BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 15 de diciembre de 2018
COYUNTURA
Ajustando los cinturones
Tras la designación de Nicolás Dujovne como coordinador del área económica, analizan nuevas medidas. El eje central apuntaría a mejorar las cuentas públicas.
21 de mayo de 2018
El nombramiento del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, como coordinador del gabinete económico dio paso al análisis de diversas medidas que se adoptarían en el transcurso de las próximas semanas, con el fin de mejorar el balance de las cuentas públicas, apuntalar el nivel de actividad e intentar un descenso concreto de la inflación.

En primer término, y teniendo en cuenta el avance en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Dujovne y todo su gabinete se han abocado de lleno a mejorar el balance de las cuentas públicas.

El objetivo es lograr una disminución mayor a la meta de déficit fiscal corregida al 2,7 por ciento y se estima que la nueva proyección se ubicaría entre 2,3 y 2,5 por ciento del PBI, para llegar al próximo año al 1,5% y finalmente estar prácticamente en equilibrio en el año 2021.

Pero para ello se necesita reformular algunos aspectos del Presupuesto y del esquema fiscal entre Nación y provincias.

“Es indudable que la Nación y las provincias van a tener que hacer un esfuerzo mayor´´, comentó un funcionario del Palacio de Hacienda.

Ya se ratificó que el recorte en los subsidios a los servicios y otros sectores va a continuar, aunque sólo con esta medida no se podrá alcanzar una meta más ambiciosa desde el punto de vista fiscal.

Un segundo paso es establecer cambios en los regímenes previsionales especiales, lo que se denomina como jubilaciones de privilegio, mientras que no se descarta que acercándose ya la mitad del año haya un mayor ajuste en la obra pública.

Se estima que habrá recortes adicionales en las partidas presupuestarias destinadas a los ministerios, incluso algunos mencionan superior al 10 por ciento, para implementarse en todo el segundo semestre.

“La prioridad del gasto público es la prestación social, las jubilaciones, los sueldos de los empleados y algunas obras de infraestructura esenciales y urgentes. El resto se está revisando y es factible que haya recorte en algunos casos, en otros congelamiento de partidas”, puntualizó la misma fuente.

También se piensa en acelerar las licitaciones del Programa de Participación Público Privada (PPP), teniendo en cuenta que hace unos días ya se hizo la primera subasta con un resultado sumamente positivo.

También se proyecta un ajuste en los gastos de la política, como viáticos, viajes y presupuestos de las embajadas y consulados.

Pero el tema central serán las conversaciones con los distintos gobernadores, un aspecto que se presenta como muy complicado, ya que los mandatarios provinciales difícilmente acepten la idea de mayor recorte de cara a las elecciones de 2019.