este año, lo real es que hasta abril el nivel de actividad económica sigue mostrando signos positivos.

Uno de los datos más concretos se refiere por ejemplo a la construcción. Precisamente, recientemente se difundió el Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya (ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua).

En el mismo informe se señala que las ventas de insumos de las empresas del Grupo se ubicaron 18,4% por encima de las registradas en abril de 2017.

Y al comparar con marzo, los volúmenes despachados en abril de 2018 registraron un aumento del 9,41% desestacionalizado.

En tanto, en el primer cuatrimestre del año el Índice Construya acumuló un crecimiento de 11,6% en comparación con el mismo período del año anterior.

Otro sector que está mostrando una gran expansión es el automotriz, con patentamientos que fueron récord en abril, al igual que las motos.

También está la agroindustria, que si bien fue golpeada por la sequía, la suba de precios de algunos commodities a nivel internacional, más la devaluación local le están otorgando una mayor rentabilidad en el transcurso de este año.

Asimismo, se anticipa que con un dólar considerablemente más elevado, es factible que las exportaciones de diversos rubros, especialmente las industriales, registren a partir de este mes un crecimiento más firme y mejore las cifras deficitarias de la balanza comercial.

De todas formas, donde se puede sentir con más incidencia la suba del dólar y una inflación más elevada que lo previsto es en determinados consumos masivos.

De hecho, algunos consultores estiman que el consumo masivo este año podría bajar en torno al 1,5 por ciento.

Sin dudas, que además de la devaluación, el proceso inflacionario desvela al Gobierno y a la sociedad. Esto llevaría a que el Ejecutivo comience a establecer metas más creíbles de evolución de la inflación, para poder cumplir, porque sino el desgaste genera pérdida de credibilidad.